Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 18.7º

18.7°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

ECONOMIA

28 de septiembre de 2022

En el primer semestre del año bajó la pobreza, pero aumentó la indigencia

Según el Indec, hay 36,5% de pobres, 0,8 puntos porcentuales menos que en el semestre anterior, pero todavía por encima de 2019; los indigentes llegan a 8,8%, 0,6 puntos porcentuales más que en la anterior medición

En el primer semestre de este año bajó levemente la pobreza, pero aumentó la indigencia. Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el país 36,5% de la población es pobre, 0,8 puntos porcentuales menos que en el semestre anterior. En tanto, es indigente el 8,8% de los argentinos, es decir, 0,6 puntos porcentuales más que en la medición previa.

Luego de haber tenido una baja en 2021 y terminado el año en 37,3%, este número, publicado hoy por el Indec, implica una nueva reducción, pero sigue, de todos modos, siendo mayor que el 35,5% existente al momento en que concluyó el gobierno de Mauricio Macri.

Estos porcentajes implican que en la Argentina hay 10,6 millones de personas (2,7 millones de hogares) en situación de pobreza, y 2,6 millones (660.000 hogares) en situación de indigencia. Otro dato preocupante es que un poco más de la mitad de los niños en todo el país son pobres: al analizar por grupos de edad, se observa que 50,9% de las personas de 0 a 14 años son pobres. En tanto, el porcentaje total de pobres para los grupos de 15 a 29 años y de 30 a 64 años es de 43,3% y 32,0%, respectivamente.

Si se pone la lupa en en las regiones donde se dan las mayores incidencias de la pobreza en personas, se puede ver que estas fueron: Gran Buenos Aires (GBA) y Cuyo, con 37% cada una, y Noreste (NEA), con 36,7%. En tanto, las menores incidencias se registraron en Patagonia, con 31,4%, y Noroeste (NOA), con 36%.

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), explicó por qué se dio contraste entre baja de la pobreza y suba de la indigencia. “El hecho de que una baje y otra suba debe a que las changas son cada vez menos y ha habido un empobrecimiento de los ingresos de los trabajadores informales precarios. Hay más trabajadores, pero con menor remuneración y las ayudas sociales no han sido suficiente. De todos modos, creo que en el segundo semestre va a crecer tanto la pobreza como la indigencia”, señaló el especialista.

Asimismo, Salvia advirtió respecto de la pobreza que el hecho de que tienda a la baja no implica que el problema estructural haya mejorado. “Este leve descenso responde a que hay gente que se ha incorporado a las actividades informales a trabajos por cuenta propia y no registrados, y a un poco de recuperación de la construcción. En el primer trimestre eso ayudó un poco en los ingresos de los hogares, pero ya en el segundo trimestre la inflación se devoró ese alivio e hizo que esa leve recuperación no fuera sostenible”.

En efecto, al dato publicado hoy por el Indec hay que dividirlo en dos, porque es muy distinto lo que sucedió en el primer trimestre del año, que lo que ocurrió en el segundo. Según Salvia, el primer trimestre acompañó al cuarto del año pasado, que tuvo recuperación del empleo, sobre todo informal, más bonos y ayuda estatal en un contexto electoral, a lo que se sumó en la primera parte de 2022 la reactivación en turismo, comercio y gastronomía, por la salida de la pandemia. “Todo eso llevó a una baja de la pobreza, que en términos comparativos se asemeja a la última parte de 2021″, señaló.

En el segundo trimestre, para Salvia, continúa algo de lo que se vio en los anteriores, pero la inflación ya empieza a impactar. “Ya no hay recuperación del empleo informal, los trabajos se precarizan más y las remuneraciones no alcanzan para cubrir el aumento de los precios. Por todo esto, el segundo trimestre ya marca la tendencia al aumento de la pobreza: las tasas de 36% en el primer trimestre, ahora son de 38%, por eso la cifra publicada se ubica entre ellas dos”, concluyó el especialista./La Nación

COMPARTIR:

Comentarios