Terminal de Omnibus de Tucuman

Estiman una merma de al menos un 20% de pasajeros que viajan en ómnibus. No fueron necesarios los refuerzos. Bolsillos castigados.

Ayer en la Terminal de Ómnibus de Tucumán hubo un choque de bienvenidas y despedidas entre los viajeros que estaban terminando la primera quincena de las vacaciones y los que se encontraban comenzando a andar la segunda. Una postal típica para esta fecha, pero que este año se vio desdibujada: en la estación de colectivos de larga distancia no se vio la multitud que solía verse en temporadas anteriores.

A las 12.30 llegó un colectivo desde Retiro, Buenos Aires. Cerca de la plataforma se encontraba Carlos Alberto Brunetti, mirando ansiosamente hacia las ventanillas del segundo piso del colectivo, tratando de ver si su esposa Analía Garat y su hija Carla Brunetti estaban moviéndose para bajarse. Cuando las dos mujeres se bajaron, el padre las recibió con un fuerte abrazo, como una víbora boa que intentaba atrapar a su presa. La alegría se notaba en su cara. Analía y Carla pasaron 10 días en Mar del Plata, en un hostel.

A unos 10 metros, estaban sentados un grupo de nueve jóvenes esperando para partir en un ómnibus para pasar tres días a Famaillá. Unas vacaciones modestas, pero vacaciones al fin. Este grupo de amigos de Ingenio La Florida iba a hospedarse en el balneario municipal de la “capital de la empanada”. Según Priscila Pereira, una de las integrantes de este team, comentó: “la idea es salir con amigos, compartir entre nosotros y poder jugar a la pelota. Estuvimos desde hace mucho tiempo juntando dinero entre todos nosotros y cada uno va a gastar alrededor de $ 3.500. Es la primera vez que viajamos juntos y espero que no nos toquen días de lluvia”.

 

Sin refuerzos

 

Pero no todo era alegría y felicidad en la Terminal. Este año la cantidad de personas era notoriamente menor al año pasado, tanto que las empresas no necesitaron poner refuerzos. “Uno generalmente ve muchas personas para este momento del año (15 de enero); el año pasado no se podía caminar por la cantidad de pasajeros que viajaban, pero ahora está tranquilo... es raro”, enfatizó Diego Rivadeneira, un pasajero frecuente que siempre viaja en esta misma fecha a Mar del Plata.

Coincidió con esa mirada Segundo Palomar, encargado de la boletería de una empresa de larga distancia. “Tuvimos una merma de al menos un 20% de pasajeros respecto del año pasado. En enero del año pasado teníamos refuerzos de colectivos todos los fines de semana porque no dábamos abasto, pero ahora no estamos poniendo refuerzos”, contó.

Entre los trabajadores y pasajeros de la Terminal elucubraban dos razones para justificar la baja de viajeros en colectivo: la competencia con el transporte aéreo y los bolsillos castigados de los tucumanos. Pero para Sebastián Giobellina, presidente del Ente de Turismo, el motivo es uno solo: “la economía a nivel nacional que está sufriendo nuestro país perjudica a todos los argentinos y eso pesa en el turismo y en todos los rubros comerciales. No creo que tenga que ver con la competencia entre los colectivos y los aviones”, finalizó.

 

 

 

Fuente: La Gaceta

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios