El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, se apresta a festejar este domingo a la noche una amplia victoria en las elecciones provinciales según las tendencias y proyecciones de votos del oficialismo.

En el búnker de Hacemos por Córdoba se entusiasmaban con las proyecciones propias que, de concretarse, significarían que además de haber sido reelecto de manera histórica por los números, Schiaretti conseguiría que el peronismo recupere el gobierno de la Ciudad de Córdoba.

Según los primeros números oficiales, Schiaretti alcanzaba el 60 por ciento de los votos.

Vale recordar que en las elecciones de 2015, Schiaretti ganó con el 40,02 por ciento, contra el 33,75 de Juntos por Córdoba (alianza entre la UCR y el PRO, encabezada por Oscar Aguad).

 

Capital

 

Un eventual triunfo de Martín Llaryora en la Capital implicaría que el peronismo vuelva a tener en simultáneo las dos administraciones más importantes de la provincia después de que lo hicieran José Manuel de la Sota y Germán Kammerath.

Desde el entorno de los otros dos principales candidatos en la Capital -Luis Juez (Córdoba Cambia) y Rodrigo de Loredo (UCR) -cuestionaron el optimismo del peronismo.

Y en algunos casos llegaron a hablar de “operaciones” en la difusión de bocas de urna para posicionar al diputado nacional y exintendente de San Francisco, Martín Llaryora.

Las tendencias que trascendieron desde Hacemos por Córdoba ubicaban a Juez y De Loredo con poca diferencia de votos.

En 2015, Ramón Mestre había ganado las elecciones municipales con el 32,36 por ciento de los votos. Aquella vez, la participación fue del 72,90.

La de hoy fue la décima elección provincial desde el retorno de la democracia. Hasta ahora, sólo Eduardo Angeloz (UCR) y De la Sota habían gestionado la Provincia durante tres períodos.

Angeloz (con el 55,8 por ciento en 1983) y De la Sota (con el 51,8 por ciento) fueron los gobernadores más votados.

En la Legislatura y en el Concejo Deliberante

Un partido paralelo se juega en la distribución de bancas en la Legislatura Unicameral y en el Concejo Deliberante de Córdoba.

En el peronismo esperan un triunfo contundente de Schiaretti y que el mandatario dé una señal consistente de cuál es el camino que debe seguir Alternativa Federal, espacio que integra y que busca romper la polarización nacional que tiene a Mauricio Macri y Cristina Kirchner enfrentados.

Esta mañana, luego de votar, Schiaretti, que va por su tercer mandato, señaló que es "apresurado hacer una lectura nacional" tras los comicios cordobeses y que la de este domingo "es una elección donde se eligen intendente y gobernador de Córdoba, no tiene nada que ver con una elección nacional".

El mandatario provincial habló hoy por primera vez con los medios, tras una campaña en la que no había brindado declaraciones, ni tampoco participado en debates, que fueron solicitados por la oposición en varias oportunidades. "Hemos hecho como corresponde una campaña sin agredir a nadie, con humildad, sin responder a agravios ni críticas", afirmó.

Frente a la posibilidad de que arriben dirigentes de Alternativa Federal ante un eventual festejo, el gobernador cordobés manifestó: "De mi espacio político no va a venir nadie, los de afuera son de palo".

 

 

Compartir

Comentarios