Tras las elecciones del domingo, se definieron quiénes serán los intentendes durante los próximos 4 años en los municipios de toda la provincia.

Uno de los pocos casos donde perdió el actual mandatario fue en Famaillá. Allí, la intendenta Patricia Lizárraga perdió con su ex cuñado José Orellana por apenas 3 puntos.

Este lunes por la noche una gran multitud se reunió en la plaza Gral. San Martín para denunciar fraude electoral y exigir una nueva elección en la localidad.

Entre otras denuncias, los manifestantes aseguran que hubo aprietes y amenazas y que los mellizos Orellana utilizaron documentos de personas fallecidas para sumar votos.

Compartir

Comentarios