Domingo 20 de Septiembre de 2020

  • 23.9º
  • Soleado

23.9°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

5 de febrero de 2020

La reacción de Alberto Fernández ante la pregunta incómoda de un estudiante macrista en París

Un alumno que se presentó como exfuncionario de Cambiemos, le preguntó al presidente por la responsabilidad del peronismo en la crisis

En la conferencia que dio en el Instituto Sciences Po, Alberto Fernández marcó una diferencia con Cristina Kirchner. No en el discurso sino en la forma que respondió a un exalumno del instituto que procuró ponerlo en aprietos con una pregunta. "¿Qué responsabilidad tiene el peronismo por la situación económica que usted describe, dado que gobernó muchos años?", le lanzó Ian Sielecki, un argentino que dijo haber trabajado para el gobierno de Mauricio Macri.

Lejos de la reacción que tuvo Cristina en la universidad de Harvard, en 2012, Fernández no perdió la sonrisa y ensayó una respuesta amable. "El peronismo tuvo algunas culpas pero muchas más tuvieron los que no son peronistas. Vinimos a resolver los problemas que dejaron. Somos expertos en eso. Nos hemos conocido recién y no quiero contradecirte", le dijo.

El Presidente aprovechó la oportunidad para cuestionar a Macri, mientras Sielecki, extrabajador de la Cancilleria, escuchaba la respuesta de pie, al lado del micrófono dispuesto para las preguntas. "El mayor problema que tenemos es el encierro en los dogmas. Macri gobernó con dogmas, pero haciendo lo contrario a lo que indicaban esos dogmas. Habría sido mejor manejar la realidad. En materia económica son muy nocivos los dogmas. La libertad de los mercados a veces te trae problemas. Las grandes potencias regulan mucho la economía para evitar problemas", agregó.

Para matizar la respuesta, el Presidente se encargó de decirle a Ian que estaba de acuerdo con una frase de Macron que el alumno había citado en la introducción sobre la necesidad de no aferrarse a recetas del pasado. De paso, volvió a autodefinirse como un "reformista", un término que pareció agradar al auditorio, cuna de las élites políticas en Francia.

"Los conservadores no quieren que nada cambie. Los revolucionarios tiran todo por la ventana. Yo quiero cambiar la realidad con las reglas establecidas. Soy un reformista. No quiero tirar instituciones por la ventana", desarrolló. Antes de cerrar, remató: "¡Gracias, Ian!".

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios