Lunes 30 de Enero de 2023

  • 21.5º

21.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

CRIMEN Y JUSTICIA

30 de diciembre de 2022

Nahir Galarza espera una resolución de la Corte Suprema, a 5 años del crimen de Fernando Pastorizzo

La joven condenada a prisión perpetua espera en la cárcel la revisión del fallo. Sostiene que su madre fue víctima de violencia de género y apuntó contra su padre como autor material del homicidio

El 29 de diciembre de 2017 Fernando Pastorizzo fue asesinado a tiros en Gualeguaychú. A partir de los indicios en su contra, su novia Nahir Galarza se declaró culpable y se convirtió en la mujer más joven del país en ser condenada a prisión perpetua. A cinco años del homicidio, la condenada no solo cambió su declaración y responsabilizó a su padre, sino que espera que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revise el fallo.

A sus 19 años, Nahir Galarza fue condenada por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo. En un principio declaró como testigo, pero a partir del avance de la investigación asumió su responsabilidad. Sin embargo, a medida que fue transcurriendo el tiempo la joven modificó su versión y protagonizó distintos hechos que van desde conflictos con algunas internas hasta la versión de un presunto embarazo.

Raquel Hermida Leyenda, abogada de Galarza, remarcó en un comunicado que se logró que la Corte Suprema “revise la totalidad de la causa, que fue requerida a Entre Ríos y la misma fue cursada al Procurador General de la Nación para que analice la investigación de Gualeguaychú”. Al cumplirse cinco años de la detención, la letrada destacó que el máximo tribunal se encuentra “concluido a sentenciar”.

La presentación ante la Corte fue realizada por la abogada en noviembre de 2020 y mientras esperan por la resolución, expresó su apoyo a la joven. “Por un nuevo juicio, siempre apoyándote”, manifestó Hermida Leyenda, quién también presentó un “recurso de revisión” ante la Fiscalía General para apelar la decisión de Ministerio Público de Gualeguaychú de desestimar la nueva hipótesis, donde la detenida acusa a su padre Marcelo Galarza como autor material del crimen de Pastorizzo.

En enero de 2022, Nahir declaró ante el fiscal Mauricio Romero y no solo ratificó que su madre era víctima de violencia de género sino que su padre fue quién mató a su novio. A partir de su testimonio, la fiscalía resolvió que “se debe proceder a la desestimación in límine en relación a lo expresado de que sería el Sr. Marcelo Galarza -padre de Nahir- el autor del homicidio de Fernando Pastorizzo”.

Al respecto, la Justicia detalló que la decisión se debe “por haber sido tratado ese evento y ventilado en Juicio Oral y Público, y confirmado en diversas instancias superiores y estar a lo que resuelva la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

La fiscalía de Gualeguaychú consideró que la nueva versión de Galarza es “exculpatoria, novedosa y posterior a la condena” por parte de la joven que ya se encuentra cumpliendo la pena. Frente a dicha situación, se planteó que “deberá presentar su nueva versión -si así lo considera- ante el Tribunal que se encuentra interviniendo en el presente”.

A su vez, la fiscalía desestimó la denuncia de la defensa de Nahir Galarza en torno a un posible “acuerdo espurio” entre el primer abogado de la joven, Víctor Rebossio y el fiscal Sergio Rondoni Caffa. Sin embargo, sí se dio lugar a una investigación por el abuso sexual que presuntamente sufrió la joven por parte de un familiar.

El crimen de Fernando Pastorizzo ocurrió entre las 5.10 y 5.15 del 29 de diciembre de 2017, momento en que fue encontrado en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, junto a su moto y dos cascos tirados. A partir de las pruebas encontradas, su novia reconoció la culpabilidad y detalló que lo mató de modo “accidental” con el arma de su papá policía. La sentencia a prisión perpetua fue dictada el 3 de julio de 2018 por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú y confirmada en julio de 2019 por la Sala II de la Cámara de Concordia.

Desde que se encuentra en prisión, la joven quedó en el centro de atención en más de una oportunidad por su comportamiento. Más allá de estudiar y recibir la visita de su madre y hermano, la condenada protagonizó conflictos con algunas internas, subió fotos a sus redes sociales e incluso llegó a decir que estaba embarazada de cinco meses pero sin certeza de quién era el padre del bebé; hecho que fue desmentido a partir de estudios realizados por parte del Servicio Penitenciario de Entre Ríos.

Este año Galarza cumplió 24 años y además de contar con la visita de sus familiares, festejó con sus compañeras del penal, donde recibió regalos como libros, bombones y hasta un ramo de rosas por parte de un admirador que la visita desde hace años. De esa manera, la condenada transita sus días en prisión mientras espera que la Corte Suprema revise el fallo en su contra.

 

COMPARTIR: