Lunes 30 de Enero de 2023

  • 21.5º

21.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

POLITICA

7 de diciembre de 2022

José Orellana seguirá en funciones y será candidato en 2023 con una condena por abuso sexual simple

El actual intendente fue hallado culpable del delito de abuso sexual simple y recibió una condena de tres años, además de inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Este miércoles el tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 28 de Capital Federal, condenó al intendente de Famaillá, José Orellana, por el delito de abuso sexual simple a 3 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, por un hecho que cometió siendo diputado nacional en el año 2016 contra una empleada del parlamento.

Luego de un proceso judicial de casi 6 años, el actual intendente fue condenado por haber abusado sexualmente de Agustina Poch, quien hace seis años trabajaba como asesora de la exdiputada Gabriela Troaino en el Congreso de la Nación.

En declaraciones a La Gaceta, Orellana manifestó que "comienza una nueva etapa. Tengo 35 años en la función publica y no he sido denunciado nunca. Si yo hubiera sido mala persona hubiera habido una lluvia de denuncias. Tomé el fallo con mucha tranquilidad".

En cuanto a la posibilidad de continuar al frente de la intendencia y de presentarse como candidato en las próximas elecciones provinciales de mayo de 2024, el ahora condenado aclaró que la sentencia adversa no lo inhabilita en sus funciones públicas ni modifica su situación actual dado que no hay una sentencia firme.

“Sigo funcionando y puedo ser candidato (en las elecciones de 2023). Eso lo establece el Derecho”, añadió.

 Se trata de la primera vez que se llevó a un exrepresentante de la Cámara de Diputados al banquillo de los acusados. El debate estuvo a cargo de los jueces Carlos Mariano Chediek, Carlos Alberto Rengel Mirat y Federico Marcelo Salvá

La denuncia

El abuso denunciado ocurrió durante el mediodía del 11 de noviembre de 2016. En un primer momento, la víctima aparecía en los medios de comunicación con un pseudónimo y luego decidió dar a conocer su identidad, momento en que aprovechó para relatar en primera persona lo que vivió.

La chica contó que ese día recibió un llamado desde el área de seguridad, en el que le avisaron que no podían contactarse con la oficina de Orellana.

El motivo es que había personas que querían verlo y necesitaban reportarlo. Es por ello que Poch ingresó al despacho.

Una vez adentro, el político comenzó a propasarse. No solo la agarró de las manos y le hizo comentarios fuera de lugar, sino que también acercó su cuerpo al de ella y tuvo actitudes no consentidas. “Seguro que nadie te besó así, ¿no?”, contó ella que le dijo mientras se propasaba.

Poch salió espantada y rápidamente tomó dimensión de lo que había sucedido; por eso acudió rápidamente a Troiano para contarle el aberrante hecho.

“Yo estaba de viaje, la llamé por teléfono y me la encontré llorando, encerrada, desesperada. Le dije que se vaya de ahí y que busque a alguien que la acompañe porque era viernes y en general en la cámara los días viernes no hay mucha gente”, contó Troiano en diálogo con La Nota Tucumán.

El acusado, días después, le envió mensajes y le pidió que no hiciera la denuncia porque podría traerle problemas. “Lo único que te pido si es cierto que hay denuncia, que no me perjudiques porque yo tengo familia y en mi cargo complica todo. Gracias de corazón”, decía el mensaje de WhatsApp.

El viernes fue la audiencia de los alegatos finales, en la que cada una de las partes expuso durante 40 minutos. Los primeros en tomar la palabra fueron los abogados de la querella, quienes plantearon “que se trató de un hecho de violencia institucional, además de un abuso sexual hacia Poch” y pidieron que se condenara a Orellana a la pena de cuatro años de prisión efectiva, según detalló Sofía Morandeira, una de las letradas del equipo.

Luego fue el turno del fiscal, que realizó un análisis pormenorizado de toda la prueba expuesta en el debate y solicitó que se condene a Orellana a la pena de tres años y seis meses de prisión -también de cumplimiento efectivo- y sumó la pena de inhabilitación perpetua para el ejercicio de funciones públicas.

Por último, los abogados de Orellana hicieron un planteo de nulidad de los alegatos de la querella y pidieron la absolución del intendente de Famaillá, que estuvo presente en el tribunal.

 

 

COMPARTIR: