Sábado 3 de Diciembre de 2022

  • 23.6º

23.6°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

CRIMEN Y JUSTICIA

23 de diciembre de 2021

El tirador del centro comercial de Yerba Buena pasa del Obarrio a Villa Urquiza: “fue listo para concretar una masacre”

Gerónimo Helguera fue imputado por el sangriento hecho ocurrido el 13 de octubre pasado en un centro comercial, donde fue asesinada Mariela Márquez.

Este miércoles 22 de diciembre se llevó adelante una audiencia solicitada por el Ministerio Público Fiscal a los fines de formalizar la investigación, formular cargos y pedir medidas de coerción en contra de Gerónimo José Helguera (29), acusado de asesinar de un disparo en la cabeza a Mariela Alejandra Márquez (34) e intentar matar a Juan José Ledesma (30) y Luis Fabián Gómez (43) durante un ataque que protagonizó el último 13 de octubre en un centro comercial ubicado en la ciudad de Yerba Buena.

Cabe recordar que el pasado 14 de octubre ya había sido declarada la legalidad de la aprehensión, pero la audiencia terminó siendo suspendida por la jueza interviniente. En ese entonces, la magistrada dispuso la internación de Helguera en el hospital Obarrio hasta tanto se cuente con el dictamen de una Junta Médica para que se determine: si sufría una grave alteración morbosa de sus facultades o insuficiencia de las mismas; si presentaba un peligro para sí mismo o para terceros; si tenía que ser internado o no; si podía comprender la criminalidad del acto y dirigir sus acciones conforme a esa comprensión; y si podría presenciar y comprender una formulación cargos en su contra, sin que eso implique una violación al derecho de defensa.

En esta ocasión, la jueza indicó: “Del último informe remitido por el Obarrio surge que (Helguera) está tranquilo, orientado globalmente, con conciencia de situación, que no se constatan alteraciones en sus perceptivas, que sus funciones fisiológicas están conservadas, que recibe un tratamiento psiquiátrico y psicológico con buena adherencia al mismo, que se encuentra compensado y que no reúne criterios para seguir internado en el hospital”. Y añadió que “hubo una estabilización del cuadro inicial que presentaba”, al tiempo que aseguró que “si hay evidencias suficientes, esta causa debería llegar a un juicio oral y público donde allí será una cuestión a debatir la imputabilidad o inimputabilidad”.

El caso es investigado por la Unidad Fiscal de Atentados Contra las Personas, a cargo de Pedro Gallo, quien en esta audiencia relató detalladamente el hecho imputado e indicó cuáles son evidencias recolectadas, entre las que se destacan las halladas en el lugar: un tapón auditivo; una vaina servida; un arma de fuego tipo pistola calibre 22 sin cargador y con un cartucho en recámara percutido; un cargador con 9 cartuchos calibre 22; una mochila que contenía dos cuchillos de tipo cacería y una caja con 29 cartuchos calibre 22.

Además, el fiscal manifestó que la calificación legal provisoria endilgada al imputado es: autor de los delitos de homicidio doblemente agravado por ser cometido con el empleo de un arma de fuego y criminis causa (en contra de Márquez), en concurso ideal con homicidio doblemente agravado por ser cometido con el empleo de un arma de fuego y criminis causa, en grado de tentativa (en contra de Gómez), en concurso ideal con homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa (en contra de Ledesma).

“En nuestra teoría del caso, consideramos que Helguera ingresó al edificio con un plan concreto: matar a Ledesma, quien estaba trabajando allí. Cuando sube al primer piso para buscarlo, se topa en la zona de baños con Márquez, a quien le dispara para poder continuar desplazándose por ese lugar y concretar así su objetivo principal. Seguidamente trata de matar a Gómez, a quien lo apunta con el arma con la misma idea de eliminarlo para continuar con su plan”, explicó Gallo.

La Fiscalía, en adhesión con las querellas, solicitó la medida cautelar de mayor intensidad, la prisión preventiva, por el término de 4 meses y el alojamiento en el penal de Villa Urquiza, aduciendo la existencia de los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación, en cuanto a la posibilidad de que Helguera influya sobre víctimas y testigos. Según manifestó Gallo, el acusado “llegó armado listo para concretar una masacre”. En cuanto a Márquez, el representante del MPF sostuvo: “Era una mujer joven, madre de familia, con toda una proyección de vida por delante”.

Por su parte, la defensa pidió la internación en el hospital Obarrio mientras dure la preventiva. En tanto, cuando se le dio la palabra, la hermana de Márquez expresó: “Quiero agradecerle al Ministerio Fiscal por toda la contención y pedir justicia por mi hermana. Tenía tres niños que la necesitan. (Helguera) Dejó una familia destruida, quedamos re mal. Quiero Justicia, que vaya a Villa Urquiza y deje de tener privilegios”.

En su resolución, la jueza hizo lugar a todo lo requerido por el MPF al disponer la prisión preventiva hasta el 22 de abril del 2022 y el inmediato traslado a Villa Urquiza. A su vez, aclaró que hasta tanto se cuenta con cupo en el Centro de Referencia de Detenidos (CEREDE), lugar donde debe realizar el aislamiento debido a la pandemia previo a su ingreso al servicio penitenciario, el acusado deberá permanecer en el hospital Obarrio.

El caso

El 13 de octubre de 2021, a las 10:00 horas aproximadamente, Helguera se hizo presente en un edificio comercial ubicado en la intersección de avenida Aconquija y calle Chacho Peñaloza, con el propósito de quitarle la vida a Ledesma, quien en ese momento estaba trabajando en una de las oficinas del primer piso. El imputado llevaba entre sus manos una mochila que contenía en su interior, entre otros elementos: una pistola COLT Goodsman calibre 22L con su almacén cargador colocado con 10 cartuchos calibre 22; dos cuchillos de tipo cacería; un par de guantes de látex; un guante de trabajo; dos vainas servidas calibre 22L; y una caja con 29 cartuchos calibre 22L.

Una vez en la planta alta, y mientras buscaba a Ledesma para darle muerte, fue que a pocos metros de donde se encontraba éste, se topó con Márquez, quien trabajaba como empleada de limpieza y conversaba en un depósito con Gómez, el conserje. A continuación, Helguera extrajo la pistola de la mochila, con la que apuntó en la cabeza a Márquez y, con claras intenciones de causarle la muerte para continuar desplazándose por el primer piso y concretar así su plan de asesinar a Ledesma, realizó un disparo que impactó en región témporo-parietal derecha del cráneo de la mujer, produciéndole lesiones gravísimas. La víctima falleció a las 20:52 de ese mismo día.

Luego, Helguera apuntó a Gómez con el arma de fuego con claras intenciones de causarle la muerte para continuar avanzando y así alcanzar a Ledesma, no logrando su cometido debido a la rápida reacción de Gómez, quien se trenzó en lucha con el acusado, logrando finalmente reducirlo con la ayuda de un empleado del bar ubicado en la planta baja del centro comercial, hasta que arribó personal policial. /Los Primeros

COMPARTIR:

Comentarios