Martes 5 de Julio de 2022

  • 11.3º

11.3°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

CATASTROFE AMBIENTAL

30 de agosto de 2019

Ambientalistas denuncian que a la deforestación le sigue el pastoreo

La compañía estadounidense matriz de las marcas Timberland, Vans y North Face dijo el jueves que dejarán de comprar cuero de Brasil, después de que los masivos incendios en la Amazonía levantaron dudas acerca de cómo las empresas están contribuyendo a la destrucción de la selva más grande del planeta, reportó Reuters.

Las llamas avivaron la polémica la semana pasada sobre la sustentabilidad del planeta.

Miles de incendios forestales han estado quemando partes de la selva amazónica durante semanas, lo que ha llevado a un fuerte escrutinio sobre la industria cárnica de Brasil, considerada uno de los principales motores de la economía. La deforestación da paso a la cría ganado y a la siembra de soja. Ese país es uno de los principales exportadores mundiales de carne bovina y granos para alimentación de esos animales.

La compañía holding de las marcas de zapatos e indumentaria, VF Corp, dijo que reanudaría las compras de cuero de Brasil cuando “tengamos la confianza y certeza de que los materiales usados en nuestros productos no contribuyen con el deterioro ambiental del país”. Pero el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó que el fuego en la selva está bajo control.

Esta decisión es una de las primeras señales de un impacto económico concreto de la controversia sobre los incendios. Una investigación difundida en junio pasado por medios locales mostró que la brasileña JBS S.A, el frigorífico cárnico y mayor productor de cuero del mundo, ha estado comprando ganado a comerciantes que operan en tierras que el Gobierno ha dicho no pueden ser usadas para pastoreo.

JBS negó el reporte, aunque reconoció la dificultad de rastrear el origen de cierto ganado. Noruega ha instado a varias de sus compañías a garantizar que no contribuyen a la deforestación de la Amazonía, incluida la empresa petrolera Equinor ASA, el fabricante de fertilizantes Yara International ASA y el productor de aluminio Norsk Hydro ASA.

En una declaración, VF Corp dijo: “Como resultado de una diligencia detallada, ya no podemos asegurarnos satisfactoriamente de que nuestro volumen de cuero comprado a proveedores brasileños cumple con este compromiso (de abastecimiento responsable)”. Grupos ambientalistas aseguran que las llamas fueron provocadas para intereses comerciales. Se despejan tierras para uso agrícola.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales Brasileñas (INPE) contabilizaron 82.285 puntos de incendio desde enero hasta el lunes por la tarde en Brasil, un 51,9% en la selva amazónica. La cifra total reporta un aumento de 80% respecto al mismo lapso de 2018. En esa época de sequía la selva es propensa a las llamas, pero esta temporada rompió los récords.

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios