La conductora hizo pasar un mal momento al invitado.

Mirtha Legrand siempre se caracterizó por ser una de las conductoras más incisivas a la hora de realizar las entrevistas en su mesa. En varias oportunidades ha sacado declaraciones inesperadas y de un gran valor periodísticos, pero en otros casos, fue muy criticada. Este mediodía, la estrella de El Trece le realizó una fuerte pregunta a uno de sus invitados y la polémica se instaló.

El tema comenzó cuando hablando con Mario Massaccesi sobre el fallecimiento del hermano de la diva, la conductora se tomó unos minutos para agradecerle al periodista el buen gesto de enviarle un mensaje cuando la tristeza invadió la familia. Si bien el invitado se encontraba de viaje en ese momento, sus condolencias le llegaron y por tal motivo, Mirtha valoró la actitud.

Por lo que se sabe, la relación de ambos siempre fue de mucho afecto y confianza, lo que hizo que la anfitriona empiece a preguntarle por momentos muy significativos en la vida de Mario. Alguna vez, en otra visita al programa, el periodista mencionó que tenía “un secreto que jamás le había contado a su familia”. Mirtha retomó ese evento y le volvió a consultar por esa frase tan intrigante.

Fue así como la conductora le preguntó: “¿Fuiste violado?”, lo cual inevitablemente generó un silencio en la mesa. El periodista le aseguró que no iba a responderle. “No lo voy a decir. Fue mucho más que eso, fue dramático, nunca lo voy a contar públicamente”. De todas formas, la conductora reiteró la pregunta. Mario ya se encontraba bastante incómodo y fue difícil esquivar el comentario.

“Viví una situación muy fea de la que salí solo porque yo tenía claro dónde tenía que ir, nunca voy a contarlo, yo huí hacia adelante con este sueño que quería hacer en mi vida. Por eso digo que el periodismo me salvó, he trabajado mucho para sanar”, expresó Mario tratando de apaciguar las preguntas que le estaban realizando y que lejos estaba de querer responder.

Por tal motivo, continúo con su relato. “Toda la felicidad que yo he vivido desde los 33 años ha sanado todo el dolor que sufrí cuando era chico, adolescente, joven”, expresó. Mirtha Legrand lejos de quedarse con la intriga lo volvió a presionar afirmando que ese tipo de cuestiones se suelen hablar también en televisión y que era una buena oportunidad para contarlo..

En ese instante intervino otra comensal, la actriz de Monzón, Carla Quevedo, quien explicó: “Las víctimas solo hablan cuando pueden hablar, cuando quieren” y que “hay que respetar sus tiempos”. Luego de unos minutos, la conductora le pidió disculpas y luego le consultó si estaba enamorado, a lo que el periodista respondió que no. “Hay que cuidarse, eso es conocerse”, subrayó destacando lo cuidadoso que es con su vida privada.

Compartir

Comentarios