INTERNACIONALES

24 de agosto de 2019

Corea del Norte aumenta la presión con nuevos lanzamientos de misiles

Se trató del ensayo de un artefacto múltiple supergrande.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, supervisó las pruebas de lanzamiento de un arma “recientemente desarrollada”, informaron medios estatales el domingo, situación que complica la reanudación de las negociaciones sobre la desnuclearización que pretende el Gobierno estadounidense de Donald Trump. Las conversaciones no prosperan desde febrero pasado.

Según el ejército surcoreano, el Norte habría disparado dos misiles balísticos de corto alcance el sábado, pero la prensa estatal norcoreana afirmó el domingo (hora local) que se trató del ensayo de un “lanzamisiles múltiple supergrande”. Kim afirmó que el sistema “recientemente desarrollado” es un “gran arma”, aseguró la agencia oficial Korean Central News Agency (KCNA).

El líder norcoreano aseguró que el país necesita seguir desarrollando armamento para “frustrar de forma resolutiva las crecientes amenazas militares y la presión ofensiva de fuerzas hostiles”, agregó la agencia, información replicada por la AFP. Kim habría supervisado al menos otros dos ensayos de esos novedosos artefactos este mes. Los detalles técnicos son un misterio.

Este fue el último de una serie de disparos del Estado nuclear en las últimas semanas, en protesta contra los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur, que concluyeron una semana atrás. El disparo del sábado llevó a la presidencia surcoreana a convocar una reunión de su Consejo Nacional de Seguridad de las Naciones Unidas. Corea del Norte informó días atrás que no dialogará con su territorio vecino.

“Los miembros del Consejo Nacional de Seguridad acordaron mantener los esfuerzos diplomáticos con la comunidad internacional para volver a llevar al Norte ante la mesa de negociaciones, junto a Estados Unidos, para lograr el objetivo de una desnuclearización completa de la península de Corea”, indicó el Gobierno surcoreano en un comunicado. Esas negociaciones lucen distantes en un futuro próximo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong Ho, atacó el viernes al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, al que tachó de “toxina intransigente”, y dijo ser “escéptico” sobre la posibilidad de negociar con él. Pyongyang también prometió “seguir siendo la mayor amenaza para Estados Unidos”. Atrás quedaron las sonrisas que compartieron Trump y Kim a finales de junio de este año en la zona limítrofe de las coreas.

Ri dijo que los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur habían “complicado” las conversaciones con Washington sobre la cuestión nuclear. “Estamos preparados tanto para el diálogo como para el alejamiento”, indicó en un comunicado. Manifestó que esas prácticas amenazan la soberanía norcoreana y que podría tratarse de un plan de invasión.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios