Martes 18 de Enero de 2022

  • 22.1º

22.1°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

MOMENTOS UNICOS

28 de junio de 2019

Se viene el eclipse total de sol más importante del año y se verá en toda la Argentina

El 2 de julio se podrá ver el eclipse de Sol en todo el territorio argentino y se trata del mayor evento astronómico del año. Cuándo, cómo y dónde verlo

El próximo martes 2 de julio se producirá un eclipse de Sol que este año será visible desde todo el territorio argentino. Un fenómeno que ocurre tan solo cada 375 años, en el mismo lugar.

Será el evento astronómico del año: el único eclipse total de Sol observable en el mundo en 2019.

Durante la tarde una franja de oscuridad —o umbra, momento de mayor sombra en un eclipse— recorrerá diagonalmente Sudamérica, de oeste a este: pasará a las 16.38 por las regiones de Atacama y Coquimbo (Chile); a las 17.40 por las provincias argentinas de San Juan, La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y norte de Buenos Aires y también por Uruguay hasta perderse en el Atlántico.

"Observar un eclipse puede transformarse en un evento social y en una vivencia compartida, de la que todos los testigos conservarán un recuerdo que los acompañará por el resto de sus vidas", señala la astrónoma Mariela Corti, investigadora del Instituto Argentino de Radioastronomía (Conicet).

"Se trata de un evento de la naturaleza ante el cual solo podemos ser observadores. Nos resulta completamente imposible evitarlo: el ser humano puede sentir una impotencia absoluta ante su desarrollo. Los eclipses son completamente independientes de las decisiones que tomamos y de nuestras acciones", añade Corti.

 

Por qué es tan especial

 

Hay varias circunstancias que hacen que el gran eclipse sudamericano sea especial: para empezar, se cumplen cien años del eclipse histórico de 1919, durante el cual se verificaron las predicciones de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, en especial cómo la gravedad deforma el espacio y el tiempo. También se trata de una nueva oportunidad para todos aquellos que se perdieron el llamado "gran eclipse norteamericano" del 21 de agosto de 2017 visible en Estados Unidos.

En su libro Eclipse: History, Science, Awe, el escritor Bryan Brewer menciona que parte de la mística de los eclipses solares totales es su rareza geográfica. Un eclipse total de Sol se ve en un mismo lugar, como promedio, una vez cada 375 años. "Si bien los eclipses tienen una frecuencia promedio de dos por año en el mundo, no siempre pueden ser observados desde el punto geográfico en el que estamos", dice la astrónoma Georgina Coldwell, quien desde la Asociación Argentina de Astronomía aglutina en el sitio Totalidad.com.ar todas las actividades y charlas que se darán cuando se acerque la fecha.

 

Turistas del mundo vienen a verlo

 

Las pequeñas ciudades en el camino del eclipse experimentarán una oleada de turismo sin precedentes. Miles de personas de todo el mundo —curiosos ocasionales y cazadores profesionales de eclipses— buscarán bañarse de oscuridad. "La capacidad hotelera desde julio del año pasado está casi colmada", afirma María Eugenia Varela, directora del Instituto de Ciencias Astronómicas de la Tierra y del Espacio (Conicet/Universidad Nacional de San Juan).

Dentro de la delgada zona desde donde se observará la totalidad del eclipse, el único sitio turístico con capacidad hotelera en Argentina es Villa de Merlo, provincia de San Luis. "Nos visitará un contingente de japoneses para tan espectacular evento", cuenta entusiasmado Gastón Mendoza Vieran, director del planetario de esta localidad.

Otro alud de turistas, procedentes de Finlandia, se instalará en La Serena, Chile. "Para muchos será su primer eclipse", cuenta el periodista científico Jari Makinen, organizador de este astro-tour. "En general, buscan una experiencia extraordinaria. Aprovecharemos y visitaremos también el desierto de Atacama y allí el Very Large Telescope y el observatorio astronómico ALMA".

El eclipse coincide, además, con la celebración de los 50 años del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, país considerado el epicentro de la astronomía mundial: en la actualidad, por su geografía y sus cielos limpios —un promedio anual de 280 a 300 noches despejadas en el norte—concentra el 40% de los observatorios a nivel mundial.

Como quienes asisten a un concierto, los que tienen previsto presenciar el espectáculo natural anhelan la experiencia, meses antes de que la Luna comience a "tragarse" al Sol. Hasta que llegue el momento. Las flores se cerrarán. Los animales andarán desorientados. Bajará la temperatura, los perros ladrarán y el día se volverá noche.

Absolutamente todos elevarán la mirada al cielo y durante breves segundos experimentarán la trascendencia: una magnífica demostración de lo que sucede cuando los objetos celestes se alinean. Claro que será necesario llevar lentes especiales ya que puede ser perjudicial para la vista, ver de frente y sin protección un eclipse parcial.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios