Martes 22 de Junio de 2021

16.6°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

LA GRAN ESTAFA

19 de septiembre de 2019

Casi una gran estafa: joven memorizó datos de 1.300 tarjeta de crédito para hacer compras online pero tuvo un gran descuido

En su lugar de trabajo, cuando les cobraba a los usuarios por algún producto recordaba los datos necesarios para el robo mientras realizaba la transacción

Gracias a su extraordinaria memoria, podría haber logrado llevar adelante una estafa maestra. Pero por un descuido, esto no sucedió. Se trata de un Yusuke Taniguchi, un joven japonés de 34 años que cuenta con una memoria que excede a la media, con la que logró realizar un fraude por lo cual terminó en la cárcel.

Este hombre memorizó los datos de 1.300 tarjetas de crédito y los usó para hacer compras online. Trabajaba en un centro comercial de Koto, en Tokio, y además estafaba a los clientes.

En su lugar de trabajo, cada vez que les cobraba a los usuarios por algún producto metía en su cabeza en segundos los datos necesarios para el robo: los números, nombres, fechas de caducidad y códigos de seguridad de las tarjetas en cuestión de segundos, mientras los clientes realizaban una transacción.

Su habilidad para recordar imágenes de forma tan precisa y detallada -en lo que se conoce como memoria fotográfica o eidética- le permitía retener la información hasta después que su futura víctima se retirara del supermercado donde trabajaba. Luego la anotaba en un cuaderno, para poder usarla posteriormente en sus delitos cibernéticos.

Al parecer, el japonés compraba mercancía en páginas del extranjero, que luego vendía en casas de empeño para obtener efectivo. De esa manera cubría sus gastos de alimentación y alquiler, según medios locales.

La Policía logró capturar a Taniguchi cuando este hizo una compra en Internet por cerca de 2.500 dólares, usando datos hurtados en marzo del año pasado. El delincuente proporcionó la dirección de su residencia en el pedido de entrega, un detalle que aprovecharon los agentes para dar con su paradero.

Durante la inspección a su domicilio le fue confiscada la libreta donde guardaba la información bancaria. Ahora la policía rastrea su vinculación con otros casos similares, para determinar el alcanze de sus delitos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios