Domingo 24 de Octubre de 2021

  • 25º

25°


4 de noviembre de 2018

Por qué sube la nafta si bajó el dólar y se abarató el precio del petróleo se abarata

Shell aplicó un incremento en los combustibles y se espera que sigan los competidores, aunque las variables que más impactan su negocio no se modificaron

La pregunta es por qué se producen estas subas cuando no hubo, en los últimos días, hechos puntuales que impulsen sus costos. Sin embargo, la  explicación que brindan las empresas son dos y se vinculan con la evolución del dólar y el precio del petróleo.

El tipo de cambio aumentó más de 110% desde diciembre del año pasado y el precio internacional del barril de petróleo subió de u$s55 en octubre de 2017 -mes que se liberaron los precios de los combustibles en la Argentina-, a los actuales u$s73 (aunque a principios de octubre, el precio estaba en u$s81).

En ese periodo, el precio de la nafta aumentó en promedio un 66%, muy por arriba de la inflación, pero menos de lo que subieron sus costos en pesos: el crudo que usan las empresas para refinar y producir sus combustibles está dolarizado. De esta manera, cada devaluación les demanda más pesos para comprar ese insumo, según las empresas.

En este contexto, si el precio del dólar y el del barril de petróleo se mantiene o baja, la estimación es que aún estaba pendiente un ajuste del 5% en el precio de la nafta -estaría compensado con la suba de estos días- y un aumento del 15% en gasoil. En otras palabras, plantean que la suba de los combustibles acumulada en el año aún no alcanza a cubrir el impacto de la devaluación.

Si bien la Argentina ya produce el suficiente petróleo como para el mercado interno, sin necesidad de importar, la suba del precio internacional del barril repercute directamente en el valor local por tener los precios liberados. Entonces, si en la Argentina el precio del barril fuese menor que el internacional, las empresas no tendrían incentivos para venderlo en el mercado interno y exportarían toda su producción.

Hasta octubre del año pasado, el petróleo tenía dos valores: el precio internacional y el precio criollo. Hubo algunos momentos en que el precio local era más alto que el internacional. En ese entonces, el exministro de Energía, Juan José Aranguren, decidió unificar los precios.

Lo cierto es que nadie esperaba que el precio internacional suba tanto como lo hizo, pero las sanciones que el gobierno de Donald Trump le impuso a Irán, uno de los mayores proveedores de crudo en el mundo, explican esta realidad.

También porque los países productores decidieron reducir su oferta y eso disparó el precio. Para el año que viene, las empresas proyectan un valor del barril entre u$s60 y u$s70, menor que el actual.

De esta forma, Shell acompañó a Axion en la subida de precios. En el caso de YPF, quien lidera el mercado con el 55 % de la participación, comunicó que no se encuentran analizando un aumento de sus tarifas.

Esta suba de precios es parte de una medida de recuperación del margen del sector, que sigue perdiendo contra el avance de la devaluación del 116 %. Según señalan las petroleras, esta es la principal razón por la que se explican los aumentos consecutivos de precios, a pesar de que en octubre bajo el precio del petróleo y el dólar.

En su relevamiento más reciente, la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de Argentina (CECHA) marcó una contracción de 5 % y 7 % interanual.

 

 

 

Fuente: iprofesional

COMPARTIR:

Comentarios