Miércoles 21 de Octubre de 2020

  • 17.2º
  • Llovizna
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

PLATAFORMAS DIGITALES

28 de marzo de 2019

La crisis golpea duro: mirá cuántos argentinos ya venden por Facebook o Mercado Libre para ganar un extra

En realidad, el auge de las ventas online en sitios como Facebook o Instagram vienen a ser la contracara de lo que ocurre a nivel país.

La magia del orden de Marie Kondo fue la frutilla del postre para que muchos se animaran a deshacerse de artículos. La crisis, sin embargo, es la explicación más realista del fenómeno que se vive en las redes, donde amigos y conocidos aprovechan los seis grados de separación para poner en venta sus productos.

"Hay innumerables datos que reflejan la situación crítica de la economía. Uno de ellos es la caída en el uso de la capacidad instalada de la industria: en enero fue del 56%, un registro aún más preocupante que el del mismo mes de 2018, cuando se ubicó en 61%", afirma en diálogo con iProUP el economista Edmundo Szterenlicht.

Para el experto, el impacto que provocan la política monetaria restrictiva y las altas tasas de interés limitan las posibilidades ya no sólo de realizar inversiones, sino también para sostener el capital de trabajo, especialmente en las Pymes. A esto, se le suma la escalada de un dólar que parece no tener techo y que deriva en más inflación.

En el marco de una crisis que no da tregua, el comercio electrónico viene siendo la contracara. Según algunos analistas, ambas cuestiones tienen un cierto vínculo. Es decir, ante la caída del poder de compra del salario, crece el número de argentinos que busca aumentar sus ingresos vendiendo por Internet.

En efecto, través de las plataformas más populares y de los diferentes marketplaces:

- Se han despachado poco más de 120 millones de productos en los últimos doce meses

- Esa cifra equivale a un avance interanual de 25%, medido en cantidades

- En términos de facturación, $230.000 millones, lo que supone un alza cercana al 50%

En la vereda de enfrente, todo es negativo. Las ventas en shoppings y supermercados no detienen su declive y se multiplican las empresas que deben cerrar sus puertas o se ven obligadas a recurrir al procedimiento preventivo de crisis.

Los ingresos en los comercios vienen en bajada y los que se generan en la web, en ascenso.

Martín Lang, presidente de Mastercard Argentina, aporta a iProUP una frase que resume lo que viene. Según datos que maneja la empresa, la curva del ecommerce "se cruzará con la del comercio físico el año que viene o el próximo".

En otras palabras, las compras con tarjetas no presenciales (web) superarán a las presenciales (comercios) en el muy corto plazo.

Ante el crecimiento de la venta online, no sólo las marcas están apuntando a vender más por Internet, sino también las Pymes y los particulares.

Según Mercado Libre, más de 80.000 personas viven de la comercialización de productos en su plataforma. Pero el portal de Marcos Galperín no es el único que capta esta tendencia alcista: el MarketPlace y el muro de Facebook -al no cobrar comisión- también rankean alto entre las opciones más elegidas por los usuarios para surfear la crisis.

La diferencia con respecto al resto de las plataformas de ecommerce es que se trata de un canal de comunicación directo entre vendedores y compradores: no se cobra por publicar, no hay envíos, todo funciona como un "mercado de pulgas" pero a través de Internet.

 

Un fenómeno en crecimiento

 

Aquellos que venden a través del Marketplace de la red social tienen perfiles y objetivos tan variados como la cantidad de productos que se ofrecen en la plataforma.

También, diferentes motivaciones, ya sea para complementar sueldos que no resisten la inflación, hacer frente a gastos imprevistos y, en varios casos, para deshacerse del stock que les dejó el cierre de un negocio a la calle, tras no haber podido soportar el costo de alquiler y mantenimiento.

Según pudo saber este medio, cerca de 7,75 millones de argentinos interactúan en la gran vidriera de Facebook, ya sea para comprar, vender o simplemente observar el menú de productos y servicios puestos a la venta. Y, de ese total, más de un millón de personas comercializan a través de esta red social.

A la hora de buscar las claves para este fenómeno, desde la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA) indican a iProUP que los micro-emprendimientos buscan, a través de canales de este tipo, generar una comunidad y lograr engagement (empatía).

"En un contexto apremiante en términos de inflación, costos fijos que aumentan, caída del salario real, muchas personas se unen a la tendencia de digitalización de negocios tradicionales, que se ha ido incrementando año a año", describe en diálogo con iProUP Daniel Tricarico, director Ejecutivo de ASEA.

