Estados Unidos vivió una dura jornada luego del poderoso terremoto de 6,4 grados y más de 170 réplicas que aterrorizaron a los residentes de California durante el día de ayer, evento que para desgracia de los californianos puede repetirse dentro de unos días, según indicaron los especialistas. Incluso, el movimiento podría ser considerado “fuerte”.

El terremoto de ayer, con epicentro cerca de Ridgecrest, a casi 250 kilómetros al norte de Los Ángeles, fue el más fuerte en el sur de California en casi 20 años, lo que llevó al alcalde y al gobernador a declarar el estado de emergencia del área. “Todo tiembla. Todo el suelo tiembla debajo de ti, toda la casa. Todo cayó en mi cocina, todavía está en el piso” aseguraba un habitante de ala ciudad. Al mismo tiempo, otros calificaron el hecho como “una pesadilla”.

Pero podría haber más. El Servicio Geológico de Estados Unidos ya adelantó que existe un 20% de probabilidad de que ocurra un terremoto de magnitud 6 o superior en la próxima semana y un 80% de probabilidad de que un terremoto de magnitud 5 o superior en cualquier rincón del estado. “Aunque siempre es posible que los grandes terremotos provoquen un terremoto aún mayor, la mayoría no lo hace”, dijo la agencia.

“En general, no es posible determinar si un temblor dado se convertirá en una réplica de uno más grande. Un terremoto tan poderoso como el de esta semana producirá una réplica con una magnitud de 5,4, dijo la agencia, y 10 réplicas con una magnitud de 4,4 o superior, pero nada es determinante. Durante los próximos días, es probable que haya terremotos más pequeños, con hasta 700 réplicas de magnitud 3 o superior”, según el USGS.

El temblor se sintió desde Las Vegas hasta el Condado de Orange, mientras que las ciudades de California experimentaron diversos grados de daño. La alcaldesa de Ridgecrest, Peggy Breeden, declaró el estado de emergencia, al enumerar cinco incendios y líneas de gas rotas en la ciudad de 28.000 habitantes. Incluso, el Hospital Regional Ridgecrest fue evacuado y cerca de 15 pacientes de la sala de emergencias fueron trasladados a otros hospitales.

El terremoto de este 4 de julio, Día de la Independencia, lo sintieron hasta 20 millones de personas entre Long Beach y Las Vegas. Según El País de España, es el terremoto más grande en el sur de California desde 1999, cuando tembló el desierto de Mojave, con una magnitud 7.1. Los informativos y redes se llenaron de señales de alarma. La mayoría de los hogares preparan barbacoas.

La última vez que esta zona sintió un terremoto de una magnitud parecida fue en 1994, en Northridge, al norte de la ciudad. Se trata de uno de los terremotos más destructivos de California: provocó 57 muertos y destruyó varias autopistas. En Los Ángeles se calcula que hay un gran terremoto cada dos décadas. Los salva que la infraestructura está adecuada a esos fenómenos.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios