Viernes 5 de Junio de 2020

  • 8.9º
  • Nublado

8.9°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

AVANCES Y DIVULGACION

7 de febrero de 2020

¿Qué es la paradoja de Schrödinger?

La serie The Big Bang Theory, además de provocar hilarantes situaciones cómicas, nos muestra de manera muy cercana una serie de lecciones científicas en las que conviene detenerse.

En este fragmento, Sheldon invoca la paradoja de Schrödinger. ‘El gato de Schrödinger’ es una de las lecciones más famosas de la física cuántica, que ilustra su cualidad más característica y, a su vez, incomprensible y contradictoria: en 1935, Erwin Schrödinger intentó explicar la interpretación de esta característica de la física cuántica hecha por Copenhague: la dualidad onda-partícula, por la cual ésta puede existir en dos estados a la vez hasta que es observada.

El experimento imaginario del gato de Schrödinger consiste en introducir a un gato en una caja con una ampolla de gas tóxico en su interior que se podía romper en cualquier momento. Con la caja cerrada, nadie puede saber si la ampolla se ha roto o no. Transcurrida una hora desde la introducción del gato, habremos de considerar que el animal estaría, al mismo tiempo, vivo y muerto; y solo podremos conocer su estado en el momento en que abramos la caja y lo comprobemos. ¡Un cruel experimento!

Para más detalles, la paradoja de Schrödinger enuncia una de las propiedades de la desintegración radiactiva: aunque somos capaces de saber si un átomo se va a desintegrar o no, no podemos predecir cuándo lo hará. Como mucho, podemos afirmar que, por ejemplo, transcurrida una hora, hay un 50 % de probabilidades de que un átomo se desintegre. Ahora, imaginemos que tomamos ese átomo y diseñamos un dispositivo de manera que, si se desintegra, se rompe una ampolla rellena de un gas venenoso. A continuación, metemos en una caja este dispositivo junto a un gato vivo. Pasada una hora, somos de nuevo incapaces de decir si el gato está vivo o muerto. Al igual que el átomo, tiene un 50 % de probabilidades de estar vivo, y otro tanto, de estar muerto.

Según la teoría cuántica, el gato se encuentra, literalmente, vivo y muerto a la vez. Solo al abrir la caja, pasará a estar vivo o a estar muerto. Dicho de otro modo: lo que nos dice la física cuántica es que el gato ‘no existe’ hasta que lo observamos. Es en el momento de abrir la caja cuando su existencia, que hasta entonces era una especie de limbo entre vivo y muerto, se concreta.

 

 

 

Fuente: Muy Interesante

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios