Martes 17 de Mayo de 2022

  • 15.3º

15.3°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

POLITICA

29 de agosto de 2020

"No es un impuesto, es una contribución", aclaró Fernández, sobre proyecto de aporte solidario

"Ha ocurrido en Alemania y en otros países, pero ellos tienen empresarios más solidarios que en Argentina. Acá afecta a 12 mil personas sobre un total de 44 millones", indicó el Presidente en declaraciones al canal C5N.

El presidente Alberto Fernández afirmó que el proyecto presentado en la Cámara de Diputados para gravar las grandes fortunas "no es un impuesto, sino una contribución" y consideró que "la responsabilidad y el compromiso social debería obligar a ciertos sectores a entender que hace falta contribuir" en tiempos de pandemia.

"Ha ocurrido en Alemania y en otros países, pero ellos tienen empresarios más solidarios que en Argentina. Acá afecta a 12 mil personas sobre un total de 44 millones", indicó el presidente en declaraciones al canal de noticias C5N.

Según consideró el mandatario, las versiones periodísticas que circularon esta semana sobre un supuesto aumento en la alícuota del Impuesto a las Ganancias "fueron la reacción" a la presentación de esa iniciativa que se formalizó ayer en la Cámara de Diputados.

"La responsabilidad y el compromiso social debería obligarlos a entender que la contribución hace falta", sostuvo Fernández y aclaró que esos fondos tienen "fines específicos, destinado a los sectores más pobres, y al sector productivo, a la pequeña y mediana empresa".

"Tiene fines muy específicos, no es que el Estado va hacer lo que quiere", concluyó el jefe de Estado.

Ayer, diputados del Frente de Todos presentaron el proyecto que propone crear por única vez un impuesto a los patrimonios que superen los 200 millones de pesos, a fin de reforzar la recaudación fiscal, que tuvo una fuerte caída por la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus.

Mediante este tributo, el oficialismo calcula que se podrán recaudar unos 300.000 millones de pesos, que serán invertidos en obras públicas, mejora del sistema de salud, apoyo a las pymes y programas sociales, entre otros.

De acuerdo con el cronograma diseñado por el oficialismo, la intención es comenzar a debatir el proyecto la semana próxima en comisión, según se acordó ayer en una reunión del bloque que encabeza Máximo Kirchner.

El proyecto de reforma judicial

El presidente Alberto Fernández afirmó que los que se oponen a la Reforma Judicial quieren "que en la Justicia todo siga como hasta ahora", y aseguró que no busca con esta iniciativa "perseguir opositores como hicieron otros cuando fueron gobierno".

"Los que se oponen a la Reforma Judicial quieren que en la Justicia todo siga como hasta ahora. Nosotros no vamos a utilizar este proyecto para perseguir a los opositores. Esa es la mejor garantía que pueden tener. No les vamos a hacer a ellos lo que nos hicieron a nosotros", señaló Fernández.

El presidente aseguró que su objetivo "no es sacar o poner jueces", y remarcó que lo que busca es "ordenar" el sistema de la Justicia Federal en Argentina.

"No puedo creer que sean tan cínicos. Hubo políticos y medios de comunicación que se sirvieron de los jueces y de los servicos de inteligencia. Este es un proyecto para ordenar la Justicia federal. Hay sectores que en realidad, se oponen porque quieren seguir direccionando a los jueces", subrayó el mandatario.

Las negociaciones con el FMI

Fernández subrayó que no va a "hacer un ajuste que pague la gente" y dijo que confía que la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, lo "va a entender".

"Tengo mucha confianza en que ella se de cuenta que no le podemos hacer pagar más costos a los que ya han perdido todo, a ellos solo hay que volver a ponerlos en el escenario de la sociedad", dijo el mandatario.

Consideró que Argentina "se va a recuperar bien y rápido” y sostuvo que "ya demostramos cómo salimos del laberinto de la deuda, y ahora vamos a demostrar cómo salimos del laberinto de la economía postrada que nos dejaron".

"Vamos a salir. Lo hicimos una vez y lo vamos a hacer dos veces", remarcó.

El Presidente advirtió que 15 días después de las marchas "crecieron los contagios"

Alberto Fernández advirtió que la situación por el coronavirus en el país "sigue siendo crítica", admitió que "hubiera preferido esperar un poco más" para abrir los bares en la ciudad de Buenos Aires que podrán atender en mesas al aire libre y sostuvo que "cada vez que hubo una marcha, 15 días después crecieron los contagios".

El mandatario sostuvo que "le han hecho creer a la gente que el riesgo al aire libre no existe y no es así; el riesgo, es menor, pero existe" y reveló que le pidió al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta "ser muy estrictos en los protocolos" de los bares y restaurantes que podrán atender en mesas al aire libre, a partir del próximo lunes.

 

COMPARTIR:

Comentarios