Martes 11 de Agosto de 2020

  • 13.9º
  • Mayormente nublado

13.9°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLICIALES

22 de enero de 2020

Vaciaron la caja y después les robaron todo a los empleados de la heladería

Dos ladrones ingresaron con armas de fuego en una heladería de avenida Roca al 2.600, redujeron a los empleados y se llevaron una computadora, celulares y la recaudación. En medio del asalto, llegó el supervisor, quien también fue atacado por los asaltantes.

Carlos Diosque abrió el negocio a las 11, como todos los días; su compañero Rodrigo Costilla llegó al poco tiempo y comenzaron a encender las luces y a acomodar las mesas y sillas de la heladería del barrio Floresta. Según reconstruyeron los jóvenes para La Gaceta, alrededor de las 11.15 dos desconocidos llegaron en motos y estacionaron sobre la vereda. Bajaron con los cascos puestos y desenfundaron pistolas.

“Tranquilos, quédense quietos que no les vamos a hacer nada, ¿dónde está la plata?, nos dijeron”, recordó Costilla, el más joven de los empleados.

“Nos apuntaron y nos ordenaron que pasáramos al depósito que está atrás; ahí nos ocultaron de la vista de la gente”, explicó el encargado Diosque, que había abandonado la caja por orden de los delincuentes.

Estos abrieron la caja y se llevaron el sencillo que había sobrado de la recaudación del lunes; luego descubrieron un cajón oculto y lo forzaron con una amoladora. Los empleados no sabían cuanto dinero había allí.

“Se movían en una Motomel Blitz 110 y en una Motomel S2 150”, observó Costilla, quien asegura no tener dudas porque conoce de modelos de motocicletas.

Ese día nadie esperaba al supervisor Luciano Lobo; ni ladrones ni empleados sabían que el martes por la mañana, el joven visitaría esa sucursal.

Al llegar a la heladería, Lobo se encontró con los delincuentes, que en el acto lo encañonaron y lo encerraron en el depósito. Disconformes con lo encontrado en la caja, los ladrones volvieron al almacén trasero de la heladería y les exigieron a los tres jóvenes que entregaran sus pertenencias. Se llevaron celulares y el bolso del supervisor, que contaba con elementos de valor.

“En la mochila llevaba la computadora, que debe valer alrededor de $ 40.000 aproximadamente. También traía $10.000 de otra sucursal que acababa de realizar el balance administrativo”, lamentó Lobo.

El joven descartó que los delincuentes hubieran planeado atacar el local para emboscarlo. “Nadie sabía que vendría, justamente porque no hay un día ni horario habitual en el que pase. Desafortunadamente llegué en el peor momento”, aclaró el joven, visiblemente afectado por la pérdida de su celular y computadora.

Con respecto al cajón oculto, manifestó: “ni siquiera yo sé cuánto se llevaron; creemos que no era mucho, pero ahí sólo se guardan billetes de $ 1.000; justamente venía a controlar eso para empezar con el balance de todas las sucursales”.

Al momento de la entrevista, la Policía Motorizada realizaba las primera recopilación de datos y comenzaba con el rastreo de los fugitivos.

Es el tercer ataque que ocurre en esa arteria en menos de cuatro días (dos en avenida Roca y uno en la ruta 38, a la altura de El Manantial).

Fuentes policiales aseguran que los robos en banda se incrementaron en el último tiempo en esa zona.

Se investiga si se trata del mismo grupo que asaltó a una distribuidora de bebidas el viernes y que atacó a un guardia en un negocio mayorista el sábado.

 

 

 

 

 

Fuente: La gaceta

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios