Miércoles 20 de Octubre de 2021

  • 17.5º

17.5°

Despejado

24 de octubre de 2018

Así avanza la venta de autos 0Km en octubre, en plena "guerra" de precios

En el caso del financiamiento, las altas tasas de interés dificultan sacar un préstamo personal para la compra de un 0Km. El escenario tampoco ayuda a los planes de ahorro: los clientes se encuentran con cuotas que aumentan todos los meses, porque las mismas se ajustan al mismo ritmo que lo hacen los 0km, afectando la capacidad de pago.

“Hoy no tuvimos ni siquiera una consulta en el local. La puerta no se abrió en todo el día”, afirmó el gerente de una agencia oficial de una marca líder, ubicada sobre la avenida Córdoba, en la Ciudad de Buenos Aires.

El ritmo de ventas, que en la primera mitad del año llegó a ser de 8.000 patentamientos en una sola jornada, ahora apenas roza las 1.600 unidades. Y, de mantenerse esta inercia, el promedio podría caer a las 1.450 operaciones.

En este contexto, ¿hay posibilidades de que se modifique el rumbo y que en el último bimestre mejore la tendencia?

Cuando se los consulta a empresarios y expertos, la respuesta es contundente: esa chance está descartada para este año.

No hay esperanzas ni siquiera por el lado de las promociones, bonificaciones y descuentos. Nada parece ayudar a que el consumidor recupere la confianza, en un contexto en el que los precios vienen de pegar un salto en los últimos tres meses y que las suscripciones de planes de ahorro sufrieron un desplome del 51% interanual, según datos de ACARA.

Así las cosas, octubre avanza con muchos problemas para las marcas: "A comienzos de mes esperábamos cerrar con 52.000 unidades vendidas. Pero si tenemos que hacer una proyección con los datos que recolectamos durante los 22 primeros días, prevemos un nivel de entre 45.000 y 48.000 vehículos patentados”, explicó Franco Roland, economista de Abeceb, especializado en el sector automotor.

"El escenario más optimista que trazamos marcaría una baja del 32% en octubre. En el más pesimista, el desplome podría llegar al 41%", plantea Roland en base a las cifras acumuladas.

Por segmento se observan resultados muy dispares y preocupantes

Entre los que más caen en ventas, se encuentran los modelos vinculados al trabajo. Por un lado, está el segmento liviano, que empieza a sentir la crisis y la baja del ritmo de actividad.

En concreto, vehículos como Citroën Berlingo, Renault Kangoo y Peugeot Partner -los tres fabricados en la Argentina-, son los que más se derrumban.

Entre las pick ups, la Toyota Hilux es la única que logra mantener los resultados positivos, mientras que el resto sufre la mala racha.

Si el análisis se basara solamente en la segunda parte del año, entonces la caída debería ser mucho más grande. Pero la excelente primera mitad del año genera un efecto arrastre que influirá en la cifra final.

Lo que también preocupa es lo que viene: los pronósticos son muy duros mirando a 2019, ya que no se ven variables que jueguen a favor del sector. Los primeros números que se mencionan en el sector, todavía muy prematuros, hablan de un mercado total de 700.000 unidades.

El único factor positivo en este escenario difícil es que las automotrices continúan su trabajo en el segmento de pick-ups y, muchas de ellas, usarán esas plataformas para derivados, como son los SUV. Justamente, son esos modelos lo que más crecen en market share.

En el caso de los autos de pasajeros, los que más sufren la caída en ventas son los sedanes, una categoría importante para las terminales instaladas en el país. De hecho Ford, en medio de este contexto de crisis, anunció que a partir del año próximo el Focus dejará de fabricarse en la Argentina.

¿Podría pasar lo mismo con el resto de los modelos, teniendo en cuenta que las ventas vienen de mal en peor? Frente a esta consulta, Roland descartó un "efecto dominó" hacia el resto de las marcas: "Por ahora no creo que sea generalizado. El Chevrolet Cruze, que se produce en la planta santafesina de Alvear, viene en un buen nivel. Lo mismo pasa con el Fiat Cronos, que se fabrica en Córdoba, el cual si bien es más chico también es sedán y está registrando buenas ventas”.

En la vereda de enfrente, los modelos que más resisten la crisis se encuentran los SUV, especialmente los chicos, que son los líderes en crecimiento en participación de mercado y también en novedades, ya que suman cada vez más competidores.

En tanto, los autos compactos, que siempre traccionan más ventas en épocas de crisis, hoy sobreviven gracias a los planes de ahorro, que si bien no están en su mejor momento, todavía ayudan a impulsar un poco esta categoría.

”Muchas marcas están adjudicando el 0Km con plan de ahorro pagando muy pocas cuotas. Por eso aumentan los patentamientos en este segmento. El tema es que esta situación tiene un horizonte finito, porque si bien la gente puede sacar de la agenca su unidad, será cada vez elevado el riesgo de mora”, comentó el experto.

 

Producción, esquivando la agonía

 

En el caso de la producción, los datos son un poco más alentadores. Básicamente porque las exportaciones son el único recurso que queda para las marcas a la hora de pensar en sobrellevar el temporal.

Por un lado, Brasil tuvo una recuperación de 10% en el sector automotor en lo que va del año, y ese dato es positivo para la industria local, que tiene más del 70% de sus exportaciones concentradas en ese mercado.

Por el otro, también aparece un elemento positivo que es la apertura de nuevos mercados. De a poco, las marcas van sumando otros destinos que permiten ampliar las exportaciones y, al mismo tiempo, asegurarse que cuando el país vecino esté en crisis no afecte tanto al mercado local.

En este escenario, la proyecciones en cuanto a producción marcan que el año concluirá con un crecimiento del 8 por ciento.

Las ventas al mercado interno obviamente serán muy pobres hacia el cierre de 2018, pero la posibilidad de mirar otros países sostiene los planes de las marcas para seguir produciendo y, de alguna forma, mantener los niveles de empleo.

Por un lado están los precios, que se incrementaron de forma abrupta al trasladar la devaluación al producto final. Pero lo peor todavía no llegó, ya que en las automotrices aseguran que todavía no se hicieron los ajustes necesarios y que aún seguirán incrementando las listas a un ritmo mensual del 7% en promedio.

 

 

Fuente: Infobae

 

 

COMPARTIR:

Comentarios