La ausencia clave de dos senadores de Cambiemos, y el sorpresivamente masivo faltazo del PJ fueron los factores que hicieron fracasar la sesión del Senado en el que se iba a tratar el pedido del juez Claudio Bonadio para que la Cámara alta lo autorice a allanar los domicilios de Cristina Kirchner .

Al momento de fracasar la sesión había 36 senadores sentados, apenas uno menos que el quórum necesario. En el palacio, en tanto, había 52 legisladores registrados como presentes, entre ellos la propia expresidenta, que prefirió seguir el desenlace de la jornada desde su despacho.

El Frente para la Victoria, la bancada que integra Cristina Kirchner, no se presentó en el recinto dado que su estrategia consistía en esperar a que hubiera quórum para bajar y exponer su rechazo al pedido de allanamiento solicitado por el juez Claudio Bonadio.

En este escenario, cobra mayor relevancia la ausencia de los senadores de Cambiemos Miriam Boyadjian (Tierra del Fuego), que se encuentra recuperándose de una operación quirúrgica, y Esteban Bullrich (Pro-Buenos Aires).

El caso de Bullrich fue el que mas irritación provocó en las filas del oficialismo, ya que se encuentra de viaje por Europa con su familia. "No me puedo hacer responsable de eso", dijo un senador del Pro cuando se lo consultó sobre los motivos por lo que se le permitió al ex ministro de Educación ausentarse en una sesión tan importante.

Encabezados por su presidente, Miguel Pichetto (Río Negro), el Bloque Justicialista aportó 8 senadores al intento de sesión. Carlos Espínola (Corrientes), Rodolfo Urtubey (Salta), Mario Pais (Chubut), Dalmacio Mera (Cartamarca), Eduardo Aguilar (Chaco), Omar Pedotti (Santa Fe) y Carlos Caserio (Córdoba) acompañaron al jefe de la bancada en el recinto.

Junto a los 23 senadores de Cambiemos también estuvieron Carlos Reutemann (PJ-Santa Fe), Lucila Crexell (MPN), Magdalena Solari (Frente Renovador de Misiones), Cristina Fiore Viñuales (Pares-Salta) y Fernando Solanas (Proyecto Sur).

Además de los 16 peronistas y los 9 kirchneristas ausentes, tampoco aportaron por el recinto Magdalena Odarda (Río Negro) y los peronistas Guillermo Pereyra (MPN), Adolfo Rodríguez Saá (San Luis) y Juan Carlos Romero (Salta), entre otros.

Cuando la sesión ya estaba caída, el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, afirmó: "Teníamos la oportunidad de enviar una señal muy fuerte a la sociedad desde la política y consistía simplemente en cumplir un oficio judicial".

"Los senadores que no están presentes cometen un gran error. Fortalecer al Senado requiere de fuertes gestos", agregó el formoseño.

Por su parte, Pichetto ratificó su postura, compartida por los otros siete legisladores que se presentaron, de aprobar los allanamientos por tratarse de "una medida de prueba que no define ningún rango de responsabilidad" e insistió en el rechazo a un eventual pedido de desafuero.

De acuerdo a la Ley de Fueros (25.320) el Senado debe votar si autoriza al juez a realizar los allanamientos, una decisión que divide al Bloque Justicialista que encabeza Miguel Pichetto, del cual depende la aprobación de una iniciativa de este tipo.

Los allanamientos a los domicilios que la senadora del Frente para la Victoria (FPV-PJ) tiene en Río Gallegos, El Calafate y la Ciudad de Buenos Aires fueron solicitados por el juez Claudio Bonadio en la causa que investiga los detalles de los cuadernos del chofer Oscar Centeno sobre el presunto pago de coimas por la obra pública a funcionarios de la gestión kirchnerista.

 

 

Fuente: ambito.com

 

Compartir

Comentarios