Domingo 12 de Julio de 2020

  • 6.1º
  • Despejado

6.1°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

RUSIA ES EL PRINCIPAL SOSPECHOSO

30 de junio de 2020

Detectado un pico de radiación en el norte de Europa y se desconoce su origen

La radiación es inofensiva para el ser humano y el medio ambiente y se ha detectado en Rusia, Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca

Las autoridades de varios países han detectado en las últimas semanas un aumento en los niveles de radiación en el norte de Europa. Por ahora, ninguna nación se ha declarado responsable de esta anomalía, pero se sospecha que el origen podría estar en Rusia.

Aunque los sistemas de monitoreo de las estaciones de vigilancias han detectado este aumento, los niveles de radiación son tan sutiles que no suponen un riesgo para las personas ni para el medio ambiente.

Esta anomalía radioactiva comenzó a ser noticia la semana pasada y en los últimos días Suecia, Noruega y Finlandia anunciaron lecturas de partículas de radionucleidos de origen humano en la atmósfera.

Lassina Zerbo, Secretaria Ejecutiva de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (TPCE), organismo que dispone de estaciones que permiten medir los aumentos de radioactividad de origen civil, ha publicado un mapa en twitter con la posible área de origen de la fuente radioactiva.

Según TPCE, la fuente de radicación se sitúa principalmente en territorio Ruso, pero también hay partes en Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega. Con todos los datos de los que disponen se sospecha que la radiación podría provenir de Rusia de la producción de energía nuclear, no de armas nucleares.

La combinación de radionucleidos puede explicarse por una anomalía en los elementos combustibles de una planta de energía nuclear

INSTITUTO NACIONAL HOLANDÉS PARA LA SALUD PÚBLICA Y EL MEDIO AMBIENTE

El viernes, el Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública y el Medio Ambiente (RIVM) anunció que, según un análisis de los datos disponibles, la “combinación de radionucleidos puede explicarse por una anomalía en los elementos combustibles de una planta de energía nuclear”.

Por su parte la Autoridad de Seguridad Radiológica de Suecia tuiteó el martes que “se midieron niveles muy bajos de las sustancias radiactivas cesio-134, cesio-137, cobalto-60 y rutenio-103. Los niveles medidos son tan bajos que no representan un peligro para las personas o el medio ambiente”.

Según la evidencia disponible, la organización también sugirió que las partículas radiactivas detectadas provenían de la dirección del oeste de Rusia, pero aclaró que esto no significaba que estuvieran vinculadas definitivamente con las plantas de energía rusas.

En respuesta a la especulación en línea de que Rusia estaba detrás del aumento de la radiación, un portavoz de Rosenergoatom, parte de la corporación estatal de energía nuclear de Rosatom (empresa pública rusa), dijo que las dos centrales nucleares en la región afectada estaban funcionando normalmente, con niveles normales de radiación.

”Ambas estaciones funcionan en régimen normal. No ha habido quejas sobre el trabajo del equipo”, dijo Rosenergoatom a la agencia de noticias rusa TASS. “Las emisiones agregadas de todos los isótopos especificados en el período mencionado no excedieron los números de referencia. No se han reportado incidentes relacionados con la liberación de radionúclidos fuera de las estructuras de contención”, añadió.

Por ahora es difícil confirmar dónde se originó este aumento de radiación, pero el incidente recuerda una situación similar que tuvo lugar en 2017, en la que se detectó otra nube radiactiva en Europa. Durante ese episodio, que también se detectó a niveles inofensivos para las personas, muchas sugirieron que las plantas de energía rusas eran responsables, una hipótesis que más tarde fue respaldada por hallazgos científicos, aunque Rosatom lo negó.

 

 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios