Miércoles 26 de Febrero de 2020

  • 26.1º
  • Despejado

CHINA

12 de febrero de 2020

Desaparece un bloguero chino que contaba desde dentro la cuarentena en Wuhan

Después de recorrer durante casi una semana las calles de Wuhan, filmando muertos y hospitales desbordados por pacientes con el coronavirus, Chen Qiushi empezó a sentir el desgaste físico y también psicológico en un país donde no hay mucho espacio para las personas que no cuentan la versión oficial de los hechos. Fotos: AP. (12/02/2020 - 08:58 AM)

Chen Qiushi había denunciado en redes la falta de medios en el operativo de emergencias. El bloguero desapareció el jueves y su familia no ha podido contactar con él

Chen Qiushi, un bloguero que documentaba en redes sociales la vida en Wuhan bajo la cuarentena provocada por el coronavirus, desapareció el pasado jueves.

Chen, natural de Qingdao, de 34 años y abogado de profesión, llegó a Wuhan el 24 de enero en el último tren que entró en la ciudad antes de se cerrara al transporte, con el objetivo de contar lo que ocurría. "Es mi deber ser un perodista-ciudadano (...) ¿Qué tipo de periodista sería si no corriera a la primera línea en un desastre?", había dicho.

Desde ese momento y durante dos semanas, Chen colgó vídeos y comentarios en su blog y en plataformas como Youtube y Twitter (bloqueadas en China pero accesibles desde redes privadas o desde el extranjero) sobre el operativo contra la enfermedad, grabando tanto a los enfermos como los cadáveres de los fallecidos, los hospitales desbordados y los esfuerzos de las autoridades por construir nuevas instalaciones para dar respuesta a la emergencia. Algunos de sus posts han tenido millones de visitas.

Denuncia de falta de medios

El 30 de enero denunció la falta de medios. "No hay suficientes mascarillas, ni ropa protectora, ni víveres, y lo más importante, no hay suficientes análisis y diagnósticos. Todo lo que puedes hacer es encerrarte en casa". "Este problema es muy serio, y hay muchos aspectos que no han sido resueltos", añadía.

En otro de sus posts criticó la instalación de un hospital de emergencia en un centro de convenciones, mostrándolo en vídeo. "Este hospital de refugio es claramente similar a los que se montan en casos de terremoto o inundaciones, hospitales improvisados. Pero este tipo de hospital no es apropiado para pacientes infecciosos". 

El propio Chen temía que su cobertura podría volverse en su contra, más aún cuando la Policía intentó localizarle y habló con su familia. "Tengo miedo - dijo - Enfrente tengo el virus, y detrás el poder legal y administrativo de China". Sin embargo, siguió con su cobertura. "No tengo miedo de la muerte. ¿Voy a tener miedo al Partido Comunista?", explicó.

En agosto pasado, Chen ya había tenido problemas con las autoridades, que censuaron su cobertura de las manifestaciones pro-democracia en Hong Kong.

En previsión de que lo que podía ocurrir, el bloguero había cedido las claves de sus cuentas a sus amigos y les había dado instrucciones de que las cambiaran si pasaban 12 horas sin dar señales de vida.

Desaparecido desde el jueves

El jueves, Chen enmudeció en las redes, y su familia aseguró que había desaparecido. Un amigo ha explicado en redes que las autoridades han informado a la familia de que se encuentra en cuarentena, pero no han revelado el lugar, ni la familia ha podido contactar con él.

La agencia Associated Press ha intentado obtener información de las autoridades de la provincia de Hubei, a la que pertenece Wuhan, pero sin éxito.

Como Chen, muchos otros blogueros y usuarios de redes sociales están contando lo que ocurre dentro de la zona de cuarentena en abierto desafío a la censura del gobierno chino. Según la agencia APTN, se trata de la mayor cobertura no oficial de un desastre en China.

La historia de Chen se conoce apenas una semana después de que la muerte del doctor Li Wenliang causara una gran conmoción en la opinión pública y una ola de críticas a las autoridades. Li había advertido en diciembre de la llegada a su hospital de pacientes infectados con un potente virus. La respuesta de las autoridades fue enviar a la Policía a su casa para que dejara de difundir "rumores".

El coronavirus ha causado más de 1.000 fallecimientos, superando con creces la última crisis vivida por el SARS, en 2003. En el caso de China, la Comisión Nacional de Salud cifra en un nuevo informe en 1.016 las muertes por esta enfermedad vírica, dato al que hay que añadir una fuera del país, en Filipinas (1.017).

COMPARTIR:

Comentarios