Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 19.9º

19.9°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

SALTA

25 de abril de 2019

Un padre pagara alimentos por sus dos empleos

En la provincia de Salta, una apelación dio lugar a que un padre deba pagar la cuota alimentaria a favor de su hija en un monto equivalente al 25 por ciento del total de las remuneraciones mensuales que percibe en sus dos empleos. La medida estuvo a cargo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial.

De esta manera, la sentencia, fijó los alimentos a favor de la niña en el 25% de los haberes que percibe el padre demandado como empleado de la Policía de la Provincia de Salta. Así, la demandante interpuso un recurso de apelación contra la decisión, argumentando que el fallo establece el porcentaje de la cuota alimentaria de su hija sobre uno solo de los dos haberes que percibe el demandado, lo cual, según esgrimió, “modifica el nivel de vida que tenía la niña, pues el padre se desempeña en otro lugar”.

En este sentido, según diariojudicial.com las vocales Verónica Gómez Naar y Hebe Samson indicaron que “la prestación alimentaria es uno de los deberes que se impone a los padres como contenido de la responsabilidad parental, no está sujeta a prueba directa de los gastos generados para la atención de los menores, por resultar evidente”.

Asimismo, la decisión se basó en que consideraron que el fallo de primera instancia no tomó en consideración el caudal económico del padre. “La pretensión de la agraviada respecto a los ingresos a considerar a los efectos del porcentaje de los alimentos determinada tiene asidero y el porcentual fijado en la sentencia (25%) no resulta desproporcionado o inapropiado de tal manera en relación con las posibilidades económicas del alimentante”, explicaron.

El artículo 659 del Código Civil y Comercial dispone que los alimentos deben ser proporcionales a las posibilidades económicas de quien está obligado a satisfacerlas y a las necesidades del alimentado.    

En este contexto, las magistradas sostuvieron que “las posibilidades económicas a las que alude nuestra legislación tienen directa relación con la totalidad de los ingresos patrimoniales de que dispone el alimentante, pues son éstos los que determinarán dicha capacidad o potencial”.

Así las cosas, otro de los argumentos que plantearon, se relaciona a que el porcentaje “parece proporcionado con relación a las posibilidades de ambos progenitores, considerando en particular las necesidades de la niña a cuyo favor se reclama alimentos, pues es menester destacar que la cuota debe cubrir los gastos de alimentación, vestimenta, educación, vivienda y esparcimiento, ponderando especialmente su edad (5 años), que plantea exigencias mayores referidas a la educación y crecimiento”.

COMPARTIR:

Comentarios