Jueves 17 de Junio de 2021

6.6°

Lluvia

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

VENEZUELA

25 de junio de 2019

El exjefe de inteligencia de Maduro está en EE.UU. y lo acusa de ser la cabeza de una empresa criminal

Después de dos meses escondido en Bogotá (Colombia), protegido a toda hora por efectivos de seguridad, el exjefe del Servicio Bolivariano Nacional de Inteligencia (SEBIN), Manuel Ricardo Cristopher Figuera, llegó a Estados Unidos este lunes “armado con un tesoro: secretos de Maduro”, reportó el diario estadounidense The Washington Post.

El general de división de la Fuerza Armaba Bolivariana participó en la intentona golpista del 30 de abril pasado, y debió huir.

Tendrá que hablar sobre los negocios ilegales de oro, las células de Hezbollah operando en Venezuela y el nivel de la influencia cubana dentro del palacio presidencial de Miraflores. Figuera no se arrepiente de haberse volteado en contra de su jefe. “Yo estoy orgulloso de lo que hice”, habría dicho la semana pasada desde el cuarto de un hotel en el centro de la capital colombiana.

“Por ahora el régimen nos sacó una morena. Pero eso puede cambiar rápidamente”, dijo el militar en retiro. Figuera lideró una agencia acusada de detenciones arbitrarias y torturas. Era uno de cinco oficiales venezolanos sancionados por la administración de Donald Trump en febrero. Aunque los chavistas lo ven como un traidor, él expresó que pretende avanzar hacia el chavismo. Se arrepiente de algunos de los excesos.

“Tengo una gran deuda con la gente que sigue en la cárcel”, expresó Figuera reteniendo las lágrimas, se describe en el reportaje. “La gente que se le murió un familiar y no los pudieron ni ver. Eso me quiebra (…) hay mucha gente ahí que es inocente, y yo tengo una deuda con ellos. No se hizo todo lo que se pudo. Yo pensé en algún momento que podría sensibilizar a Maduro”, manifestó.

The Washington Post describió detalles de los movimientos previos al levantamiento militar de ese 30 de abril. “En la templada noche caraqueña del 28 de marzo, los conspiradores en contra de Maduro se lanzaron a su apuesta más riesgosa. César Omaña, un médico aventurero y empresario de 39 años nacido en Venezuela, entró a la torre de oficinas del SEBIN con la misión de reclutar a su jefe”.

Se narra que Omaña, radicado en Miami, estaba viviendo en medio de dos mundos. Era amigo cercano de una de las hijas del expresidente venezolano fallecido Hugo Chávez y de otros oficiales de alto rango leales a Maduro, y también de miembros de la oposición. “Diferente a otros empresarios venezolanos involucrados en la conspiración, no ha sido procesado por crímenes y no tiene sanciones de EE.UU. en su contra. Pero estaba perturbado por el colapso del país bajo Maduro”, se lee en el diario.

Figuera aseguró que nunca antes vio la corrupción del gobierno tan de cerca como la vi en mis últimos seis meses (previo al 30 de abril). “Entendí que Maduro es la cabeza de una empresa criminal. Su propia familia está involucrada”. El experto en inteligencia investigó a una compañía creada por un asistente del hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra. Había establecido un monopolio comprando oro de mineros artesanales al sur del país a precios de vaca flaca, para venderlo a precios elevados al Banco Central. Figuera estaba preparado para llevar la información al presidente, pero un oficial cercano al líder chavista le recomendó no hacerlo.

El exjefe del SEBIN dijo que comprobó casos de lavado de dinero que involucraban al exvicepresidente Tareck El Aissami, ahora ministro de Industrias de Maduro y que ha sido sancionado y señalado en Estados Unidos de narcotráfico. El funcionario negó públicamente las acusaciones. Además, obtuvo información sobre grupos irregulares que operan en Venezuela bajo el brazo protector del Gobierno, entre ellos los miembros del grupo guerrillero colombiano ELN, activo en áreas mineras en el estado sur de Bolívar, prometiendo proveer una primera línea de defensa en caso de una invasión a Venezuela. Además afirmó que Hezbollah tenía operaciones en Maracay, Nueva Esparta y Caracas, aparentemente ligado a negocios ilícitos para financiar operaciones en el Medio Oriente.

COMPARTIR:

Comentarios