Martes 31 de Enero de 2023

  • 22.7º

22.7°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

CRIMEN Y JUSTICIA

16 de enero de 2023

Crimen de Fernando Báez Sosa: Máximo Thomsen declaró entre lágrimas

Uno de los rugbier, contó con detalles cómo vivió el asesinato de Fernando Báez Sosa. Es la segunda vez desde el comienzo del juicio que habla uno de los acusados.

El rugbier más complicado en la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa pidió declarar luego de escuchar a su madre frente al tribunal. Entre lágrimas, el rugbier acusado de pegarle la patada mortal a Fernando Báez Sosa, manifestó “quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Escuché varias cosas sobre mí varios años. No reconocía porque generaban tanto odio hacia mi persona, yo jamás en la vida tendría esa intención”.

Luego de mostrarse arrepentido dijo que quería dar su palabra ya que consideró que se habían dicho cosas de él "estuve 3 años escuchando cosas de mí en las que no me reconocía, hablaban con mucho odio", se lamentó. Por eso explicó que decidió contar cómo vivió él ese día "quería hoy en este lugar dar la realidad de lo que pasó este día, quiero dar mi versión de lo que pasó".

Sobre cuándo se enteró del crimen, contó “al otro día supe lo que había pasado. Cuando estábamos todo en el piso (la policía) nos dice “¿Ustedes saben por qué están acá? Ustedes mataron un pibe”. Ahí me empezó a dar vueltas todo en la cabeza y me puse a vomitar, pero yo hasta el día siguiente no lo creía, mi cabeza no lo podía procesar porque yo no lo entendía”.

Según explicó Thomsen, la pelea con Báez Sosa surgió de otra manera de la que relató el resto de los testigos "escucho que yo organicé y soy líder, me metía a pelear que era una persona contra muchas. No vi si había uno o más amigos".

La madre de Máximo Thomsen, Rosalía Zárate, declaró ante el Tribunal en la jornada de hoy. La madre del rugbier contó que tiene cáncer “me operé, hice rayos y quimioterapia, sigo en tratamiento. Lo dejé para poder venir acá. Lo único que hago es salir de mi casa para ir a ver a mi hijo a la cárcel e ir al médico. Así hace dos años. No puedo mas no puedo seguir sobrellevando todo esto. Es una pesadilla”.

COMPARTIR: