Miércoles 18 de Mayo de 2022

  • 12.5º

12.5°

EL TIEMPO EN TUCUMAN

SOCIEDAD

14 de diciembre de 2021

A 20 años de la crisis de 2001: ¿cuántos muertos dejó el estallido social?

Hace 20 años la Argentina se sumergió en violentos episodios callejeros que dejaron 38 muertos, estado de sitio y la peor crisis económica y social de la historia reciente del país.

 El 20 de diciembre se cumple un nuevo aniversario de aquel día cuando el entonces presidente, Fernando De la Rúa presentó su renuncia y abandonó la casa de Gobierno en helicóptero.

"Renuncié porque la realidad me superaba", admitió el expresidente en la víspera de cumplirse una década de aquellos acontecimientos que serán recordados con distintos actos y marchas en todo el país. Aquel 20 diciembre de 2001 no había tráfico junto al Obelisco de Buenos Aires. Argentina estaba en estado de sitio y la gente, hastiada de la decadencia social, económica y política, había salido a tomar las calles al grito de "que se vayan todos".

Además de las 38 víctimas de la represión ordenada por el Gobierno de la Alianza para reprimir las protestas que se desataron en todo el país, la Argentina de aquel momento quedó marcada por la sucesión frenética de jefes de Estado: De la Rúa, el misionero Ramón Puerta, el sanluiseño Adolfo Rodríguez Saá, el bonaerense Eduardo Camaño y, finalmente, el exgobernador bonaerense Eduardo Duhalde se sucedieron en apenas 11 días.

La inestabilidad, la crisis de legitimidad del sistema de representación, el hundimiento en la confianza de los dirigentes, envolvieron a la democracia en altos niveles de tensión hasta que la elección parlamentaria del senador Eduardo Duhalde, mandamás del justicialismo bonaerense, logró estabilizar la situación de modo relativo a partir de enero de 2002.

Sin embargo, entre la renuncia de De la Rúa hasta la asunción de Duhalde se vivió un periodo plagado de negociaciones, acuerdos rotos, traiciones, vacíos políticos y hasta la amenaza de que la Corte Suprema de Justicia se haría cargo de la conducción del Ejecutivo por la acefalía en la sucesión del cargo.

Quienes fueron los fallecidos aquel diciembre de 2001 Graciela Acosta: militante de DD.HH. Estaba con una amiga buscando a sus hijos. Se acercó a un supermercado, frente al que unas mil personas reclamaban comida. Recibió dos impactos de bala, disparados rodilla en tierra por un policía al que su amiga vio perfectamente. Santa Fe. Carlos "Petete" Almirón: militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y de la Coordinadora de Desocupados 29 de Mayo. Recibió un disparo de la Policía en el pecho en Av. 9 de Julio y Av. de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que intentaba volver a la Plaza de Mayo. Ricardo Álvarez Villalba: asesinado en Rosario, Santa Fe. Ramón Alberto Arapi: estaba con amigos tomando tereré en el Barrio Nuevo de Corrientes. Entró al barrio una camioneta Ford F-100 bordó sin leyendas identificatorias y sin patente, con cinco hombres, cuatro con el uniforme de combate azul-celeste de la Policía de Corrientes. Arapi trató de esconderse, pero dos de los policías lo corrieron y alcanzaron. Uno lo golpeó y le pegó un tiro que entró por el pecho y salió por la espalda. Rubén Aredes: asesinado por la Policía Federal mientras participaba en un corte de calles en Ciudad Oculta, Ciudad de Buenos Aires. Recibió cuatro balas de plomo por la espalda. Elvira Avaca: recibió un escopetazo frente a un supermercado frente al que pasaba con su hija en Cipolletti, Río Negro. Recibió el disparo en la zona lumbar. El calibre de la bala es policial. Diego Ávila: asesinado en Villa Fiorito, Buenos Aires. Gustavo Ariel Benedetto: se encontraba en la esquina de Avenida de Mayo y Chacabuco, Ciudad de Buenos Aires, donde se estaba llevando a cabo una manifestación. Recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte, disparado desde el interior del Banco HSBC, donde prestaba servicios como custodio privado el ex militar Varando, represor de La Tablada. Walter Campos: estaba esperando cajas de comida junto a cientos de personas frente a un supermercado en Rosario (Santa Fe), cuando un tirador de elite de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) le disparó a la cabeza. Jorge Cárdenas: fue herido la noche del 19 en las escalinatas del Congreso de la Nación, y falleció varios meses después. Juan Delgado: estaba con otras personas reclamando alimentos frente a un supermercado en Rosario, Santa Fe, cuando llegó un camión que aparentaba traer comida, al acercarse los manifestantes aparecieron seis móviles policiales desde los cuales comenzaron a disparar contra los presentes. Delgado fue herido con balas de goma cuando huía de la represión. Un policía lo tumbó de un cachiporrazo en las piernas, lo apuntó con su itaka, pero como se había quedado sin carga, sacó su pistola y le disparó a menos de un metro de distancia. Víctor Ariel Enríquez: asesinado en Almirante Brown, Buenos Aires. Luis Alberto Fernández: vendía sandías frente a un supermercado en la provincia de Tucumán. Durante la represión a manifestantes, un gendarme le disparó a poca distancia en la cabeza. Murió dos días después. Sergio Miguel Ferreira: baleado durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. Murió un año después a raíz de una complicación hepática desencadenada por el balazo en el hígado recibido cuando la Policía cordobesa reprimió duramente un saqueo a un supermercado del barrio Villa El Libertador. Julio Hernán Flores: asesinado en Merlo, Buenos Aires. Yanina García: recibió un disparo en el abdomen cuando, desesperada por los ruidos de las balas, salió a la vereda a buscar a su pequeña hija en Rosario, Santa Fe. Roberto Agustín Gramajo: asesinado por un disparo proveniente de la Policía Bonaerense en Almirante Brown, Buenos Aires, cuando se dirigía a la casa de su tío. Pablo Marcelo Guías: asesinado en San Francisco Solano, Buenos Aires. Romina Iturain: asesinada mientras estaba en su casa, a la que ingresó una bala policial disparada contra quienes protestaban frente a un supermercado en Paraná, Entre Ríos. Diego Lamagna: murió después de haber sido herido en el pecho con un perdigón de plomo. Según testigos, le dispararon policías de civil desde un auto particular en la Ciudad de Buenos Aires. Cristian E. Legembre: asesinado en Castelar, Buenos Aires.

