“Los que callan son cómplices”, comenzó su descargo Mauricio Macri. Tras el informe publicado por las Naciones Unidas sobre la situación de Venezuela, el Presidente se refirió la postura que ha mantenido su espacio y aprovechó para marcar una diferencia con kirchnersimo, a quien acusó de respaldar a Nicolás Maduro.

 “El informe sobre Venezuela publicado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, documenta las graves violaciones que sufre la población en ese país”, indicó Macri, quien agregó que “el documento reconoce que en los últimos 10 años el gobierno de Nicolás Maduro produjo una estrategia orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política”.

Posteriormente, continuó describiendo el material en cuestión, sobre el que alegó: “Los testimonios registran la persecución a opositores, la privación de la libertad, las torturas, violencia sexual y la aplicación de violencia desde el Estado contra la población, incluyendo fuerzas paraestatales, además de constatar una grave crisis sanitaria y alimentaria”.

Luego de poner en contexto el reflejo de la dramática situación que se vive en Venezuela, el Presidente apuntó a la polarización y a resaltar su diferencia con el kirchnersimo. “Hace más de una década que señalamos abusos en Venezuela. En febrero de 2014, mientras el gobierno argentino de entonces ratificaba el ‘apoyo total y absoluto’ al gobierno de Nicolás Maduro, nosotros repudiábamos los actos criminales que se estaban ejecutando contra su pueblo”.

“Cinco años después, el sufrimiento, dolor y las innumerables violaciones a los DDHH produjeron el éxodo más grande de la historia de Sudamérica de la cual la Argentina es testigo directo con las decenas de miles de venezolanos que llegaron a nuestro país buscando refugio y paz”, agregó el mandatario.

Finalmente, Macri mostró su aprobación con el hecho de que el informe “traiga verdad sobre el dolor de Venezuela”. Finalmente, utilizó el hashtag #LosQueCallanSonCómplices para culminar su reflexión. Rápidamente, la frase fue tomada por los usuarios que le manifestaron tanto su respaldo como su crítica.

El mensaje llegó horas después de que Alberto Fernández, precandidato presidencial del Frente de Todos, visitó en la cárcel de Brasil al expresidente Lula Da Silva, quien cumple una condena que supera los ocho años por corrupción. Allí, el exjefe de Gabinete denunció una “persecución” hacia Lula por parte de Jair Bolsonaro, socio estratégico de Macri en el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur.

Compartir

Comentarios