Tras la reunión con la conducción gremial, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, dijo que este reclamo se tiene que definir en el Congreso

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, recibió este lunes por la tarde, junto a su par de Producción, Dante Sica, a la conducción de la CGT en el marco del reclamo por la emergencia alimentaria, y resaltó que esa iniciativa "se tiene que definir en el Congreso".

"Lo alimentario lo tiene que definir el Congreso, hay distintos proyectos y se debe tratar en ese marco. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer, como aumentar las raciones (para comedores sociales y escuelas), hemos reasignado partidas para reforzar lo alimentario", sostuvo la ministra al retirarse de la reunión en la sede de su cartera.

Sobre lo que se viene realizando, afirmó: "Reasignamos partidas, se aumentó la cantidad de raciones, los montos de las raciones", y agregó que "también se habló de lo que se hizo en el marco del IVA para alimentos, que ya se cobró el bono de $1000 que se dio para Asignación Universal por hijo y, a partir de ahí, se generó todo un diálogo de poder explicar todas estas situaciones".

Respecto a los pasos posteriores a dicho encuentro, dijo que "no quedamos por ahora en tener otra reunión, pero estamos permanentemente en diálogo".

En cuanto a la conducción de la CGT, reclamó al Gobierno nacional "la inmediata reapertura de las negociaciones paritarias" ante "los fuertes aumentos producidos en los precios de los productos de la canasta alimentaria luego de las elecciones primarias del 11 de agosto", y ante "el elevado índice de inflación", cuyo dato de ese mes se conocerá esta semana.

Sobre este tema, la ministra indicó que "la reapertura de paritarias es un tema que no corresponda a mi área así que prefiero que hable el ministro Sica".

Por su parte, Sica señaló: "Fue una reunión muy tranquila, plantearon la emergencia alimentaria y quedamos en armar una mesa de trabajo para ver como seguir".

Asistieron al encuentro los dos secretarios generales de la agrupación gremial, Héctor Daer y Carlos Acuña, además de otros miembros de la conducción, como José Luis Lingeri, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez, Armando Cavalieri y Antonio Caló.

El miércoles último, mediante una carta pública, los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, habían reclamado al presidente Mauricio Macri la "urgente" declaración de emergencia ante "la grave situación social por la que atraviesan los ciudadanos, sumergidos en la pobreza e indigencia".

"Es obligación primaria, indelegable y constitutiva del Estado garantizar la alimentación y nutrición adecuadas de la población. La crisis económica que estalló en las últimas semanas no hizo más que agudizar la grave situación social", aseguraron Daer y Acuña en la carta que lleva sus firmas.

Pidieron "coordinar todos los esfuerzos e invertir todos los recursos del Estado a disposición de los más necesitados".

Luego de las primarias PASO del 11 de agosto pasado, el Gobierno puso en marcha una serie de medidas tendientes a morigerar el impacto de la crisis desatada por la fuerte devaluación del peso frente al dólar, como la suspensión del IVA a alimentos de la canasta básica, un plus salarial para empleados públicos y la devolución Ganancias para sectores de la clase media.

Pero tales medidas fueron consideradas insuficientes tanto por los sectores sindicales como por organizaciones sociales y de piqueteros que la semana pasada lanzaron un "plan de lucha" con movilizaciones y acampe en la avenida 9 de Julio.

Mientras tanto, en el Congreso se debatirá esta semana la posibilidad de unificar en un único proyecto la "emergencia alimentaria" que puede contemplar una expansión del gasto público cercana a los 8.000 millones de pesos para políticas alimentarias, según fuentes parlamentarias.

 

Emergencia social

 

Esta mañana, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, pidió "no utilizar el sufrimiento de la gente para hacer política", en el marco del reclamo de la oposición para que se trate en el Congreso la emergencia alimentaria.

En torno a la iniciativa que se planteará en la Cámara de Diputados, el titular de la cartera educativa enfatizó que la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, "está usando" las herramientas de la ley de emergencia social de 2016, para asistir a quienes requieren asistencia por falta de alimentos.

Finocchiaro habló en estos términos en declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno, tras participar de la reunión de gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri.

"Nosotros nunca dejamos de tomar medidas que tuviese que ver con lo social, y nuestros presupuestos han tenido la inversión social más importante de 1983 hasta ahora", afirmó el ministro, tras destacar que en las partidas de 2017 y 2018 hubo un 73 por ciento para inversión social.

Sin aludir a ningún dirigente opositor, el ministro sostuvo sobre el reclamo alimentario que: "no veo tal debate, sí veo gente queriendo instalar un debate, pero no veo tal debate".

Además, aclaró que la "sesión especial" que propondrá "parte de la oposición" para el próximo miércoles está siendo analizada y sobre la cual se está observando "cuanto tiene de política o no".

"Se trata de una cuestión muy delicada y no debiera hacerse política con eso, nosotros nunca la hicimos y no vamos a entrar en esa variable", al tiempo que subrayó que "no hay que utilizar el sufrimiento de la gente para hacer política".

Compartir

Comentarios