Viernes 30 de Septiembre de 2022

  • 12.5º

12.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

POLITICA

23 de julio de 2022

En un clima tenso el gobierno de Mendoza se reune con responsables de seguridad en supermercados

En el Gobierno de Mendoza siguen de cerca el clima de ebullición que podría generarse tras las declaraciones del líder piquetero Juan Grabois y el pedido de comida de un grupo de manifestantes en un supermercado mendocino.

Si bien no hay mayores datos, se pudo confirmar que el martes habrá un cónclave, a las 10, entre funcionarios del Ministerio de Seguridad y los jefes de Seguridad de hipermercados y shoppings para trabajar en acciones comunes.

“Seguimos monitoreando”, indicó el subsecretario de Relaciones Institucionales de la cartera de Seguridad, Néstor Majul, ante la consulta.

El clima general no es precisamente el mejor. Mendoza vivió el viernes una mañana caliente por el caos vehicular en distintos puntos del Gran Mendoza originados por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y gremios afines por el reclamo de un mayor aumento salarial. Por otra parte, en la Casa de Gobierno, el sindicato de la salud irrumpió en el quinto piso pidiendo la renuncia de la ministra de Salud, Ana María Nadal.

Todo esto ocurre en el contexto de una aceleración de la inflación, la crisis cambiaria por el aumento del dólar blue y las medidas dispuestas por el Gobierno nacional que no logran evitar ninguno de esos dos problemas.

Juan Grabois, líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), sostuvo que prefiere “decir estas cosas ahora”, por las críticas al gobierno de Alberto Fernández que él apoyó, y no lamentarse “cuando empiecen los saqueos”. Además, dijo que “estamos dispuestos a dejar nuestra sangre en la calle”.

El Gobierno mendocino cuestionó duramente estas declaraciones. “Lamentablemente, la política irresponsable de ‘este muchacho’ nos pone en alerta. Todo el Gobierno está atento”, dijo Majul el jueves y remarcó que también mantiene comunicación con el subsecretario de Desarrollo Social, Alejandro Verón, porque él trabaja con muchas organizaciones civiles que “son atendidos permanentemente”.

En Mendoza rebotaron estas declaraciones y los referentes de los movimientos sociales también transmitieron cautela respecto de la posibilidad de saqueos, aunque remarcaron que hay enojo por la situación actual.

Uno de ellos fue Luis Böhm, titular del Movimiento Evita en Mendoza y un dirigente de larga trayectoria en la provincia. “Mi percepción es que la gente está angustiada y preocupada por hacerse el mango pero no visualizo y no tengo reportes en 122 merenderos en barrios populares de Mendoza, de algún tipo de situación de enojo en que los vecinos empiezan a proponer de ir a pedir (a supermercados) y si no les dan, termina en saqueo”, dijo.

“La pradera está seca y cualquier rayo puede generar un incendio, pero no veo a nadie con los fósforos”, graficó el ex legislador. Además, defendió los planes Potenciar Trabajo, pero sabe que “la plata no alcanza”.

La Corriente Clasista y Combativa (CCC) tiene una percepción muy similar. “Hay mucha bronca ante la falta de centros de salud y que la plata no alcanza. La gente está laburando y buscando el mango”, indicó Guido Peña, integrante del movimiento.

“Se está armando un conflicto que no existe y que no tiene esas características. La situación está mala, pero no viene como la están mostrando los medios de comunicación. Se están profundizado los debates y no alcanza para que haya una ebullición de otras características. No hay desesperación a costa de cualquier cosa”, remarcó Peña.

En cuanto a la situación económica, aseguró que “los merenderos siguen teniendo menos alimento, algunos se cierran por parte de apoyo del Estado. Entre las 14 organizaciones de la UTEP, deberían recibir por lo menos 12 mil módulos mensuales y reciben menos de la mitad, en cantidad de productos”. Según explicó el dirigente, cada módulo tiene 8 productos alimenticios y debería resolver 12 mil raciones y se resuelve con “4 mil módulos”.

El Polo Obrero, dentro de Unidad Piquetera y en oposición al Gobierno nacional, remarcó que vienen organizándose desde hace mucho tiempo y haciendo reclamos por la situación que se vive. “Hay una crisis muy fuerte que está golpeando principalmente con el problema del ingreso y la falta de trabajo. Esto se ha profundizado en el último tiempo porque hay datos que son muy alarmantes como, por ejemplo, la inflación, que en Mendoza siempre está por arriba de la media nacional”, manifestó Martín Rodríguez.

“Que exista la posibilidad de un estallido o no es muy difícil precisarlo. Lo cierto es que los trabajadores necesitan recomponer sus ingresos y es muy importante que exista un plan de creación de trabajo genuino, que la gente pueda comer en su casa y no en un comedor popular”, agregó el dirigente.

El movimiento Libres del Sur, aliado al radicalismo en Cambia Mendoza, percibe una situación compleja al igual que los otros referentes. Ernesto Mancinelli, senador provincial e integrante de la organización social, dijo a Los Andes que “si bien ves una situación de complejidad, no veo un escenario de un conflicto de tal magnitud. El Estado, en sus distintos niveles, tiene distintas medidas de contención y es una diferencia clave con la crisis del 2001?.

“Es una situación compleja en el marco de la crisis económica que hay. Evidentemente, hay una puja por quién paga el ajuste, si los más humildes o los que más tienen. Hay angustia porque la plata no alcanza porque el problema de la inflación golpea a los que menos tienen, se da en materia de alimentos y se siente”, expresó el legislador.

A diferencia de 2001, Mancinelli subraya que “hay esquemas, no hay una desesperación como en esa época que la gente no tenía ningún horizonte. Ahora no es que haya mucho, pero los planes de asistencia, los Potenciar Trabajo y las asignaciones universales son una luz para paliar la situación que se vive”.

El senador provincial de Libres del Sur destacó que “en términos generales hubo un incremento en la asistencia alimentaria, en todas las organizaciones”. En ese sentido, focalizó en que el principal problema en los barrios “es la dificultad para adquirir alimentos y empieza a haber una merma de changas y se hace más complicado”. Es decir, marca una diferencia con lo que manifestaron desde la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

El movimiento atiende cerca de 400 merenderos y comedores, y no hubo cierres por falta de alimentos. “Siempre hay algún nivel de reacomodo, en la pandemia se abrió mucho, después hubo una meseta o retroceso y ahora se incrementa la demanda”, sostuvo el dirigente y comentó que los recursos alimentarios provienen de la Nación, la Provincia y donaciones.

Desde el Ministerio de Seguridad de Mendoza indicaron que los dichos de Grabois habían encendido las alertas sobre alguna posible situación de saqueo. El único hecho registrado había sido el pedido de comida, por parte de un grupo de personas, a un supermercado.

Por el momento, no advierten datos sobre un clima de ebullición social, pero hay monitoreo de redes sociales y comunicación permanente con la Subsecretaría de Desarrollo Social, porque allí se trabaja con muchas organizaciones civiles que “son atendidos permanentemente”.

Con la mira puesta en el fin de semana y manteniéndose en alerta ante cualquier movimiento, Majul indicó que “por ahora no hay indicios de problemas en relación a saqueos, estamos monitoreando redes sociales y estamos atentos, pero no hay datos que nos indiquen que suceda”.

Es decir, no hay planificado un operativo con foco en posibles saqueos. Igualmente, el Ministerio de Seguridad mantiene diálogo con los jefes de Seguridad de hipermercados y shoppings.

“El martes, a las 10, nos reunimos para analizar algunas cosas en conjunto, pero estamos en permanente comunicación. Hoy no hay datos que nos lleven a armar un operativo”, sostuvo el funcionario, descartando un despliegue de fuerzas policiales en algunas zonas de la provincia. /Los Andes

COMPARTIR:

Comentarios