Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 23.6º

23.6°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

NUTRICION

31 de agosto de 2020

Cinco señales de un consumo de azúcar demasiado alto

El encierro, la ansiedad o simplemente las ganas de un "premio" seguramente han llevado a muchos a elevar su consumo de azúcar durante la cuarentena. Pero, ¿cuáles son los signos de que tal vez se está consumiendo demasiada?

Antojos constantes

El azúcar causa adicción y, como todas las adicciones, produce una satisfacción rápida que "programa" al organismo para buscarla una y otra vez.

De hecho, las comidas con alto contenido de azúcares hacen que el cerebro libere dopamina, como sucede con las drogas. Es por eso que la constante ansia de alimentos dulces es, paradójicamente, un signo de que tal vez se está consumiendo demasiada azúcar.

En ese sentido, una investigación publicada en Neuroscience & Biobehavioral Reviews en 2008 señaló que cuando a un grupo de ratas de laboratorio se le brindó acceso ilimitado al azúcar, presentaban cuatro etapas típicas de la adicción: atracón, abstinencia, ansia y la apertura de una posible puerta de entrada para otras sustancias.

Fatiga

La glucosa es esencial para producir energía para el organismo. Sin embargo, para que este proceso suceda de manera adecuada es importante que los niveles de azúcar en la sangre permanezcan equilibrados.

Si se consumen productos con alto contenido de azúcar, se produce un pico súbito que luego desciende de manera rápida. Esto hace que el páncreas libere insulina para ayudar a que la glucosa llegue a las células, por lo cual se experimenta una fuerte dosis de energía.

Sin embargo, una vez agotada, la energía disminuye rápidamente y el cuerpo demanda más azúcar para volver a iniciar el ciclo. Y mientras más alto sea el pico de azúcar en la sangre, más extremo será su descenso. Esto también puede derivar en insomnio.

Arrugas o acné

El alto consumo de azúcar puede dañar la piel causando envejecimiento prematuro y también aparición de acné a causa del aumento de insulina en el organismo y el desbalance de la flora intestinal.

En un estudio científico practicado sobre 2.300 adolescentes, se demostró que los que consumían grandes cantidades de azúcar agregada en su dieta tenían una probabilidad un 30% mayor de desarrollar acné.

Hinchazón

Si regularmente se siente hinchazón o malestar estomacal, el exceso de azúcar puede ser el culpable. Las bacterias intestinales se alimentan de azúcar, lo cual puede producir un exceso en la producción de gases.

Caries

Ante el alto consumo de azúcar, las bacterias de la boca se multiplican de manera descontrolada formando placas en la superficie de los dientes, las cuales liberan ácidos que destruyen los minerales que recubren al diente. Así, la pieza se vuelve porosa o desarrolla agujeros.

Esta placa bacteriana también puede depositarse en las encías generando gingivitis, que se manifiesta con inflamación, dolor o sangrado.

¿Cómo cambiar de hábito?

Dejar el azúcar es, por supuesto, una tarea complicada. Pero se puede ir reduciendo el consumo haciendo pequeños cambios de hábito.

Así, por ejemplo, se puede limitar la cantidad de azúcar que se le agrega a las bebidas calientes y evitar las gaseosas reemplazándolas por agua con limón, menta, pepino o bayas.

También es una buena idea comenzar a leer las etiquetas de los alimentos comprados (especialmente salsas, conservas y galletas) y seleccionar los que tienen bajo contenido de azúcares.

Paralelamente, vale la pena mejorar la dieta incluyendo vegetales frescos, fruta, proteína magra, cereales integrales y grasas insaturadas.

 

 

 

 

 

Fuente: Big Bang

COMPARTIR:

Comentarios