Claudio "Pocho" Lepratti: militante comunitario. Estaba en la terraza de la escuela en la que colaboraba (era profesor de filosofía, y ayudaba como cocinero) cuando el móvil n° 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calle de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos. Velásquez, el efectivo condenado a 14 años de prisión, dijo en la reconstrucción que disparó sin apuntar y que no sabía si tenía balas de goma o de plomo. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta. Fue en Rosario, Santa Fe. Alberto Márquez: durante la manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, de una camioneta salieron policías civiles y uniformados que empezaron a disparar indiscriminadamente. Márquez recibió dos balazos en el tórax a consecuencia de los cuales falleció. David Ernesto Moreno: asesinado por la Policía de Córdoba. La autopsia determinó que David fue herido con cinco proyectiles, algunos de goma y otros de plomo. De la nuca le extrajeron una posta de plomo que pertenecería a un cartucho disparado por una escopeta calibre 12/70 de la Policía. Los impactos en su cuerpo y en los de los otros heridos fueron por la espalda, por lo que se descarta que hayan sido lesionados por otras armas que las que disparaban los uniformados. Miguel Pacini: asesinado en la provincia de Santa Fe, recibió varios disparos en el cuello. Rosa Eloísa Paniagua: asesinada por una bala policial. Había ido con su familia a buscar comida a un supermercado en Paraná, Entre Ríos, porque el comisario del barrio había hecho correr la voz de que entregarían mercadería. Al llegar los esperaban policías y gendarmes.

Sergio Perdernera: baleado en la provincia de Córdoba. El menor se encontraba en la calle buscando comida para su familia en el marco de los reclamos masivos que se realizaron en supermercados, cuando recibió una bala policial en el tórax que le produjo una paraplejia. Un año después falleció en el hospital. Rubén Pereyra: baleado por la Policía cuando regresaba a su casilla llevando al hombro una caja con alimentos entregados en un supermercado. En Rosario, Santa Fe. Damián Vicente Ramírez: asesinado de un balazo en el cuello en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires. Ariel Maximiliano Salas: asesinado en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires. Sandra Ríos: asesinada durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre. Sin datos. Gastón Marcelo Riva: circulaba en moto por Avenida de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires, cuando recibió un disparo en el pecho proveniente de alguna de las armas de un grupo de cuatro policías que se encontraban allí. José Daniel Rodríguez: asesinado en Paraná, Entre Ríos. Mariela Rosales: asesinada en Lomas de Zamora, Buenos Aires. Carlos Manuel Spinelli: asesinado durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre. Le dispararon desde un auto Volkswagen Gol Blanco (sin identificación), en Pablo Nogués, Buenos Aires. Juan Alberto Torres: sufrió una herida de arma de fuego en la zona abdominal en Corrientes. José Vega: asesinado en Moreno, Buenos Aires. Ricardo Villalba: en Rosario, Santa Fe, recibió un tiro en un ojo cuando vecinos manifestaban pidiendo alimentos frente a un autoservicio. Murió el 23 de diciembre.

 

COMPARTIR:

Comentarios