Lunes 21 de Septiembre de 2020

  • 25º
  • Soleado

25°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

MúSICA

28 de febrero de 2020

Eddie Sierra, el que le regaló el primer gran hit a Ricky Martin: historia de un remador

En 1989 compuso "El amor de mi vida" y no imaginó que el puertorriqueño pasearía la canción por el planeta. Cómo es su vida, a los 69 años, trabajando en silencio.

Fue un llamado de Sergio Denis el que alertó sobre el hit, a comienzos de los noventa.

-Eddie, acá en Puerto Rico está sonando a toda hora tu tema.

Eddie era Eduardo Sierra, músico argentino, compositor, arreglador, el mismo que en 1978 se había ido a trabajar a los Estados Unidos, convocado por la mismísima Gloria Gaynor. Regresado a su tierra en 1982, compuso en 1989 El amor de mi vida, una canción que formó parte de su segundo disco (Está todo bien). No imaginaba que iba a entregarle uno de los primeros grandes hits a un puertorriqueño para entonces desconocido: Enrique Martín Morales, alias Ricky.

Eddie Sierra, a más de 30 años del hit.

-A 30 años de ese momento, ¿hay alguna historia desconocida de esa canción?

-Fue magia. Cuando terminé el disco, le dije a mi representante: “Ese tiene que ser el tema de difusión”. Y no agarró viaje. No le pareció. Era el destino, porque si ese hubiera sido mi corte de difusión se hubiera hecho conocido y Ricky no lo hubiera grabado nunca, porque buscaba temas desconocidos.

-¿Y cómo elige el tema Ricky?

-Vino una productora mexicana a Buenos Aires a buscar temas para él. Se llevó canciones de Alejandro Lerner, De César Banana Pueyrredón. Yo ni enterado, hasta que me llama Sergio Denis y me cuenta que mi tema ya era hit en Puerto Rico.

-¿En cuánto tiempo compuso la canción?

-En varios días, en tramos. Hay canciones que salen de golpe, pero no fue el caso. Me surgió la frase “El amor de mi vida”, que no es una frase original, y tuve que hacer un chequeo antes de desarrollar la canción, a ver si había muchas con esa frase. Estaba la de Freddie Mercury, claro.

El primer disco de Ricky, con “El amor de mi vida”, de Eddie Sierra.

-¿A quién se la había dedicado?

-A nadie en particular, yo ya estaba casado hacía unos cuantos años. La gente cree que uno compone cuando se enamora, pero uno compone siempre e imagina historias.

-¿Cuando un tema llega tan lejos y sigue sonando con los años, se gana mucho dinero?

-Lo normal, lo que debe ser. El autor gana dinero y el intérprete, también. Cuando sucede algo así ganan todos. En este caso, yo compuse, Ricky lo proyectó al mundo. Fue una bendición. Han hecho versiones dance, cumbia…

-¿Es su tema más querido?

-Tengo otros en mi repertorio que significaron mucho. “Lo mejor de mí”, “Siempre te recordaré”. Fue una época hermosa, a pesar de las crisis del país se vendían discos. Y yo no tomaba conciencia de mi fama. Yo siempre tuve bajísimo perfil. La cartelera, la popularidad siempre fueron temas secundarios para mí.

El disco de Eddie Sierra.

-¿Conoció a Ricky Martin después de entregarle su hit?

-Nunca nos cruzamos. La primera vez que vino al Ópera me invitó a su show, pero yo estaba de gira y era imposible. Me gustaría darle un abrazo, charlar sobre música. Tomó un vuelo tremendo y esa es una lógica consecuencia de quien trabaja con seriedad y profesionalismo. Además, era muy buen mozo. En algún momento iba a explotar.

-Nos detuvimos en ese hit, pero ¿cuántos temas tiene registrados en SADAIC?

-Nunca los había contado, pero un día fui a SADAIC y me dijeron que había más de 500 obras.

Marcelo Tinelli y Eddie Sierra en “Ritmo de la noche”.

Después del boom, el silencio

Criado en Lomas de Zamora, nieto de galeses, ex integrante del grupo Lechuga, puso sello a cortinas de radiales de FM Horizonte o a ciclos televisivos como Telenoche. En los ’80 formaba parte de los baladistas más nombrados del país, junto a su amigo César Banana Pueyrredón. Llegó a tener a cargo la dirección orquestal de los conciertos de Gloria Gaynor en Las Vegas, Atlanta y Pensilvania.

Al principio componía en inglés. Su base era rockera, Jimmy Hendrix, Led Zeppelin. Sus primeras actuaciones fueron en las fiestas del Lomas Athletic Club, donde jugaba al rugby. Terminó volcado a la balada. Nueve discos, estudio propio y un silencio incomprensible de los fans que en el grupo de Facebook se  preguntan tristes: ¿Por qué ese silencio? ¿Por qué no volvió a cantar? ¿Por qué apenas hay videos pixelados de sus actuaciones en “Badía y compañía” y “Ritmo de la noche”, y no de hoy?

“¿Retirado? No, estoy volviendo, despacito”, dice con nostalgia el mismo que de alguna manera funcionó como motor de aquel primer Ricky Martin post-Menudo, el enruladísimo . “Yo no sé cómo empezó. Sólo sé que sucedió. Fue tal vez sin darme cuenta”… Cada vez que la voz pueril de aquel primer boricua regrese, vivirá por siempre Don Eddie Sierra.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios