Viernes 30 de Julio de 2021

2.9°

Despejado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD CIENTIFICA

5 de abril de 2020

La OMS revisa la efectividad de los barbijos, porque el coronavirus circula en el aire

Con la confirmación de la difusión del coronavirus por el aire, se replantea la efectividad de las mascarillas y barbijos.

Un nuevo estudio del Massachusetts Institute of Tecnology observó que el coronavirus viaja tanto en las gotitas de saliva expulsadas al hablar como en el aerosol. Así, puede llegar hasta 7-8 metros con un fuerte estornudo.

La diferencia entre las gotitas de saliva y aerosol es el tamaño: la dimensión de las esferas de saliva que transportan el virus. Pero es fundamental para su difusión: la saliva viajan 1-2 metros desde la persona que la emite y cae a la tierra. Las gotitas del aerosol permanecen suspendidas en el aire y pueden alcanzar distancias mayores.

La conclusión es que el coronavirus podría acumularse en habitaciones cerradas con gente y ascensores, por ejemplo, si una persona infectada permanece algún tiempo. Los resultados de estos estudios hicieron que la OMS se plantee reexaminar sus recomendaciones sobre el uso de las mascarillas para protegerse del contagio del coronavirus.

El virólogo David Heymann, presidente de un grupo de consultores de la OMS, explica: “Estamos estudiando las nuevas evidencias científicas y estamos dispuestos a cambiar las recomendaciones, si es necesario”.

A partir del experimento del MIT, el presidente del instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro también hizo declaraciones: “No tenemos evidencias para decir que el virus circula en el aire. Los datos que tenemos a nivel epidemiológico nos dicen que las principales vías de transmisión son por las gotitas de saliva en el aire y por contacto”. Para Brusaffero, la hipótesis de la transmisión por vía aerosol (suspensión de partículas en el aire), está demostrada sólo “en contextos particulares, especialmente en el ámbito sanitario”.

Un ex director de la OMS, David Heymann, que coordinó la respuesta de esta organización a la Sars en 2003, estima que si los datos del MIT se confirman, “es posible que llevar la mascarilla sea tan eficaz o más que mantener la distancia de seguridad de las personas”.

COMPARTIR:

Comentarios