Viernes 7 de Octubre de 2022

  • 15.5º

15.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

FARANDULA

26 de abril de 2019

Karina la princesita se revelo desde su experiencia personal

Descargo brutal de la princesita, a ciertos personajes nefastos de la television argentina.

Es común, lamentablemente muy común, que las estrellas de la televisión digan una cosa y hagan otra diferente, eso quedó registrado en la actitud de Marcelo Tinelli hablando a favor de las minorías mientras en sus programas realizaba cámaras ocultas donde se burlaba, de manera despiadada, de toda clase de personas, desde ancianos hasta niños, sin respetar a nadie.

Obviamente, hoy el conductor más famoso de nuestro país pide disculpas por esos excesos y reconoce que, en aquel momento, todo el mundo aceptaba esa clase de juegos porque no lastimaban a nadie; por supuesto, es difícil discutir con un argumento tan genérico que parece apuntar contra toda la sociedad, convirtiendo en cómplices incluso a aquellos que nunca vieron Videomatch.

Curiosamente hoy, cuando se habla prácticamente de todos los temas, gracias a la popularidad de las redes sociales, es poco común que un artista de primer nivel confiese que, alguna vez, sufrió un maltrato por parte de una figura más poderosa que él; de hecho, lo común que estas cosas se callen.

Jorge Luis Borges contaba una anécdota muy fuerte sobre uno de sus amigos: había entrado a trabajar en el viejo diario Crítica y allí todos los redactores llamaban al director «patrón», como si el hombre en vez de estar a cargo de un medio de comunicación fuera el dueño de una estancia con poder para hacer lo que quisiera.

El creador de clásicos como «Ficciones» también fue invitado a colaborar allí pero duró poco tiempo, consciente de que su nivel natural de independencia no le permitiría soportar las humillaciones que el máximo editor del diario les imponía a sus empleados durante los siete días de la semana.

Por supuesto, como dice la canción que hizo famosa Mercedes Sosa, cambia, todo cambia, pero hay cosas que no cambiani ni se olvidan y de eso, precisamente, habló Karina La princesita señalando que Augusto Tartufoli se muestra como un hombre preocupado por defender a los más débiles en la actualidad pero no siempre fue así, y para confirmar sus palabras subió una serie de textos y videos muy fuertes a su cuenta oficial de Instagram:

“Que hipocresía ver que gente que se burló de mi y de muchos de forma cruel y despectiva, toque en su programa el tema del bullying con indignación. Más allá de tocar el tema con respeto, habría que empezar por casa. El cambio empieza por uno también no?” (sic).

“A esto me refería. Ya que quien conduce, en el 2013 hizo un informe en AM burlándose de mi, de forma cruel, violenta, despectiva y denigrante… y hoy como si nada tocan esos temas. Que hipocresía! Estaría bueno tocar esos temas disculpándose. Podemos tener errores y cambiar no?” (sic).

“Y antes de que los violentos digan que susceptible es, que rencorosa (como ha pasado) dejemos en claro que: rencor: sentimiento de hostilidad, enfado, enojo hacia alguien/algo a causa de ofensa o daño recibido. memoria: capacidad de recordar. No es rencor, es memoria” (sic).

“Señor Tartu, ud. es uno de los tantos a los que tengo algo que decirle. Ya que soy generosa y le gusta hablar de bullying en su programa le ofrezco material, con un ejemplo claro de bullying y violencia, ejercido por usted mismo” (sic).

“Jajajajajajaj! Lo dieron de baja? Bueno lo cuento! Me trataba de gorda, de grasa, de puta, de ignorante, se reía, se burlaba, y lo más triste, se creía que él daba gracia, cuando lo que daba, era pena” (sic).

“No. Ni lo voy a hacer. Primero porque la justicia ya tiene demasiado en que ocuparse. Segundo porque mi fin no es sacar rédito de esto. Solo no tolero la hipocresía. Y te aseguro que lo que hago hace sentir más fuertes a muchos que la pasan o pasaron como yo” (sic).

COMPARTIR:

Comentarios