Martes 22 de Junio de 2021

16.6°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DEL PAIS

30 de agosto de 2019

Default por un día: la calificadora de riesgo S&P le bajó la nota a la Argentina pero avisó que la subirá

Standard & Poor's redujo las calificaciones del país a "default selectivo". Pero este viernes tiene planeado elevarla. Fue una cuestión técnica

Después de que el Gobierno decidiera "reperfilar" la deuda, y tal como había anticipado iProfesional, las calificadoras de riesgo comenzaron a actuar en consecuencias. Esta vez, Standard & Poor's determinó que el país entró en "default selectivo": puso la nota de la deuda argentina a "sD" desde "B-". También redujo en "D" o sea default a la deuda de corto plazo. Pero, será un default por un sólo día.

"Según nuestros criterios de canjes en situaciones de distress, y en particular para las entidades con calificación 'B-', la extensión de los vencimientos de la deuda a corto plazo sin compensación constituye un incumplimiento", afirmó Standard and Poor's.

"Tras la incapacidad continua de colocar documentos a corto plazo con participantes del mercado del sector privado, el gobierno argentino extendió unilateralmente el vencimiento de todos los documentos a corto plazo el 28 de agosto. Esto constituye un incumplimiento bajo nuestros criterios", agregó la agencia.

"Las mayores vulnerabilidades del perfil crediticio de Argentina provienen del entorno financiero que se deteriora rápidamente, la falta de confianza en los mercados financieros acerca de las iniciativas políticas bajo la próxima administración (las elecciones no son hasta octubre) y la incapacidad del Tesoro de quedarse corto a largo plazo con el sector privado", dijo S&P en el comunicado.

La agencia dice que bajar las calificaciones de emisión a largo plazo en Argentina a 'CCC-' desde 'B-' refleja el "mayor riesgo de otro canje agresivo que la administración de Macri para ser aprobado en el Congreso para diseñar una posible extensión de vencimientos de toda la deuda a largo plazo en el resto de su mandato".

 

Así quedó la escala de notas de la Argentina, según S&P:

 

-Bajaron las calificaciones de emisión a corto plazo a 'D' desde 'B';

-Reducen notas de emisión a largo plazo a 'CCC-' de 'B-';

-Recortan evaluación de transferencia y convertibilidad en Argentina a 'B-' de 'B'; y

-Bajan calificación en escala nacional en Argentina a 'SD' desde 'raAA-' y lo eliminó de CreditWatch con implicaciones negativas, donde lo colocó el 16 de agosto.

Dicho esto, el default durará solo un día. Esto es por la agencia advirtió que el 30 de agosto (el viernes) revisará la nota y la subirá. Sucede porque el cambio de las condiciones tiene que bajarla en su modelo de análisis, pero al no haberse incumplido el pago y al considerarse los intereses, se vuelve a subir. Es, más bien, una cuestión técnica y burocrática.

"A medida que los nuevos términos (de los bonos que se pagará más adelante) entraron en vigencia de inmediato, el default predeterminado también ha sido curado Por lo tanto, planeamos elevar las calificaciones a largo plazo a 'CCC-' y las calificaciones a corto plazo a 'C' el 30 de agosto, en línea con nuestras políticas", dice S&P en un confuso comunicado.

Traducido: lo que el jueves eran notas de "D" para la deuda de corto plazo y "SD" para la de largo, serán "menos" malas el viernes. Ajustes técnicos nomás.

De todas formas, la decisión de rever la nota de Argentina era largamente esperada. Después del anuncio era algo que en el mercado financiero se descontaba que sucedería. Más allá de que el Gobierno dijera que se pagará sin quita, al haber forzado el plazo del pago unilateralmente, las calificadoras tienen que poner al país en "SD" por esos títiulos.

Para algunos jugadores del mercado, el hecho de que las calificadoras ahora pongan al país bajo ese rótulo es indistinto. "Los precios de los bonos ya operaban como si estuviéramos en default. No cambia nada. Es la confirmación oficial de lo que ya sabemos", decían en la City.

"Argentina ahora entrará en territorio de default selectivo. Algunos fondos pueden verse obligados a amenazar con un litigio independientemente de la intención de Macri de ser lo más comunicativo posible. La administración de Macri actuó como último recurso para evitar un noveno incumplimiento total, el tercero en los últimos diecisiete años", sostiene XP Investment.

 

Mercados nerviosos

 

Los mercados argentinos cayeron el jueves luego que el gobierno anunció planes de reestructurar los pagos de su deuda para aliviar las presiones sobre su debilitada economía.

El índice líder Merval cayó 5,79% a 23.984,23 puntos, un día después que el Gobierno anunciara que quiere postergar vencimientos de su deuda con el FMI y acreedores institucionales.

El peso perdió 0,61% a 60,54 por dólar un día después de haberse depreciado 2,51%. La caída no fue mayor por las fuertes liquidaciones de reservas del Banco Central, que además elevó de 74% a 78% la tasa de interés de referencia para prevenir corridas cambiarias.

El gobierno del presidente liberal Mauricio Macri admitió su dificultad para afrontar los pagos al adelantar que discutirá con el FMI el tiempo de repago de un préstamo stand by por 56.000 millones de dólares y la extensión de los vencimientos de las deudas en letras y bonos del Estado.

Macri había hecho un llamado a la calma previo a la apertura de los mercados. "Está en nuestras manos contribuir a la tranquilidad sin generar miedos ni desconcierto", señaló.

La reacción de los mercados fue un aumento de 10% en el índice de riesgo país del JP Morgan hasta los 2.225 puntos básicos.

Los bonos argentinos sufrieron caídas en los mercados dominantes de Nueva York y en Europa.

El miércoles el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, había anunciado que Argentina propuso al FMI "iniciar un diálogo para reperfilar los vencimientos de deuda".

El organismo otorgó en 2018 un auxilio financiero por 56.000 millones de dólares cuyos primeros vencimientos operan en 2021.

Argentina anunció la reprogramación de los vencimientos de letras con acreedores institucionales privados, extendiéndolos hasta por seis meses para desahogar su cartera de corto plazo y aliviar la tensión cambiaria que hundió 20% el valor del peso en dos semanas.

El gobierno también envió al Congreso un proyecto de ley para impulsar un refinanciamiento voluntario de vencimientos de deuda "sin quita de capital ni de intereses y con la sola extensión de plazos", dijo Lacunza el miércoles.

 

En la carrera electoral

 

La crisis económica se agudizó desde el 11 de agosto pasado cuando Macri quedó 15 puntos detrás del candidato peronista de centro-izquierda Alberto Fernández en las primarias para las presidenciales del 27 de octubre.

"Tenemos 59 días hacia adelante hasta las elecciones. Que transcurra de la mejor manera es mi responsabilidad como presidente", subrayó Macri.

Fernández, muy crítico del programa con el FMI, se abstuvo de comentar los anuncios.

El FMI dijo que el gobierno de Macri ha tomado "pasos importantes", aunque precisó que aún "está en proceso de analizar y evaluar el impacto" de las medidas.

Otra misión técnica del organismo debe evaluar en los próximos días si autoriza el desembolso de 5.400 millones de dólares esperado para el 15 de septiembre.

Los primeros vencimientos del préstamo del FMI están pautados para 2021.

Argentina está en recesión desde 2018, con 32% de pobreza y una inflación que llegó a 25% entre enero y julio, una de las más altas del mundo.

 

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios