Jueves 17 de Junio de 2021

6.8°

Lluvia

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ECONOMIA

28 de agosto de 2019

Tiembla el mercado y hay alerta por el dólar: se rompió la tregua entre Macri y Alberto F. y se teme nueva devaluación

En medio de las acusaciones cruzadas, preocupa el camino hacia octubre. "No hay indicios del desembolso del FMI", alertó Nielsen a financistas

Tras lo que fue la peor jornada financiera y cambiaria desde la devaluación post PASO, del lunes 12 y martes 13, hay un creciente temor que recorre los despachos oficiales y las oficinas de la City porteña.

El miedo es que la crisis que azota a la Argentina desde hace ya más de un año esté a un paso de profundizarse a través de una nueva devaluación, a pesar del consenso generalizado de que este precio del dólar resulta uno de los más elevados (en términos reales) de los últimos años.

A pesar de la intervención del Banco Central -vendió un total de u$s362 millones, el mayor volumen desde que el FMI lo habilitó a hacerlo-, el dólar escaló un peso (+1,8%), hasta los $56,30 en el mercado mayorista. En los bancos, en tanto, se expendió a $58,66, un alza de $1,40 respecto del cierre del lunes.

El "martes negro" se completó con una disparada del riesgo país, que perforó el techo de los 2.000 puntos, el mayor nivel en 14 años.

En paralelo, la nueva caída de las reservas de la entidad monetaria, de u$s442 millones, no hacían más que reflejar la gravedad de la situación.

El nuevo sobresalto en los mercados acabó con la de por sí tensa calma ganada tras el armisticio político que, en los hechos, habían pactado Mauricio Macri y Alberto Fernández tras la devaluación que puso al dólar en torno a los 60 pesos.

Esto da cuenta, además, de un agravamiento de la crisis: a pesar del salto del tipo de cambio tras las PASO, en bancos de inversión admitían la posibilidad de una nueva corrección cambiaria.

La intranquilidad volvió luego de la cumbre mantenida durante la tarde del lunes entre la comitiva del Fondo Monetario que llegó a Buenos Aires con Alberto F. y su equipo económico. Una vez finalizado ese encuentro, Fernández divulgó un comunicado híper crítico para con el FMI y con la administración Macri, haciéndolos responsable por la "catástrofe social".

Junto con esa declaración, trascendió que la misión encabezada por Alejandro Werner y Roberto Cardarelli había hablado sobre un "vacío de poder" en la Argentina tras la derrota de Macri en las Primarias y cuando aún faltan 60 días para las elecciones generales de octubre.

El organismo salió oficialmente a desmentir ese planteo. "El Fondo Monetario Internacional desmiente categóricamente que miembros de la delegación actualmente presentes en Argentina, hayan sugerido adelantar las elecciones presidenciales por supuestas preocupaciones acerca de un hipotético 'vacío de poder'", puntualizó.

Sin embargo, eso no alcanzó: la evidente tensión en el vínculo entre el candidato del Frente de Todos y el FMI agitó al mercado financiero. Y las cotizaciones de los activos argentinos se derrumbaron.

Según trascendidos extraoficiales, en la reunión mantenida entre el presidente Macri con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza; el titular del BCRA, Guido Sandleris, y Marcos Peña, se responsabilizó directamente al candidato del Frente por la agitación en los mercados financieros.

Concretamente, por la postura de Alberto F. frente a la delegación del Fondo y las versiones de un planteo de "vacío de poder".

 

Nielsen, ante banqueros e inversores

 

Esta vez, la comunicación de Guillermo Nielsen con inversores, a través de sendas conferencias telefónicas organizadas por los bancos internacionales Itaú y Barclays, no apaciguó los ánimos alterados.

El referente económico de la oposición se mostró muy cauto en su contacto al referirse al futuro en caso de que Alberto F. llegue a la Casa Rosada. Sin embargo, dejó una afirmación que puso en alerta a sus interlocutores: "No hay ningún indicio de que el FMI concrete el desembolso" de u$s5.400 millones, previsto para las próximas semanas.

Fue tomado como un dato relevante de parte de alguien que se juntó con los directivos del organismo unas horas antes.

Nielsen, a su vez, evitó hablar de una posible reestructuración de la deuda. Eso sí, cargó las tintas sobre el Gobierno: "Nosotros queremos ayudar pero no podemos hacer mucho. Macri está a cargo del Ejecutivo y debe hacerse cargo. Pero volvió a hacer campaña", disparó el economista.

COMPARTIR:

Comentarios