Domingo 24 de Octubre de 2021

  • 25º

25°


DESIGNACION POLEMICA

1 de noviembre de 2018

Propuesto para camarista

Designado por el gobernador Juan Manzur

Ojeda Ávila explicó que presentó una versión antigua de su currículum a la Legislatura. Había dicho que tenía un diploma por no reprobar materias pese a que recibió 19 aplazos.

Una designación del gobernador Juan Manzur benefició a un abogado con antecedentes controvertidos por segunda vez en el mismo mes. Cinco días después de que Washington Navarro Dávila fuera nombrado ministro público de la Defensa pese a haber recibido 31 aplazos en la carrera de Abogacía, trascendieron inconsistencias en la trayectoria declarada por Walter Ojeda Ávila, a quien Manzur nombró camarista transitorio de Apelaciones en lo Penal de Instrucción.

Ojeda Ávila había consignado en su currículum oficial que recibió un diploma de estudiante destacado por no haber reprobado ninguna materia aunque acumuló 19 reveses en su paso por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán. Su promedio es de 4,8 en función de las 25 asignaturas listadas en la primera página del certificado analítico. “Fue un error personal e involuntario por haber copiado un CV anterior”, explicó el futuro juez precario.

La polémica llevó al legislador opositor Alberto Colombres Garmendia (Pro), quien advirtió el desajuste al controlar los papeles, a firmar un dictamen de minoría en el que aconsejó al pleno que rechace el nombramiento provisional. A diferencia de Navarro Dávila, Ojeda Ávila sí fue interrogado sobre el premio cuestionado durante la entrevista con la comisión de Peticiones y Acuerdos que preside la oficialista Sandra Mendoza: según Colombres Garmendia, el candidato escogido por Manzur se mostró dubitativo y no pudo dar una respuesta convincente. El dictamen de la mayoría aconseja dar el acuerdo legislativo a Ojeda Ávila.

“Diploma de estudiante destacado otorgado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales acreditando la destacada carrera en esa casa de estudios al no haber reprobado ninguna asignatura”, dice el CV que el letrado litigante entregó a la Legislatura.

El aspirante corrigió el miércoles esa información: expresó que esos renglones debían decir “diploma de estudiante destacado otorgado por la cátedra de Derecho Internacional Público de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales acreditando el destacado desarrollo académico en la asignatura de la carrera en esa casa de estudios al no haber reprobado ninguna prueba de la asignatura durante su cursado” (sic). Ojeda Ávila añadió que obtuvo la distinción por sacar un 9, pero que esta no tenía valor a los fines de la acreditación de puntaje para los antecedentes que evalúa el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM).

El candidato a juez interino agregó que no había podido controlar la redacción del CV en virtud del escaso tiempo que le había dado la comisión de Peticiones y Acuerdos para presentar los papeles. Y destacó que había adjuntado el original y la copia del certificado analítico que desmiente el premio mencionado.

El título de grado detallado que expidió la UNT indica que Ojeda Ávila ingresó en 1990 y egresó en 1999. En ese ínterin rindió ocho veces “Derecho Romano I”; cuatro “Historia de las Instituciones” y “Derecho Político”; tres “Introducción a la Filosofía”, y dos veces “Derecho Constitucional”, “Derecho Comercial I”, “Bancarrotas y Privilegios” y “Derecho del Transporte”.

Sacó uno, su nota más baja, en “Romano I” y en “Comercial I”. En “Derecho Penal II”, asignatura ligada al cargo judicial al que fue asignado, obtuvo su máxima calificación: 10. El promedio del abogado correspondiente a 25 materias supera en casi un punto al que logró el jefe de los defensores oficiales Navarro Dávila en las 21 asignaturas que acreditó en la UNT.

 

El estrado más poderoso

 

En el currículum de Ojeda Ávila consta que tiene una maestría en Criminología y Sociología Jurídica Penal de la Universidad de Barcelona, y una especialización en Derecho Penal de la Universidad Nacional de Rosario, y que está cursando el Doctorado en la institución santafesina. Entre otros antecedentes, fue asesor del Poder Ejecutivo (2003) y de la presidencia de la Legislatura (2006-2007). Trabajó junto al legislador oficialista Marcelo Caponio en los proyectos atinentes al Código Procesal Penal sancionado en 2016, que dio lugar a la organización de una comisión especial en 2013.

El abogado es el segundo juez subrogante escogido por Manzur a partir de las listas que confecciona el CAM. Esa figura carece de la estabilidad, uno de los atributos que garantiza la independencia judicial, según la Constitución Nacional.

Si su designación es aprobada por la Legislatura, Ojeda Ávila será camarista por dos años prorrogables durante 12 meses más o hasta que el cargo sea cubierto en forma definitiva como consecuencia del concurso público de antecedentes y de oposición que sustancia el CAM, donde el abogado compite junto a otros 54 inscriptos. Su eventual ingreso en la terna podría dar pie a que el Poder Ejecutivo lo confirme en el puesto.

La Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción funciona con dos miembros, Eudoro Albo y Enrique Pedicone, por la jubilación de Liliana Vitar, esposa de Navarro Dávila. Es el tribunal más poderoso de la órbita encargada de perseguir el delito puesto que revisa todas las investigaciones de la provincia y lo será aún más cuando se convierta en el Tribunal de Impugnación del proceso penal previsto en el Código de 2016. En esas circunstancias, los camaristas asumirán también la potestad de controlar las sentencias derivadas de los juicios orales, función que hoy cumple la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

 

 

 

Fuente: La gaceta

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios