Lunes 30 de Enero de 2023

  • 25.5º

25.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

INFORME

2 de noviembre de 2022

La reclusión en unidades penales actúa a modo de depósito de hombres y mujeres

La Cárcel es el lugar en el cual terminan aquellas personas que en sus mayoria no han tenido educación trabajo, salud y ningún tipo de garantias

En cada momento histórico el encierro se dirige a determinado sujeto social .

El sistema los genera y excluye, generando sus propios mecanismos que responden a una lógica de poder que impera en ese momento. La intención de la pena en la cárcel es privar de la libertad ambulatoria.

Muchas veces significa la violación y privación de los Derechos Humanos, incluyendo el Derecho a la Educación. 

La vulnerabilidad social que padecen estos grupos los constituye como seres proclives a la exclusión, la marginalidad, la violencia, la desocupación y otras tantas penurias.

El encarcelamiento aunque se considere un castigo justificado, no debe llevar una privación adicional de los derechos civiles.

Es la educación en general , y en especial en los establecimientos penales, la que actúa como resguardo de la condición del ser humano, para aquellas personas que alguna vez han delinquido.

Esto debe entenderse como la posibilidad real de todas las personas independientemente de su sexo, origen, nacional o étnico y condiciones económicas, sociales y culturales de recibir educación sistemática, amplia y de buena calidad que les permita:

- Comprender sus derechos y respectivas responsabilidades.

-Entender la interrelación entre Derechos Humanos, estado de derecho y sistema democrático de gobierno.

-Ejercitar en su interacción diaria valores, actitudes y conductas consecuentes con los derechos humanos.

De esta manera se desprende que la Educación de los Derechos Humanos es un componente del Derecho a la Educación y condición necesaria para el ejercicio efectivo de todos los Derechos Humanos y para la vida democrática.

La educación de los reclusos deberá coordinarse en cuanto sea posible, con el sistema de enseñanza pública a fin de que al ser puestos en libertad puedan continuar sin dificultad su preparación ( Art. 77 de las reglas minimas para el tratamiento de reclusos adopatdas por el Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente celebrada en Ginebra en 1955).

La Educación se presenta como un lugar propio y específico donde es posible pensar una sociedad más justa, más elaborada, más solidaria en definitiva más humana.

La Educación en el ámbito penitenciario

Es imposible separar el proceso educativo del contexto en que tiene lugar. El entorno restrictivo de la cárcel la convierte en un marco especialmente difícil para los servicios educativos, cuya finalidad, entre otra es permitir a las personas tomar decisiones y en consecuencia asumir cierto control sobre sus propias vidas y así lograr la reinserción social mediante un cambio radical de conducta. 

Para que esto sea posible es necesario promover la autosuficiencia y la autoestima de los presos.

La enseñanza de adultos es el término adecuado para alcanzar los objetivos mencionados es el que guarda más relación con la facilidad de comunicación y las aplicaciones comunes de los conocimientos en las actividades cotidianas . En el contexto específico de las cárceles la educación es la herramienta mas adecuada para lograr un proceso formativo susceptible de producir cambios en las actitudes. La educación contribuye al proceso de integración social.

La educación en establecimientos penitenciarios tiene tres objetivos inmediatos que reflejan las distintas opiniones sobre la finalidad del sistema judicial penal.

- Mantener a los presos o internos ocupados provechosamente.

- Conseguir un resultado útil ( oficio, comunicación, comprensión, actitudes sociales y comportamiento)

- Que perdure más allá de la cárcel y permita el acceso al empleo o una capacitación superior.

Asimismo, el encarcelamiento puede ser una experiencia solitaria y no conducir a la adquisición o fortalecimiento de la facilidad de la comunicación. El aislamiento social del analfabeto fuera de la cárcel puede agravarse a veces o mitigarse dentro la misma. La educación básica de adultos en particular, puede aliviar algunos de los problemas causados por el bajo nivel cultural y escasa capacidad de expresión.

En este aspecto, la enseñanza de la comunicación social resulta muy oportuna, en personas con dificultades para establecer y mantener contactos sociales. Uno de los objetivos a considerar es el de mitigar mediante el diálogo las reacciones agresivas. Otro beneficio de la comunicación es el apuntalar al sujeto para tomar decisiones mientras tenga un amplio abaníco de opciones.

Esta enseñanza puede consistir en actividades concretas como la realización de ciertos trámites burocráticos exigidos por las autoridades en la vida cotidiana ( registro civil, servicios sociales, bienestar y seguridad social o en conocer el sistema judicial o penal. elaborar escritos judiciales, pedidos de condicional etc. )

En este contexto cabe señalar el debate que tuvo lugar en el decenio de  1980 sobre la importancia del desarrollo cognoscitivo para la integración social de los delincuentes, se afirmaba que el desarrollo de su capacidad de razonamiento no habia alcanzado un nivel que le permitiese rechazar los actos delictivos de la misma forma que el resto de la población.

Los delincuentes según estudios realizados en Canadá:

-Carecian de capacidad para resolver problemas interpersonales y les faltaba perspectiva social.

-Adolecen de falta de autocontrol, no han aprendido a posponer la gratificación y tienden a actuar de manera impulsiva.

-Carecen de capacidad para comprender el punto de vista de otra persona. Son egocéntricos y no llegan  a comprender los problemas que pueden llegar a plantearse en las relaciones sociales.

-No llegan a prever las reacciones ante sus acciones, ni ven su relación de causa efecto por lo que perciben las normas sociales como arbitrarias

-Piensan en términos concretos más que abstractos y son incapaces de analizar las situaciones.

-Son incapaces de imaginar soluciones alternativas o conceptualizar un planteamiento para alcanzar un objetivo.

Se hace inminente la educación sobre valores una pedagogia ausente dentro de las carceles y la puesta en acción del derecho a la educación con una visión positiva, optimista y esperanzadora para quién reciba educación.

Se la reconoce como un derecho de todas las personas, como oportunidad de crecimiento personal, profesional y de apertura, tanto para la vida actual, como para la futura libertad.

En definitiva, no solo surge en ellos el ejercicio de este derecho, sino también el reconocimiento de ese sentimiento de pertenencia de reconstrucción del lazo social que se logra con la educación.

 

 

 

COMPARTIR: