Hay más ciencia de la que parece en lograr partir un espagueti en solo dos trozos

Cuidado, que saltan a los ojos!
Cuando intentamos partir un espagueti por la mitad cogiéndolo por los extremos, lo más frecuente es que acabe rompiéndose en dos trozos grandes y varios pedacitos pequeños. Hemos hecho unos cuantos intentos para comprobarlo y este es el resultado más comúm

Los espaguetis son uno de esos tipos de pasta conocido como "pasta larga", porque sobresale dos palmos al meterla en la olla. Si eres de los que prefiere partirlos antes de meterlos al agua, te habrás percatado de una cosa: es muy difícil hacerlo sin que se quiebre en varios trocitos. El por qué de este comportamiento fue explicado en 2005 por los físicos Basile Audoly y Sebastien Neukirch, cuya investigación les valió un IG Nobel, la parodia de los premios suecos que premia trabajos que "primero hacen reír y luego pensar". Sin embargo, nadie sabía cómo evitar que la pasta se quebrara. Hasta ahora. Un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) lo ha conseguido retorciendo la pasta, aunque te avisamos: por el momento, es complicado aplicarlo en casa.

Por qué los espaguetis reaccionan así fue un misterio hasta el año 2005. Incluso Richard Feynman, Nobel de Física en 1965, pasó horas partiendo pasta intentando dar con una solución. Esta llegó de la mano de dos físicos franceses. Según explicaron Basile Audoly y Sebastien Neukirch en su estudio Fragmentación de varillas por rotura en cascada: por qué los espaguetis no se parten por la mitad, estas fracturas se deben a la vibración. Cuando un espagueti se dobla y se parte, las dos mitades vuelven bruscamente a su forma recta. Ese rápido movimiento provoca vibraciones que hacen que la pasta acabe partiéndose en más trozos.

 

Hay más ciencia de la que parece en lograr partir un espagueti en solo dos trozos

 

Este 13 de agosto, un grupo de científicos del MIT ha publicado un estudio que explica cómo evitar la fractura en varios trozos de los espaguetis. El truco está en la torsión: si el espagueti se retuerce, los giros sobre sí mismo que hace la pasta para volver a su posición original neutralizan parte de las vibraciones que provocan que la pasta se parta.

La solución del MIT funciona, pero es difícilmente aplicable, por el momento, al día a día. Para conseguir retorcer la pasta más de 270 grados se han valido de una máquina creada expresamente para el experimento, por lo que no la encontrarás en las tiendas de artículos de cocina. Y aunque la encontraras, partir uno a uno todos los espaguetis necesarios para cocinar un plato de pasta no parece muy práctico. Hemos probado a realizar la torsión a mano, pero no es suficiente.

Eso no significa que el descubrimiento no sea práctico. Según explica la página de noticias del MIT, la investigación podría aplicarse también para el diseño y uso de estructuras multifibras, nanotubos o incluso estructuras celulares microscópicas. La parte mala es que tendrás que seguir recogiendo los trocitos de la encimera después de partir la pasta.

 

 

Fuente: Verme

 

 

 

Compartir

Comentarios