El ejecutivo agrega que "Instagram es un canal que funciona muy bien en rubros como moda, gastronomía y búsqueda de experiencias".

Otro punto que explica el uso de las redes sociales como canal de ventas en franco crecimiento son las comisiones que cobra Mercado Libre por el uso de su plataforma, a saber:

- 13% del importe del producto por la publicación básica

- 27% para la publicación "premium", que permite ofrecer cuotas sin interés

Además del Marketplace, otra de las modalidades utilizadas consiste en ofrecer productos a través de las redes propias: en el muro o a través de historias de Instagram y estados de WhatsApp. Al fin y al cabo, todas son plataformas de la familia Facebook.

 

Conveniencia

 

Además de no pagar comisiones por el uso, las redes sociales como punto de venta permiten evitar los gastos derivados de un local "físico". Y eso se traduce en precios más atractivos para los consumidores con respecto al canal tradicional.

Algunos ejemplos: pantalones por menos de $500, calzado por debajo de $1.000, muebles directos de fábrica, viviendas sin intermediarios y productos de todo tipo y color.

"La primera vez vendí unos libros de Harry Potter en inglés. Los había ofrecido primero en Mercado Libre pero no tuve éxito. En Facebook, los despaché rápidamente porque un conocido se los regaló a su sobrina, también fan", cuenta Claudia Regina Martínez, quien hace dos años quedó desempleada.

Además de posibilitar estas conexiones, el MarketPlace permite delimitar públicos, impulsando el comercio electrónico en pueblos, ciudades o municipios pequeños y permitiendo que los usuarios se comuniquen con sus vecinos.

"El 'Face' tiene un servicio que te publica tu aviso en todas las páginas de ventas de la región. A veces, acoto a mi ciudad y en otros casos especifico que abarque localidades cercanas que están a 100km", explica Jorge Arabito, profesor de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires.

Arabito es experto en informática y, por lo tanto, sabe detectar productos del mercado negro, una de las principales desventajas de comprar en la red social. "A veces, hay dispositivos pero sin los accesorios correspondientes", ejemplifica.

Al ser tantas las categorías disponibles en el mercado de Facebook, la amplitud de productos o servicios es más que variada: terrenos, libros, electrónica, ropa, accesorios, motos, autos, celulares y computadoras, entre otros ítem que se venden en la plataforma.

Además, las conexiones entre los usuarios de la red social ayudan a vencer la "desconfianza" de comprarle a un desconocido, algo que no ocurre en los canales de venta como Mercado Libre, donde hay sistemas de reputación, reclamos y prevención de fraudes. Pero también las transacciones se resuelven de manera más ágil.

"Vendí ropa, muebles, electrodomésticos, sillas, sillones, todo por Facebook. Esto genera que aparezcan amigas de amigos y se genere una comunidad, porque hay una confianza previa. Cuando me mudé, en menos de una semana logré colocar todo", relata Carolina Balderrama, periodista de profesión y experta en vender en redes sociales.

Si bien al principio comenzó a usar las redes por recambio, al ver que era una salida para tener dinero efectivo en el día a día lo tomó como una actividad paralela para compensar la inflación.

"Ahora, voy a vender un montón de vestidos porque necesito el cash. Estoy también tratando de salir de las compras masivas o supermercados y pruebo con lugares del barrio y pequeños productores y productoras, diseñadores, etcétera", completa.

Tienda Nube, Instagram y MercadoLibre quedaron como una opción para usuarios con proyectos propios. Tal es el caso de Julieta Mastrostéfano y de muchos otros productores independientes.

"Tengo un emprendimiento de papelería. Desde que comencé, vendo todos por Instagram, MercadoLibre, Tienda Nube y Facebook. Si bien hay que trabajar en la presentación de los productos -ya que es la única referencia que tiene el comprador para elegir-, con muy bajo presupuesto pude darme a conocer y tener contacto con gente de todo el país", revela.

Mastrostéfano aconseja esmerarse en las "fotos claras y atractivas, donde el artículo se destaque. También, sumarle una descripción detallada, para reducir las dudas, y siempre poner los medios de contacto a la vista, para que el comprador llegue fácil".

Se trata de tres casos de los más de 1 millón de argentinos que apuestan a las redes sociales para hacerse de dinero extra. Y no son pocos los que han encontrado en la web el canal ideal para desarrollar su vocación emprendedora.

La crisis alejó a los usuarios de las plataformas de ecommerce y se acercaron a las redes sociales. Las claves de un fenómeno que aumenta como el dólar.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios