Cobró su primera víctima en las islas Ábaco.

El “monstruoso” huracán Dorian terminó convirtiéndose en categoría 5. Hasta la semana pasada se pensaba que como mucho podría llegar a ser clase 3. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario y provocó graves daños en Gran Bahamas, principalmente en las islas Ábaco. En la historia de este archipiélago conformado por 700 pequeñas islas, nunca una tormenta con estas características había tocado tierra.

Las proporciones del poderoso huracán Dorian provocó una “devastación sin precedentes” dijo este lunes el primer ministro de este archipiélago en el Caribe, Hubert Minnis. Hasta el momento las autoridades han reportado la muerte de un niño de siete años a causa de la catástrofe natural. Sin embargo, se prevé que con el pasar de las horas las cifras aumenten.

Dorian atravesó la Gran Bahama con vientos cercanos a los 300 km/h. La zona más golpeada fue las islas Ábaco (noreste). Cientos de viviendas fueros arrasadas y quedaron bajo el agua, que se generó por las lluvias torrenciales. También se reportó la caída del tendido eléctrico, árboles y comunicaciones cortadas. El primer ministro informó en su cuenta de Twitter sobre cómo quedaron las zonas afectadas.

“Gran Bahama todavía siente el impacto de la categoría del huracán Dorian. Según los informes de Ábaco, la devastación no tiene precedentes. Los vientos han disminuido a 265 km/h, pero Dorian sigue siendo una tormenta extremadamente peligrosa. Nuestro enfoque en este momento es el rescate, la recuperación y la oración”, sostuvo Minnis.

Según un reporte de la Cruz Roja de este lunes, citado por NA, alrededor de unas 13.000 casas habrían sido dañadas o destruidas por el paso del huracán. “No tenemos aún una imagen completa de lo que pasó. Pero el huracán Dorian tuvo un impacto catastrófico”, declaró Sune Bulow, jefe del Centro de Operaciones de Emergencia de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

Aunque todavía se desconoce la cantidad de víctimas, el ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bahamas, Darren Henfield, contó una trágica escena: “Daños catastróficos. Tenemos indicaciones de varios muertos, de cuerpos vistos por las calles de las islas Ábaco, pero todavía no estamos en condiciones de confirmar estas indicaciones mientras no las veamos con nuestros propios ojos”.

Este archipiélago de 700 islas suele ser golpeado por el paso de tormentas tropicales. El último ocurrió en 2016. El huracán Matthew dejó graves daños, pero no se registraron víctimas. Aunque en 2014, la tormenta Jeanne sí provocó la muerte de nueve personas. Florida (Estados Unidos) es el próximo destino de Dorian, donde ya fue decretado el estado de emergencia ante la fuerza con la que avanza el monstruoso huracán.

Compartir

Comentarios