Martes 9 de Marzo de 2021

26.1°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ACTUALIDAD

23 de diciembre de 2019

¿Por qué hay personas que comen lo que quieren y no engordan?

No culpes a la noche. No culpes a la playa. No culpes a la lluvia... En su versión latina del mítico tema que popularizó, allá por los años setenta, Michael Jackson junto a sus hermanos cuando todavía era un chavalillo entrañable, al cantante mexicano Luis Miguel le faltó citar al metabolismo como culpable universal de todas las variaciones de peso que experimentamos a lo largo de nuestra existencia.

Según esta ley (no escrita) que señala con el dedo acusador a este conjunto de cambios químicos o biológicos que se producen constantemente en las células de cualquier organismo, la Humanidad se dividiría en dos grandes grupos: los afortunados que pueden ponerse las botas de todo sin engordar y los que, aunque se pasen la vida a dieta, no consiguen mantenerse en su peso ideal.

ENERGÍA CORPORAL

¿Hasta qué punto nuestro sistema metabólico resulta determinante en nuestra relación con la báscula? Carlos Rodríguez Jiménez, endocrino en el hospital Beata María Ana (Madrid) lo explica: "Su origen etimológico ya da todas las pistas sobre su protagonismo en nuestras vidas. La palabra metabolismo viene del griego 'metabole' (cambio) más el sufijo 'ismo' (cualidad). Engloba todo el proceso de reacciones bioquímicas de las células de cualquier parte del cuerpo. Es lo que transforma las calorías de los alimentos en energía corporal. Realiza dos procesos ligados íntimamente: el catabolismo (perdemos peso a través de la liberación de energía mediante la combustión de los alimentos) y el anabolismo (ganamos peso con la producción de grasa o de músculo)", relata. La glándula tiroides -situada en la parte anterior y superior de la tráquea- desempeña un papel clave en ambos procesos: "Si se pasa de rosca (hipertiroidismo) produce catabolismo (adelgazamos) y cuando se ralentiza (hipotiroidismo), anabolismo (engordamos)".Hasta aquí, todo correcto pero, ¿por qué hay gente que come lo que quiere sin engordar y al revés? "Para entenderlo mejor, tenemos que hacernos a la idea de que todos nacemos con un troquel que contiene un intercambio de energía que va de menos 10 a más 10. Los que nacen con más diez comen como limas y adelgazan. Y, al revés, cuanto más cerca se está del menos 10 más facilidad se tendrá para engordar".

CUESTIÓN DE TEMPERAMENTO

Aunque también se puede dar el caso de atesorar "un metabolismo normal y no conseguir ganar peso por padecer alguna alteración orgánica que impide una correcta absorción de la comida (como intolerancias). Precisamente, la nueva especialidad denominada Inmuno Metabolismo estudia la relación tan enorme que existe entre el sistema inmunológico y el metabólico que se produce, en su mayor parte, en los intestinos".El doctor Rodríguez Jiménez asegura que el temperamento influye muchísimo en la velocidad con la que funciona nuestro metabolismo. "Una persona que te mira sin parpadear está ahorrando energía corporal. Por el contrario, la que te habla moviendo los brazos como si fuesen hélices está gastándola a tope".

RALENTIZACIÓN

En contra de esa creencia popular generalizada que sostiene que el metabolismo cambia con el paso de los años, este endocrino asevera que, en realidad, lo que modificamos son nuestras costumbres. "Con la edad nos ralentizamos y nos hacemos más perezosos. Cada vez, nos cuesta más trabajo levantarnos del sofá".¿Qué podemos hacer para mantener activo nuestro sistema metabólico? "Fácil. Aumentar el gasto de energía coporal. ¿Cómo? Siendo más vitales en nuestro día a día. Es fundamental mantener la mente ágil y lógica, no quedarse pasmado y hacer deporte".Además de activar el metabolismo, la actividad física también puede ayudarnos a acelerar el desempeño de su tarea. ¿Cómo? La clave radica en el consumo de oxígeno. "Una vez finalizado el entrenamiento, podemos mantener un consumo elevado de oxígeno las horas posteriores, con lo que seguiremos quemando calorías aunque estemos parados", aclara Iván Gonzalo, creador del sistema de entrenamiento Elements y del Indoor Triathlon.El requisito imprescindible para hacer posible este milagro del fitness es que «alcancemos una intensidad determinada durante el ejercicio; es decir, no vale con caminar a un ritmo moderado y pararse a descansar».

ACELERACIÓN

¿Cuál sería, entonces, ese umbral mínimo en el que nos deberíamos situar para optimizar el efecto quemacalorías? "Un 70% del consumo máximo de oxígeno. Si habláramos en una escala de intensidad del cero al 10, tendríamos que ubicarnos entre un ocho o nueve. De esta forma, se logra acelerar el metabolismo durante varias horas una vez finalizada la sesión", añade Gonzalo. ¿Cuánto tiempo se mantendría encendido el fuego de nuestro horno interno? "Depende de muchas variables, como el tipo de rutina que hayamos realizado (fuerza, cardio o combinado). Pero, si la realizamos durante unos 30 minutos, podemos seguir consumiendo energía entre las 10 y 14 horas posteriores. Son calorías extra que se eliminan estando quieto. Este es, sin duda, el gran punto a favor que tienen los entrenamientos interválicos de alta intensidad, los famosos hiit (high intensity interval training)".Conclusión: no culpes ni a la noche, ni a la playa, ni a la lluvia, ni al metabolismo (tampoco a Luis Miguel), come con cabeza y muévete.

COMPARTIR:

Comentarios