Domingo 28 de Noviembre de 2021

  • 26.6º

26.6°


VATICANO

18 de junio de 2019

Decisión histórica: ¿el Vaticano podría ordenar a hombres casados y mujeres para la Amazonia?

El Vaticano busca brindarle una respuesta al gran número de católicos de la Amazonia por lo que se presentó la histórica posibilidad de ordenar como sacerdotes a hombres casados y mujeres, mientras además se compromete a luchar contra la alarmante devastación del catalogado popularmente como el “pulmón del mundo”.

“El tema será debatido durante el Sínodo de Obispos sobre la Amazonia que se celebrará del 6 al 26 de octubre en el Vaticano con la presencia del papa Francisco. Se trata de una apertura inédita en la historia de la Iglesia y que ha sido planteada por algunos religiosos de esa enorme región selvática de Sudamérica“, detalló el texto “Instumentum laboris”.

“El documento, que lleva el título ‘Amazonia: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral’, fue publicado para todo el mundo en tres idiomas (español, italiano y portugués) y está compuesto por un total de 147 puntos divididos en 21 capítulos y tres partes”, explicó la misiva oficial de la Santa Sede.

“El celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable”, afirmó el informe.

“Se trata de debatir en sustancia sobre el celibato, instituido a partir del siglo X y que implica la obligación para los sacerdotes a permanecer castos. El sínodo busca dar respuestas al sufrimiento profundo de las comunidades indígenas y que no tienen acceso por meses o nunca a los sacramentos, como la comunión”, argumentó a la prensa monseñor Fabio Fabene.

“La vida en la Amazonia está amenazada por la destrucción y la explotación ambiental, por la sistemática violación a los derechos humanos básicos de la población amazónica, en particular, por la violación de los derechos de los pueblos originarios, como el derecho a la tierra, a la autodeterminación, a la delimitación de los territorios, a la consulta y al consentimiento previo”, admitió el texto.

“El desafío que se presenta es grande: ¿cómo recuperar el territorio amazónico, rescatarlo de la degradación neocolonialista y devolverle su sano y auténtico bienestar? Se interroga a la Iglesia que reconoce el valor de las culturas indígenas basadas en integrar a los seres humanos con la naturaleza. Eso debe ser un referente para construir un nuevo paradigma de la ecología integral, por lo que la Iglesia debería asumir en su misión el cuidado de la casa común”, terminó.

COMPARTIR:

Comentarios