Domingo 12 de Julio de 2020

  • 20º
  • Soleado

20°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

18 de marzo de 2019

Creen que hay una banda de expertos en escruches operando en Tucumán

A las oficinas ingresaron de la misma manera: rompieron las puertas utilizando barretas, la herramienta preferida por los “escruchantes”. “Entraron forzando la puerta. Cortaron los cables del teléfono y de las alarmas.

Los investigadores no dudan: se trató de un trabajo realizado por profesionales que conocían muy bien el movimiento del lugar. Más de 25 oficinas que funcionan en el pasaje 2 de Abril al 300 fueron robadas por desconocidos. Los delincuentes, según los primeros datos, se llevaron dinero en efectivo, computadoras, cuadros e importantes documentos, entre otros elementos. Entre los afectados aparecen la oficina del Viceconsulado de España en la provincia, el Colegio de Procuradores y la Caja Previsional de Abogados.

El domingo a la mañana, muy temprano, una de las víctimas del robo descubrió que no podía ver las imágenes de su cámara de seguridad. Le preguntó a otro vecino y le dijo que le sucedía lo mismo. Allí se alarmaron. Fueron hasta el lugar y confirmaron la peor de sus sospechas: desconocidos habían ingresado a robar. Con el correr de las horas, fueron apareciendo los propietarios de las oficinas, abogados en su gran mayoría.

Sin dudas, fue uno de los golpes más audaces de los últimos años. No sólo por la cantidad de oficinas a las que ingresaron, sino por la manera en que actuó una banda que, por el despliegue que hicieron, debería haber estado integrada por más de una decena de personas. El lugar elegido para concretar el ataque es sorprendente. El edificio está ubicado a metros de los juzgados federales, del Palacio de Justicia y en una zona que tiene mucho movimiento por los bares que se encuentran en el lugar.

Los ladrones, según los primeros indicios recolectados, ingresaron al edificio cuando era de noche. Allí permanecieron varias horas, ya que robaron en las oficinas del primero al quinto piso. De acuerdo a fuentes cercanas a la investigación, no forzaron la cerradura de la puerta de ingreso. Entraron porque quedó abierta (hasta el sábado al mediodía hay movimiento) o porque alguien del edificio les podría haber facilitado una copia.

Esta posibilidad cobra fuerza si se tiene en cuenta cómo se movieron los ladrones en el interior del edificio. Rápidamente cortaron las líneas telefónicas para dejar fuera de acción los sistemas de alarmas y usaron pintura negra en aerosol para neutralizar las cámaras de seguridad que había en el lugar.

A las oficinas ingresaron de la misma manera: rompieron las puertas utilizando barretas, la herramienta preferida por los “escruchantes”. “Entraron forzando la puerta. Cortaron los cables del teléfono y de las alarmas. También inutilizaron las cámaras porque las pintaron. Nos revolvieron todo en busca de dinero, pero no tenemos efectivo en la oficina. Si se llevaron computadoras que estaban atornilladas en el piso”, explicó Karim Canan, presidente de la Caja Previsional de Abogados.

El dirigente explicó que luego, los ladrones, ingresaron a todas las oficinas que van del segundo al quinto piso, entre las que se encuentra la oficina del viceconsulado de España. “Evidentemente esta gente es muy profesional en lo suyo. Suponemos que deben haber entrado por la noche y que estuvieron varias horas robando. No hay un balance general de lo que se llevaron”, indicó.

“Vinieron a buscar plata. De eso no hay dudas. Varios colegas me dijeron que rompieron los sillones de sus salas de espera en busca de dinero. Las cajas de seguridad que encontraron fueron abiertas. También rompieron computadoras”, indicó un abogado que pidió que su nombre se mantuviera en reserva.

Hasta la noche del domingo, la fiscal Adriana Reinoso Cuello esperaba que todas las víctimas se presentaran en la Policía para denunciar el daño que sufrieron. Versiones indicaban que se habían llevado una importante suma de efectivo (se hablaban de más de U$S 50.000), cuadros y computadoras, entre otros objetos.

El administrador del edificio, que pidió que no se publicara su nombre, confirmó que es la primera vez en 25 años que son víctimas de un hecho de inseguridad en el edificio. También destacó que aún no sabe cómo hicieron los delincuentes para ingresar, porque quedó demostrado que la cerradura no fue forzada.

El vecindario se sorprendió con la novedad. “Es muy extraño porque aquí siempre hay vigilancia. Hay policías de la Guardia Urbana y también se los ve a los federales porque además del juzgado, ellos alquilan al menos una oficina en la zona”, comentó Lucrecia del Valle García. Juan Carlos Barrionuevo paseaba su perro cuando descubrió la escena. “No podía creer. Pensaba que esta era una zona segura por el movimiento que hay. Es muy llamativo lo que sucedió”, señaló.

“Aquí nadie puede sorprenderse de nada. Algún tipo de complicidad debe haber existido. No se roba en más de 20 oficinas en un rato y, mucho menos, se saca el botín fácilmente. ¿Nadie vio nada raro? ¿Nadie escuchó nada? Es todo muy misterioso”, opinó Martín Fernández.

 

COMPARTIR:

Comentarios