Viernes 22 de Octubre de 2021

  • 36.9º

36.9°

Despejado

POLITICA

16 de noviembre de 2018

La CGT se reunió con el FMI: hablaron del bono a jubilados y paz social mientras gremios duros confirmaron paros

Los funcionarios del FMI admitieron a los sindicalistas que lo peor de la crisis todavía no pasó. En los próximos días, los gremios duros van al paro

La cúpula de la CGT le planteó este jueves al FMI la necesidad un adelanto para los jubilados, un refuerzo de los planes sociales y medidas para preservar el empleo ante lo que describieron como un notorio deterioro de los indicadores sociales. La dirigencia sindical expuso sus demandas durante la reunión que mantuvo con el representante del organismo en Buenos Aires, Roberto Cardarelli, quien reconoció que lo peor de la crisis llegará en los próximos seis meses y se desmarcó del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que ayer destacó la magnitud del ajuste.

Durante el encuentro mantenido por la mañana en la sede del sindicato de la construcción (UOCRA), la comitiva sindical encabezada por el dueño de casa Gerardo Martínez alertó por el “notorio” deterioro de los indicadores desde el primer encuentro mantenido en agosto pasado, como los salarios, el empleo y la inflación, que en octubre ascendió al 46% interanual, según informó ayer el INDEC.

Y, en contraste con el optimismo oficial, el gremialismo advirtió a Cardarelli que las metas de ajuste ponen en riesgo la paz social y reiteraron la falta de diálogo por parte de las autoridades.

Los dirigentes plantearon en ese sentido la necesidad de aplicar medidas económicas y políticas “urgentes” para preservar el empleo, recuperar mercado interno y reactivar la economía. Uno de los principales reclamos, como adelantó el viernes pasado iProfesional, fue el anticipo a enero del aumento a los jubilados previsto para marzo en la Ley de Movilidad, junto con un incremento extra de las partidas destinadas a los planes sociales y la Asignación Universal por Hijo (AUH).

En los últimos días, los movimientos sociales incrementaron la presión para recibir un “aguinaldo” –un aumento extra- y advirtieron con volver a retomar su plan de protestas.

El cónclave fue convocado un día después de la aprobación del Presupuesto en el Senado, con un ajuste de u$s400.000 millones compartido con las provincias. La sanción elogiada este jueves por el FMI contó con el respaldo del peronismo y un clima de paz frente al Congreso favorecido por la decisión de la CGT de desactivar el paro previsto para estos días, tras acordar con el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica un bono por única vez de $5.000 en dos tramos y un mecanismo por el que las empresas deben informar los despidos con 10 días de preaviso, ambos fijados por decreto.

Lejos de llevar tranquilidad, Cardarelli contradijo ayer las proyecciones oficiales ante la delegación de Azopardo, integrada por el triunviro Carlos Acuña, el estatal Andrés Rodríguez, el metalúrgico Enrique Salinas y José Luis Lingeri, del sindicato de aguas. Mientras los funcionarios pronostican horas que “lo peor ya pasó” en octubre, el funcionario del FMI auguró que los momentos más duros de la crisis se vivirán los próximos meses hasta mediados del 2019 por la inflación y las altas tasas de interés que según él “complican” el repunte de la economía y las inversiones productivas.

El economista coincidió con la CGT en los desafortunadas que fueron las declaraciones del miércoles de Dujovne durante una charla con empresarios, en donde aseguró que “nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno”. Con todo, se mostró confiado en que la liquidación de la cosecha del campo podría traer una bocanada de divisas y quitarle presión al dólar, pero ratificó que por ahora la prioridad del plan es mantener erradicar la volatilidad económica y financiera, una manera diplomática de dar por tierra con las aspiraciones gremiales.

"La reunión fue una oportunidad para continuar el diálogo que comenzó en junio y escuchar las opiniones de los participantes sobre la economía, como también sobre las cuestiones laborales y sociales en Argentina. La misión espera profundizar aún más su diálogo con los sindicatos argentinos y reunirse con ellos nuevamente en el contexto de la próxima revisión", dijeron fuentes del organismo a iProfesional.  

 

Tensión por bono y paritarias

 

La reunión del ala dialoguista con el FMI transcurrió en simultaneo con el plenario de la Confederación del Transporte (CATT), en el cual se acordó la convocatoria a asambleas el martes 27 de noviembre entre las 4 y las 7 de la mañana, tres días antes del inicio de la cumbre del G20.

La medida será una suerte de paro “virtual” que tendrá su mayor impacto en el sector aeronáutico (los servicios se restablecerán recién a las 10), en donde la mayoría de gremios integra la CATT, pero también repercutirá en menor medida en el transporte de carga, puertos, colectivos y trenes. Piden cambios en Ganancias, paritarias libres y, al igual que la CGT, un aumento para los jubilados.

En contraste con la tregua sellada por la CGT, son varios los gremios que ven en el bono un cepo a la revisión de las paritarias. Los aeronavegantes liderados por el moyanista Juan Pablo Brey, arrancarán este viernes con retenciones de tareas por la mañana junto a los controladores de ATE. Brey integra la CATT pero está enfrentado a los otros gremios del sector que forman parte de la entidad y que el viernes pasado paralizaron cerca de 200 vuelos. Al igual que sus pares, el sindicalista pide la aplicación de la cláusula gatillo a los empleados de Aerolíneas, junto con la defensa de los empleos en Andes y una recomposición en Latam, entre otros puntos.

La negociación abierta de una suma extraordinaria en paralelo en el ámbito estatal generó una fuerte inquietud en los organismos descentralizados y empresas a cargo del Estado, en donde por ahora no se contempla la aplicación del beneficio. Ese es el caso de los empleados de Aerolíneas Argentinas y los ferroviarios del Roca, Mitre, San Martín y Belgrano Sur.

“No está sobre la mesa sino que cada empresa del Estado está llevando adelante su propia discusión paritaria. Son todas muy variables, muchas tienen varios gremios y cada una es una discusión diferente”, explicaron fuentes oficiales a este medio.

Por el momento, habrá un refuerzo para los empleados de la administración nacional. En las últimas horas, UPCN salió a informar que la negociación de un extra de $5000 junto con la incorporación de $4.000 pesos remunerativos y bonificables al sueldo básico llevarán la suba global del año al 25%, pero ATE salió a rechazar el principio de acuerdo por considerar que representa solo un 20% de recuperación para los salarios más bajos, cuando la inflación esperada por los sindicatos superará el 50%. Los empleados de las provincias, los municipios y a los docentes, en cambio, deberán negociarlo por su lado.

 

 

Fuente: iprofesional

 

COMPARTIR:

Comentarios