Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 19.3º

19.3°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

4 de noviembre de 2022

La aterradora imagen de cómo evolucionarán los humanos: cuello tecnológico, garras y cerebros más pequeños

Un estudio mostró el aterrador futuro que le espera a los humanos. Así será la evolución del cuerpo, mientras las tecnologías siguen abarcando cada vez más tiempo en nuestras vidas.

La tecnología es esencial para la vida cotidiana de los humanos. De hecho, la mayoría son culpables de mirar demasiado sus teléfonos, ya sea para comprar en línea o consultar las redes sociales. Pero no se trata solo de celulares, ya que muchas personas trabajan en oficinas, pasan su tiempo sentadas en sillas mirando pantallas grandes, escribiendo en un teclado frente a ellos.

Pero algunos sospechan que esto podría ser malo para la humanidad, y ahora los investigadores han creado “Mindy”, un modelo de lo que los humanos podrían convertirse en el año 3000. Con un cuello más grueso, una postura encorvada y un cerebro más pequeño, es un espeluznante visión del futuro que podría estar esperando a la humanidad si las predicciones hechas por Toll Free Forwarding son correctas.

Un portavoz del estudio dijo: “La tecnología ha revolucionado la forma en que hacemos negocios. Ya sea el acceso instantáneo a un conocimiento infinito a través de un dispositivo en nuestro bolsillo, o la capacidad de las empresas para expandirse a nuevos mercados en todo el mundo con un número de teléfono virtual, el alcance del impacto de la tecnología es ilimitado y esta tendencia no muestra ninguna señal de dejarse llevar”.

“Si bien esto ha sido excelente para la creación de empleo, la productividad y el aprendizaje de nuevas habilidades, existe un creciente cuerpo de evidencia que descubre los efectos negativos que la tecnología puede tener en nuestros cuerpos”, explicó.

“Para darnos cuenta completamente del impacto que la tecnología cotidiana tiene sobre nosotros, buscamos investigaciones científicas y opiniones de expertos sobre el tema, antes de trabajar con un diseñador 3D para crear un futuro humano cuyo cuerpo haya cambiado físicamente debido al uso constante de teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y otras tecnologías”.

En su web, los expertos explicaban cada uno de los cambios evolutivos:

1. Espalda y cuello arqueados

Dijeron: “El diseño y los hábitos típicos de los usuarios de los objetos tecnológicos modernos, como los teléfonos inteligentes y los monitores de computadora, tienen un impacto significativo en la forma en que nos sentamos y nos paramos. Se ha demostrado que ajustar constantemente nuestra posición para mirar hacia abajo a nuestro teléfono o hacia arriba en la pantalla de nuestra oficina tensa partes de nuestro cuerpo que determinan nuestra postura”.

2. Garra de texto

Una mirada más cercana al brazo de Mindy revela dos cambios anatómicos significativos, causados directamente por el uso de un dispositivo tecnológico en particular: el teléfono inteligente. Una condición acuñada recientemente, ‘garra de texto’, ocurre después de agarrar constantemente su teléfono inteligente, curvando sus dedos alrededor en una posición antinatural durante largos períodos de tiempo.

3. Codo de 90 grados

También conocido como ‘codo de teléfono inteligente’, esto se debe a la posición típica del brazo al sostener y usar teléfonos inteligentes, ya sea para uso general o para sostenernos en las orejas durante las llamadas telefónicas.

4. Mástil tecnológico

Volviendo a la postura de Mindy, los efectos de la tecnología en el cuello también han dado lugar a una nueva condición, acertadamente llamada ‘cuello tecnológico’.

5. Cráneo más grueso

Una vez más, la investigación se centra principalmente en los teléfonos inteligentes. Cada vez hay más preocupaciones de que la radiación de radiofrecuencia emitida por los teléfonos inteligentes podría causar graves consecuencias para la salud cuando se exponen al cerebro.

6. Cerebro más pequeño

El próximo cambio en la apariencia de Mindy no se nota a simple vista. Es posible que desarrollemos cráneos más gruesos, pero si hay que creer en una teoría científica, la tecnología también puede cambiar el tamaño de nuestros cerebros.

COMPARTIR:

Comentarios