Salomon Perel:

El superviviente que se hizo pasar por joven hitleriano e inspiró la película 'Europa Europa' ofrece varias charlas en colegios de Madrid

Cuando los alemanes capitularon ante los Aliados, el joven Josef Perjell lloró la derrota. No volvió a ponerse el uniforme para luchar en el frente ni lucir la esvástica como miembro de las juventudes hitlerianas. Atrás quedó su convencimiento en la superioridad de la raza y el sueño de una Alemania fuerte que dominara Europa. Hasta ahí, lógico. Pero el esquema se viene abajo al enterarnos de que el verdadero nombre de aquel adolescente vencido era Solomon Perel. Y el asombro aumenta aún más cuando nos cuenta que la última vez que vio a sus padres fue en el gueto judío de Lodz (Polonia), de donde salió huyendo tras haberse grabado en la memoria la orden que le dio su madre: “¡Tú tienes que sobrevivir!”.

Cuando este miércoles, a sus 93 años, recordaba aquello en Madrid, la conclusión sobre su comportamiento resulta clara: “Fue un mecanismo de defensa…”. Lo comenta después de haber dado varias charlas invitado por los colegios alemán y suizo. Allí ha contado la historia de aquel chaval que entró en las garras del monstruo para no ser aniquilado por judío y que Agnieszka Holland llevó al cine en su película Europa Europa, basada en sus memorias.

Había salido huyendo de Alemania junto a su familia. Decidieron trasladarse a Polonia. Error. Cuando aquello se volvió una ratonera, él y su hermano mayor escaparon más al este, hacia la Unión Soviética. Pero la Wehrmacht no cesaba en el acoso de los judíos en ningún frente. Cerca de Minsk, tras una persecución salvaje —“no he visto nada igual en mi vida”, confiesa ahora—, los pusieron en fila para identificarlos antes de mandarlos con un tiro a la fosa común. “Un oficial me preguntó si era judío y yo respondí que no. No sé de dónde me salió aquella voz, con ese convencimiento. Pero se lo creyó y me salvé”. Poco después se encontraba de vuelta en Alemania, metido en las aulas de una escuela de Brunswick. Allí formaban el espíritu salvaje de las juventudes hitlerianas y allí quedó interno hasta ser reclutado para el frente.

Perel podría haber contado su historia fingiendo dotes de interpretación, como una obra maestra del disimulo. Pero cuando en los años ochenta lo confesó en su libro Tú tienes que vivir (Xorki) eligió la misma franqueza que adopta ahora: “Yo era un nazi convencido. El único judío nazi que he conocido… Macabro, ¿no cree? Me invadió la tristeza con la derrota, me creí el adoctrinamiento absolutamente. Confiaba en la superioridad de la raza, en la selección de las especies, en que el mundo debía pertenecer a los más fuertes y que el destino de los débiles era caer. Me sentía uno de ellos y me consideraban como tal. Hasta me avergonzaba de mis orígenes”.

De día ejercía de cachorro hitleriano. Por la noche, al desnudarse y tener que disimular ante otros su circuncisión, en el silencio del dormitorio, se acostaba con la conciencia y el fantasma de su verdadera identidad bajo las sábanas. ¿Se siente un traidor? “No, nunca. Yo obedecí la orden de mi madre. Le juré que sobreviviría y sigo aquí”.

Cuando terminó la guerra, el regreso a Salomón fue natural. Pasó dos años en Alemania hasta que en 1948 decidió emigrar a Israel, donde vive. “Oculté mi historia durante 40 años. No se lo conté a mi mujer ni a mis dos hijos. Pero tuvieron que operarme del corazón y antes decidí contarlo”. Pocos se lo echaron en cara: “Ni moderados ni ortodoxos”, dice. Le comprendieron y aún hoy le conocen bien en su país. “Alguno salió diciendo que antes se dejaba matar a llevar una cruz gamada. Es muy fácil pensar así cuando no corres peligro, pero si se hubieran puesto en mi lugar, ¿qué habrían hecho?”. Aun así, de alguna manera se siente extraño: “Cuando acudo a reuniones de supervivientes, me veo como un outsider. Yo no puedo compartir recuerdos de un campo de concentración con nadie, ninguna experiencia similar. Tampoco conozco a nadie que haya pasado por algo parecido, ni me invade el sentido de culpa del superviviente de los hornos que relataba Primo Levi. Creo que soy el único”.

Hoy se considera libre de aquel delirio, aunque a veces su adiestramiento hitleriano le pese por dentro. “Incluso hoy, muy al fondo, noto restos de aquellos años. Escucho ecos del joven Josef”. Los suficientes como para preocuparse de las señales alarmantes que nota en Europa y por el mundo. “Existen muchas similitudes con aquella época. Los populismos apelan a la desesperación de la gente. También, al principio, la mayoría pensó que los seguidores de aquel excéntrico llamado Hitler nunca alcanzarían el poder. Lo consideraban como vemos a muchos líderes de extrema derecha hoy en el mundo, un loco. Y mire…”. Tampoco cree que la receta para combatirlo sea la ambigüedad. “Ni el centro. ¿Qué es el centro? Nada. Solo se puede combatir el fascismo desde un compromiso de izquierdas. Pero sin violencia".

 

 

Fuente: El Pais

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios