Miércoles 14 de Abril de 2021

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

OFFLINE INFO

9 de junio de 2018

En Frases De William Shakespeare su Fe

William Shakespeare (1564-1616) es considerado el escritor más célebre en lengua inglesa y, junto con Miguel de Cervantes, de la literatura universal. Sus obras han sido traducidas a casi todas las lenguas del mundo) por doquier como si sus obras pertenecieran a la historia atemporal.
Shakespeare escribió numerosas obras de teatro y poemas. La mayoría de las obras de teatro, concretamente 36 de ellas, fueron publicadas varios años después de su muerte, divididas en dramas, comedias y obras históricas, donde no podemos olvidar: Hamlet, Romeo y Julieta, Otelo, Macbeth o El sueño de una noche de verano.

Recordemos algunas de sus frases más célebres:

“El amor de los jóvenes no está en el corazón, sino en los ojos” (Romeo y Julieta)

"Morir, dormir… ¿dormir? Tal vez soñar." (Hamlet)

"Antes que nada ser verídico para contigo mismo. Y así, tan cierto como que la noche sigue al día, hallarás que no puedes mentir a nadie." (Hamlet)

“en tiempos de la Conjura de Somerville de 1583, cuando también los familiares maternos, incluida la madre de Shakespeare, Mary Arden, a causa de su fe fueron sometidos a la acusación de alta traición por Sir Thomas Lucy di Charlecote Park”.

To be, or not to be, — that is the question. —" (Hamlet)

"Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes." (Macbeth)

"Al nacer, lloramos porque entramos en este vasto manicomio." (El Rey Lear)

El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen." (El mercader de Venecia)

¡Perder el sueño, que desteje la intrincada trama del dolor; el sueño, descanso de toda fatiga; alimento el más dulce que se sirve a la mesa de la vida." (Macbeth)

"Asume una virtud si no la tienes." (Hamlet)

"El que va demasiado aprisa llega tan tarde como el que va muy despacio." (Romeo y Julieta)

Católico o no católico, éste es el problema, se podría decir parafraseando el dicho de Hamlet. En realidad, la tesis que desde hace ya años el gran William Shakespeare fue fiel de la Iglesia de Roma, hoy es mucho más que una hipótesis. 

En situación de persecución, Shakespeare fue obligado a silenciar su fe católica. Tuvo que vivir de forma enmascarada, como su Edgar en Rey Lear , y así ha permanecido hasta hoy. Su máscara era la de un personaje menor de edad, de uno que él mismo llamaría el “bufón”. Dudo que la reina Isabel haya intuido su camuflaje (aunque hay autores convencidos de ello). 

Pero no es suficiente reconocer que Shakespeare fue católico. Es necesario tomar nota de que nos encontramos frente a un testigo importante de aquel catolicismo inglés que fue cruelmente perseguido por Enrique VIII y por Isabel I y por sus crueles ministros, Thomas Cromwel y William Cecil.

Shakespeare ha vivido ciertamente en una época en la cual los católicos ingleses vivían en el miedo como los cristianos coptos hoy en Egipto. Incluso los sacerdotes, incluso los jesuitas, temían ser descubiertos, arrestados, hechos prisioneros, torturados y ajusticiados como traidores. Él no fue al encuentro del martirio, pero tenía una gran fe católica. Y se sintió comprometido como dramaturgo, en la misión de proclamar la verdad de su época y la fe de lo que Hamlet llama “el mundo aún no conocido”.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios