Martes 6 de Diciembre de 2022

  • 30.7º

30.7°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

INTERNACIONALES

28 de septiembre de 2022

Cayó el Lev Tahor, un grupo ultraortodoxo judío acusado de secuestrar niños y adolescentes en México

Un operativo de la policía, en conjunto con oficiales israelíes, allanó un campamento en Chiapas después de investigarlos por dos años.

Un campamento del grupo judío ultraortodoxo Lev Tahor, ubicado en la jungla mexicana, fue allanado por la policía el viernes pasado. En el operativo, rescataron a un grupo de niños y adolescentes.

Entre los menores se encontraba un nene de 3 años que es hijo del israelí Yisrael Amir, un exintegrante de Lev Tahor. Ambos volaron de vuelta a Israel este lunes.

El campamento estaba a 17 kilómetros al norte de la ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas.

Según reportó la BBC, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel reveló que dos de los miembros de Lev Tahor fueron arrestados y son sospechosos de tráfico de personas y de ofensas sexuales, incluyendo violación. Dos de los miembros requeridos por la justicia abandonaron el campamento dos días antes del allanamiento y siguen prófugos.

Otros cinco detenidos podrían ser deportados si son declarados culpables de infringir las leyes migratorias. El resto de los miembros de la secta se encuentra en instalaciones de la Secretaría de Bienestar de México, a la espera de la decisión que se tome con ellos, dijo la cancillería israelí.

Una fuente israelí que participó en el operativo le dijo a la BBC que los nenes fueron separados inmediatamente del grupo para que los otros miembros no pudieran impedir el rescate.

Había 26 miembros de Lev Tahor en el campamento, entre los que se encontraron israelíes con doble ciudadanía de Canadá, Estados Unidos y Guatemala, detalló el ministerio israelí.

El último antecedente se registró en 2018. Chaim Teller, de 12 años, y su hermana Yante Teller, de 14 años, viajaron a Nueva York con su mamá luego de que ella decidiera abandonar el grupo ubicado en Guatemala. Nueve miembros de Lev Tahor fueron acusados de secuestrar los nenes, quienes fueron rescatados en México.

Entre los cuatro miembros puestos en prisión estaba incluido el hijo del fundador de Lev Tahor y actual líder, Nachman Helbrans, quien recibió una condena de 12 años. Él, además, es tío materno de los chicos.

El operativo

La policía de México trabajó en conjunto con un grupo de cuatro voluntarios de Israel, incluyendo exagentes del Mossad, para llevar a cabo la operación.

La unidad élite de policía que llevó a cabo la redada “de manera muy cuidadosa y sin acudir a métodos violentos” incluía agentes masculinos y femeninos, por el gran número de mujeres y niños en la secta, dijo la fuente israelí.

La operación comenzó aproximadamente hace dos años, cuando Yisrael Amir y otros familiares de miembros de la secta les pidieron ayuda a los exagentes del Mossad.

El equipo viajó entre Israel y Guatemala, donde la agrupación religiosa se instaló en 2014, y llevó a cabo operaciones de seguimiento en colaboración con autoridades locales, agencias de seguridad y un investigador privado guatemalteco.

En enero, unos 40 o 50 miembros de la secta cruzaron la frontera de forma ilegal hacia México, donde se les siguió hasta una zona selvática en el norte de Tapachula.

Qué es Lev Tahor

Su nombre significa “corazón puro”, fue fundado en la década de 1980 por el rabino Shlomo Helbrans. Se calcula que tiene entre 250 y 500 miembros actualmente.

Son un grupo religioso judío, aunque su postura política es contraria al sionismo, por el temor a que la fe judía sea reemplazada por el nacionalismo secular en el Estado de Israel.

El grupo practica muchas de las costumbres del jasidismo, una corriente ortodoxa y mística del judaísmo, pero en su aplicación son incluso más estrictos.

En cuanto a la vestimenta, las mujeres deben estar cubiertas con ropa negra de pies a cabeza, apenas dejando a la vista su rostro, los hombres visten de negro, cubren sus cabezas con sombrero y nunca se afeitan la barba.

Si bien llevan un régimen alimenticio extremo, su dieta sigue las leyes del kashrut, el conjunto de normas bíblicas que establecen cuáles son los alimentos aptos (kósher) que pueden ingerir los practicantes del judaísmo. También evitan la tecnología, incluyendo la televisión y las computadoras.

Pese a sus posturas extremas, los miembros de esta secta consideran que operan plenamente dentro de las fronteras de la tradición y de las normas religiosas judías y que, en realidad, no hay nada nuevo ni diferente en lo que hacen.

A pesar de llevar una vida austera y devota, varios exmiembros han denunciado en los últimos años las formas extremas y violentas de control sobre sus miembros, incluyendo el uso de castigos corporales contra menores y el matrimonio forzoso de mujeres menores de edad con hombres mayores.

Historial de denuncias

En 1990, el rabino Shlomo Helbrans trasladó al grupo a Estados Unidos, donde estableció una escuela judaica en Brooklyn.

En 1993, Helbrans fue arrestado en Nueva York y acusado de haber secuestrado a un adolescente que estaba estudiando con él para prepararse para su bar mitzvah, el ritual religioso que marca el inicio de la transición a la adultez en el judaísmo. Los padres del menor acusaron a Helbrans de intentar “lavarle el cerebro” a su hijo, mientras que el rabino les acusó de abusar del niño.

Al final, un tribunal condenó por secuestro a Helbrans, quien pasó dos años en prisión hasta conseguir la libertad condicional en 1996.

En el 2000, el rabino fue deportado a Israel, donde no permaneció mucho tiempo, pues decidió establecerse junto a su comunidad en la provincia de Quebec, Canadá.

Se asentaron en Sainte-Agathe, un pueblo de unos 10.000 habitantes, ubicado a unas dos horas de distancia en auto de Montreal. Aquí, también surgieron nuevas denuncias en contra del grupo, que fue acusado en 2013 por los servicios sociales de negligencia infantil.

Según informó la prensa local en aquel momento, las autoridades canadienses estaban preocupadas por la salud e higiene de los menores, así como por su educación pues -al parecer- estos niños que son educados en casa no estaban adquiriendo las competencias básicas en matemáticas.

Poco después, los miembros de la secta abandonaron el país para establecerse en San Juan La Laguna, Guatemala, una localidad habitada principalmente por indígenas mayas.

En ese lugar no fueron bien acogidos. Tras varios meses de desencuentros, el consejo de ancianos de San Juan decidió expulsar al grupo por considerar que sus miembros rechazaban a los pobladores locales, se negaban a saludar, mezclarse e incluso hablar con los habitantes.

Para forzar su salida, las autoridades locales les dieron un ultimátum y les amenazaron con cortarles el acceso a los servicios públicos. La secta decidió reubicarse en Ciudad de Guatemala, donde su sede fue luego allanada por fiscales del Ministerio Público que investigaban si allí había casos de maltrato infantil.

En 2016 volvieron a trasladarse a la localidad de El Amatillo, en el municipio Oratorio, a unos 80 kilómetros de Ciudad de Guatemala.

Un año más tarde, la prensa israelí publicó informaciones sobre la muerte de Helbrans, supuestamente ocurrida mientras realizaba un ritual religioso en un río en Chiapas, México. Fue entonces cuando se supo sobre los supuestos planes del culto para intentar cambiar nuevamente de país.

Sin embargo, tras el fallecimiento de su fundador y la detención por secuestro de menores contra de su nuevo líder, el futuro de Lev Tahor se volvió aún más sombrío.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios