Domingo 28 de Noviembre de 2021

  • 27.3º

27.3°


YERBA BUENA- TUCUMAN

30 de mayo de 2019

“¿Cómo que la han asaltado a la perra?”: ni África se salvó en Yerba Buena

Que Dialogo! África es una perra salchicha que llegó hace seis años a la familia compuesta por Mauro Torres y Micaela de la Serna. Todos los días, sale a la calle Iramain, merodea la zona del Mástil, ladra, corre, juega, y ya es una de las mascotas del barrio.

Los perros son parte del diálogo constante entre Mauro, que los cría, y Mica, que es veterinaria. Pero nunca se había dado un diálogo como el que ocurrió por la tarde:

- Eh, gordo, la han asaltado a África.

- ¿Cómo que la han asaltado a la perra?

Micaela trabaja en Estilo Canino, la veterinaria de Buenos Aires al 100. Entre los cientos de accesorios para las mascotas había un vestidito marrón polar con vuelo rosa, ideal para el frío que pega cerca del cerro y para una perra tan coqueta y elástica como África, que hasta tiene sobrenombre y todo: “Es tan larga que le pusimos La Eterna”.

El tema es que la semana pasada Micaela cayó con el regalo para África, que estiró las patitas con cuidado para que las uñas no rasguen la tela polar: primero las delanteras y después la cabeza, todo bien pegado al cuerpo y a pasear por el barrio con vestido nuevo para envidia de las mascotas de la cuadra y alrededores.

El mundo canino muchas veces es un enigma, pero nadie cree que África haya sido víctima de una pelea de perros. De hecho, no tiene rasguños ni marcas de alguna cuenta pendiente, lo que le falta es su vestido.

Mauro no tiene dudas: “Las cuadras son tranquilas por aquí. Siempre sale y pasa todo el día en la calle. Hasta que vino toda encrespada, con la cola metida. Conocemos el comportamiento de los perros. Y estamos completamente seguro de que la asaltaron”.

“Hace seis años que la tenemos a África, es una perra re entendida. Yo imagino que entre dos chicos la agarraron y le sacaron el vestidito. O lo hicieron para ponerle a otro perro o para venderlo. Con la crisis que hay, cualquier cosa puede pasar. Por eso ya trato de tomármelo hasta con humor para no llorar”, explica Torres, quien ya fue al pet shop con su pareja y compraron otro vestidito abrigado para estas temperaturas.

COMPARTIR:

Comentarios