Lunes 1 de Marzo de 2021

22.8°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLITICA

19 de junio de 2020

Vicentin, LATAM y default en vista: el Gobierno quiere bajar el costo político y negociará con la aerolínea para que se quede

LATAM solicitó ayuda financiera en toda la región, pero en plena pandemia repartió dividendos millonarios entre sus accionistas.

La premisa que impera en el Gobierno es breve pero contundente: siempre en términos políticos, evitar los incendios. En ese tren, y mientras no disminuye la espuma en torno a la intervención oficial en Vicentin -y cobra forma la figura del default por la falta de acuerdo con los bonistas-, desde el Ejecutivo bajó la orden de que el escenario de retirada blanqueado por LATAM en las últimas horas debe revertirse cuanto antes.

Para ello, la cartera de Transporte, en sintonía con Trabajo, ya diseña estrategias de cara al diálogo que sus representantes mantendrán con ejecutivos de la aerolínea durante la jornada del viernes.

Enfrente tendrá a un bloque duro que entiende que el contexto no es el mejor para la gestión Fernández-Fernández. Y que sabe que cuenta con la ventaja de haber dado el primer golpe, por lo que asume que cualquier intención oficial por acordar la eventual continuidad de los servicios de la compañía deberá estar atada a concesiones o auxilios.

En el Gobierno buscan bajarle el tono a lo anunciado por LATAM e incluso intentan transmitir que la situación de cese de operaciones estaba al caer. "Sabíamos que podía pasar. Es una situación compleja. Yo vengo reuniéndome o hablando con la gente de LATAM Argentina desde que asumí, prácticamente. Venían en una situación compleja", dijo al respecto Mario Meoni, titular de la cartera de Transporte.

"El grupo LATAM venía sustituyendo pérdidas (de la filial argentina) con refuerzos de capital de sus accionistas internacionales, quienes también entraron en una situación compleja", añadió, en expresiones que eluden cualquier crítica a lo dispuesto por la compañía. Y omiten por completo los sucesivos intentos de la aerolínea por imponer en la Argentina su esquema de recorte masificado de sueldos, suspensiones sin goce de salarios, y despidos.

"En 2018 (LATAM) perdió 132 millones de dólares mientras que en 2019 perdió otros 133 millones", detalló el funcionario.

Los dichos de Meoni tampoco son precisos respecto del momento que atraviesan los accionistas de la aerolínea. A principios de mayo, como expuso iProfesional, LATAM repartió 57 millones de dólares entre sus inversores como corolario a la última junta en la que se evaluaron los números de 2019.

La concreción de este movimiento financiero fue confirmada a este medio por fuentes ligadas a la aerolínea, accionistas de la firma y también por voceros sindicales. En momentos en que concretaba esa acción, LATAM se encontraba solicitando ayuda económica al gobierno de Chile. Y tramitaba, además, el acceso a créditos con las máximas autoridades políticas en Colombia y un grupo de bancos de Brasil.

"Si bien es cierto que la operación de LATAM en Argentina no venía generando los mejores resultados, tampoco es que le implicaba gastos cuantiosos a la compañía. Después de todo, acá volaban los aviones más viejos del holding. El contexto de pandemia le sirve de excusa para disimular los motivos", dijo a iProfesional un analista que sigue la interna de la compañía.

"Pero no es casual que a partir del anuncio de la empresa entrara en juego el Ministerio de Trabajo antes que el de Transporte. Meoni recién ahora ganó presencia. En la industria todos saben que, más allá de que hay que discutir qué pasará con los empleos, los grandes temas de la aerolínea en este último tiempo tuvieron que ver con el personal",

Parte de esto quedó a la vista en la carta que Rosario Altgelt, CEO de LATAM en Argentina, remitió a los empleados de la compañía en la primera mitad del jueves. "... nuestro gran desafío en Argentina siempre fue conseguir la sustentabilidad de las operaciones, para lo cual resultaba imprescindible acordar nuevas dinámicas en materia de productividad, competitividad y eficiencia", expuso.

"Sin embargo, cada iniciativa asociada a estos objetivos fue consistentemente resistida, lo que, en conjunción con un contexto macro cada vez más desafiante, impidió la ejecución de los cambios estructurales necesarios para garantizar nuestra continuidad", añadió.

 

COMPARTIR:

Comentarios